Positivo y sin el título mundial por despistado
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
EL BOXEADOR PABLO NAVASCUÉS, HECHO POLVO

Positivo y sin el título mundial por despistado

Pablo Navascués está abatido. El boxeador ha pasado de ser el favorito para llevarse el campeonato mundial de los pesos medios a no poder competir por

placeholder Foto: Positivo y sin el título mundial por despistado
Positivo y sin el título mundial por despistado

Pablo Navascués está abatido. El boxeador ha pasado de ser el favorito para llevarse el campeonato mundial de los pesos medios a no poder competir por un positivo como consecuencia de un despiste. El púgil consumió una sustancia prohibida denominada ‘furosemida’, componente de un diurético denominado ‘Seguril’, prohibido por la Agencia Mundial Antidopaje.

José Valenciano, preparador del español, atendió a El Confidencial, asegurando que "todo el equipo se encuentra muy tocado. Estamos muy tristes por lo ocurrido, destrozados por un error absurdo". Valenciano confirmó que Navascués conoció la noticia en la mañana del viernes, lo que le ha dejado muy ‘tocado’ al saber que la pelea no se celebrará.

Navascués acudió al médico con un cuadro de ansiedad, ante lo que éste le recetó ‘Seguril’, una situación que no comentó a nadie, ni siquiera a su preparador. El púgil, días después, acudió a realizar un control antidopaje, en el que el español dio positivo en ‘furosemida’, lo que la impedirá combatir en Alemania. En caso de haber avisado de su consumo, no se hubiera producido ningún problema.

Según confirmó Valenciano a este medio, "la furosemida es un componente que provoca la eliminación de sales minerales y, en caso de no ingerir el suficiente líquido, se puede llegar a la deshidratación. Desde luego, no es una sustancia que potencie el rendimiento físico, sino todo lo contrario. Debilita al deportista y le hace perder algunos complementos, como puede ser el potasio".

Tanto el boxeador como su preparador aparecieron en la cadena televisiva Veo7 para explicar todo lo ocurrido. Navascués, visiblemente afectado, pidió perdón por lo ocurrido, adjuntando la receta y el medicamento en cuestión. Con lágrimas en los ojos, el boxeador español quiso reiterar que fue equivocación, y en ningún caso un consumo voluntario.

"Hay unas normas y unas reglas en el consejo mundial del deporte, que para eso están, y yo, sin querer y por desconocimiento, las he infringido y lo tengo que pagar. Como buen deportista que soy, hasta el último momento voy a 'apencar' con lo que me venga. Lo único que pido es que la sanción sea lo mínimo posible para retomar el camino del mundial, que no me tenga que retirar sin hacerlo. Si es el precio que tengo que pagar lo pagaré y si no soy campeón del mundo yo será uno de mis alumnos", indicó el púgil.

Pablo Navascués ha visto como se evapora su combate por el título mundial de los medios ante Sebastian Sylvester en Neobrandenburgo. Ahora, sólo queda esperar que la sanción sea la más baja posible ya que, a pesar de haber un positivo, nunca se hizo con el fin de engañar a nadie ni atentar contra las reglas morales y legales del deporte. A Navascués le toca enfrentarse a uno de los combates más duros de su vida.

Boxeo Pablo Navascués Pensamiento positivo