Mayweather-Pacquiao: el negocio del siglo por recibir "un balonazo de Cristiano"
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
se espera anunciar en breve el combate

Mayweather-Pacquiao: el negocio del siglo por recibir "un balonazo de Cristiano"

La pelea entre Mayweather y Pacquiao toma cuerpo. Jorge Arévalo, presidente de la Liga de Boxeo Profesional, analiza para El Confidencial este histórico combate

placeholder Foto: Floyd Mayweather, durante un entrenamiento (Reuters)
Floyd Mayweather, durante un entrenamiento (Reuters)

“Ya lo han bautizado como ‘el combate del siglo’ porque los americanos venden así muchos de ellos”. Lo dice Jorge Arévalo Fernández en conversación con El Confidencial al referirse al gran combate que se avecina. El presidente de la Liga de Boxeo Profesional (LBP) analiza lo que será la pelea que enfrentará a Floyd Mayweather y Manny Pacquiao, una cita que ya califican de histórica. Un combate que tiene muchas aristas cuando hablamos de su organización y de los acuerdos que deben adquirir las partes. Ya se apunta al 1 o 2 de mayo y a Las Vegas como sede del combate. Muchos puntos de encuentro son necesarios para que estos dos púgiles se vean las caras. Son los dos más mediáticos, pero nunca han cruzado sus puños. El multimillonario norteamericano -invicto en 48 combates- ha sido campeón del mundo en diferentes categorías como superpluma o superwelter y en welter posee los títulos del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Mientras, el filipino, campeón en seis categorías diferentes, posee el título de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) en categoría welter.

“Se habla de que el combate moverá 1.000 millones de dólares, pero a lo mejor dentro de dos meses estamos hablando de 3.000… Ya lo venden como ‘el combate del siglo’, algo muy habitual en Estados Unidos porque así trabajan allí”, apunta Arévalo sobre una pelea que podría anunciarse de manera oficial en breve. Los contendientes, dos iconos mundiales que protagonizarán una de las peleas más esperadas por los aficionados al boxeo. Un combate en el que las negociaciones previas son arduas e intensas porque son muchos los aspectos a tratar. En lo que respecta a la bolsa parece que el acuerdo ya está cerrado y el primero se llevaría el 60 por ciento. Según apuntan medios de Estados Unidos, ya se han puestos de acuerdo sobre las pruebas antidopaje, pero hay más detalles que tienen que perfilarse antes de que el anuncio se haga oficial.

Arévalo resalta que “en un combate de estas características las negociaciones entre todas las partes son muy complicadas y entran muchos factores en juego. El combate, por supuesto, se organizará a lo grande. Elegirán un lugar en el que entren 20.000 o 30.000 espectadores y el cartel de ‘no hay billetes’ se colgará con total seguridad. Una entrada puede llegar a costar 2.500 dólares y mucho más en la reventa. Insisto, se mueven cantidades desorbitadas. El ganador se puede llevar 30, 40 o hasta 50 millones dependiendo de las negociaciones”.

Un factor determinante cuando hablamos de la bolsa que se llevarán los púgiles es el ‘pay per view’. “Por aquí se mueve mucho dinero y una parte es para los contendientes. Es complicado decir cuántas personas verán el combate por televisión, pero hablamos de millones y millones en todo el mundo. Es incalculable… Aunque no está fijada la fecha, ya hay gente que está demandando una entrada”, afirma. Y recuerda que “las casa de apuestas ya están en pleno funcionamiento porque es lo primero que se pone en marcha ante una pelea de tal envergadura”.

“En Estados Unidos todo es exagerado”, repite Arévalo, poniendo como ejemplo los precios que puede alcanzar la comida basura en el recinto en el que se celebre la pelea. “Una hamburguesa puede costar hasta 50 dólares, una simple comida para dos unos 300 y una cerveza 25…”, explica, subrayando que “allí puedes pagar 150 por presenciar una velada muy normalita”. “Aquello es otra galaxia... Por ejemplo, ver la velada con ayuda de unos prismáticos supone un importante plus a la hora de pagar. El montaje de este combate se hará a lo grande”, significa.

“Los dos, seguro, ya están trabajando día y noche para preparar esta pelea. Son 24 horas de entrenamiento total. A veces trabajan hasta de madrugada. Trabajo con guantes, buena alimentación, descanso, trabajo aeróbico, cámara hiperbárica… Cambia hasta el metabolismo de los púgiles para preparar a conciencia la pelea”, apunta Arévalo, dejando claro que “la preparación no es normal, es realmente dura. Tras la pelea se dedicarán a la vida contemplativa durante un tiempo. Hay que tener en cuenta que la paliza que se van a dar será tremenda, recibiendo duros golpes en la cabeza desde el primer asalto”. Conviene recordar en este punto la figura de Emilio Orozco, boxeador de los años 40 y 50 del siglo pasado. Tras decenas de combates -la mayoría derrotas-, ya retirado se le preguntó por su buen estado físico y mental, comentando que “los que acaban sonados se lo buscan ellos. Tras un combate uno termina muy tocado y hay descansar, como hacía yo. Pero algunos hacen caso a los amigos que te dicen ‘vamos a celebrarlo, vamos a tomar un poquito de champán’ y al final algunos acaban muy mal”.

“Los entrenamientos son escalofriantes porque tienen que estar al 3.000 por 100 cuando llegue la hora de la pelea”, advierte Arévalo, e ilustra el panorama diciendo que “Mayweather y Pacquiao van a recibir fuertes impactos desde el primer minuto… Como recibir un balonazo de Cristiano Ronaldo o Messi. Lo mucho o poco que ganen, se lo merecen”. Y subraya que “en algún momento de la pelea se les apagará la luz, no sabrán donde están debido a esos tremendos impactos. He visto boxeadores ya retirados muy tocados por todos los golpes que han recibido a lo largo de sus carreras”. El favorito para el presidente de la LBP “es claramente Mayweather, aunque siempre hay sorpresas. Creo que si pierde, será el último combate de Pacquiao”.

Mayweather es el deportista mejor pagado del mundo desde hace años. Un tipo que puede ganar más de 100 millones de dólares en un año. Pero Arévalo recuerda que “estos boxeadores, como otros astros de otros deportes, igual que ganan mucho dinero se lo gastan con la misma facilidad. No hay más que ver las fiestas que organizan, los coches que tienen…”. Y en este punto comenta que “yo he visto a Tyson pedir 50 dólares a un aficionado por hacerse una foto junto a él. Cristiano Ronaldo, porque está bien asesorado, no se arruinará en la vida, pero boxeadores que han ganado muchísimo más dinero que él lo están o estarán”. "Gracias a Dios, nos encontramos casos contrarios como los de Mohamed Ali, el mas grande de todos los tiempos, u Óscar de la Hoya, que a pesar de haber pasado por malos momentos es un gran empresario boxistico”, subraya Arévalo para acabar.

Boxeo Floyd Mayweather Manny Pacquiao
El redactor recomienda