Ricky Rubio, adiós a la versión más madura del niño que impresionó a todos
  1. Deportes
  2. Baloncesto
Baja para el resto de la temporada

Ricky Rubio, adiós a la versión más madura del niño que impresionó a todos

El catalán ha sufrido una rotura de ligamento cruzado que lo mantendrá seis meses alejados de la pista. En 2012, sufrió otra lesión grave en los ligamentos de la rodilla izquierda

Foto: Ricky Rubio. (EFE/David Maxwell)
Ricky Rubio. (EFE/David Maxwell)

Ricky Rubio ha sufrido otra lesión grave, la segunda de su carrera, tras romperse el ligamento cruzado. La primera fue en marzo de 2012, cuando se lesionó en el mismo sitio. En aquella ocasión, tardó nueve meses en volver a jugar. La recuperación no será efímera, aunque los plazos parece que se acortarán (seis meses). La carrera de 'Ricky Business' vuelve a pararse en uno de sus mejores momentos.

El periplo de Ricky en el baloncesto profesional se inició en el DKV Joventut. Aquel equipo lo entrenaba Aíto García Renses, que invitó a Rubio a ejercitarse con los mayores mientras presenciaba un entrenamiento junto a su hermano. Luego lo convirtió en el jugador español más joven en debutar en la ACB con 14 años, 11 meses y 24 días. Aquello fue en octubre de 2005.

El premio a jugador a revelación de la ACB lo recibió dos años más tarde, en 2007. El acné seguía presente en su cara, pero atrás había quedado su timidez. Rubio era ya uno más en el vestuario y uno de los faros del DKV Joventut. A pesar de su buen rendimiento, no fue convocado por 'Pepu' Hernández para el Eurobasket que se disputó en España en 2007 (la Selección fue subcampeona).

placeholder Ricky Rubio. (EFE/Juanjo Martín)
Ricky Rubio. (EFE/Juanjo Martín)

Su liderazgo siempre estuvo presente

Su liderazgo se multiplicó junto a 'Rudy' Fernández. El balear y el catalán formaron un gran tándem en el DKV, hasta el punto de que Rubio se convirtió en el jugador más joven en ser incluido en el quinteto ideal de la ACB. Ese mismo verano, nada de vacaciones. En esta ocasión 'Pepu' lo tuvo claro: iría a los Juegos Olímpicos. Su desparpajo dejó asombrados a Navarro y a Gasol: eran conscientes de lo que estaban presenciando.

El futuro de Ricky apuntaba a la NBA, aunque no tan pronto como él esperaba. Se presentó al draft en 2009, pero el presidente del Joventut, Jordi Villacampa, anunció que sólo se iría a Estados Unidos si pagaban su cláusula (en torno a cuatro millones de euros). Rubio le pidió que la rebajara; una petición que no aceptó. Aquello acabó como el rosario de la aurora: aunque se presentó y fue seleccionado por los Minnesota Timberwolves, no se marchó. Y el dirigente comunicó que no volvería a jugar en el DKV.

La siguiente etapa de su carrera también fue en Cataluña. Rubio dejó el DKV para jugar en el Barcelona, que pagó 3’7 millones de euros por su traspaso. Ricky se convirtió en el traspaso más caro de la historia de la ACB. Aquel verano, el de 2009, se proclamó campeón de Europa con la Selección antes de vestirse de blaugrana.

placeholder Ricky Rubio. (EFE/Alejandro García)
Ricky Rubio. (EFE/Alejandro García)

Una Euroliga como culé

La marcha al Barcelona fue un sólo un parche: Ricky estaba predestinado para jugar en la NBA. Jugó dos años como blaugrana antes de marcharse a Minnesota, ya que los Timberwolves seguían teniendo sus derechos. En la Ciudad Condal ganó una Euroliga en la que fue fundamental la actuación de Juan Carlos Navarro, MVP de la competición.

La carrera de Ricky marchaba a un ritmo vertiginoso hasta que sufrió aquella dolorosa lesión en 2012, que lo apartó de los Juegos Olímpicos de Londres. Su adaptación a la NBA había sido buena: su temporada iba de menos a más. En Minnesota, congenió mucho en la pista con Kevin Love, una de las estrellas del equipo.

placeholder Ricky Rubio y Kevin Love. (Reuters)
Ricky Rubio y Kevin Love. (Reuters)

Ricky quedó desde ese momento en un segundo plano. Aunque continuó en la NBA, donde ha pasado por Utah Jazz y Phoenix antes de regresar a Minnesota y llegar a Cleveland, no fue hasta su explosión en el Mundial de 2019 cuando su carrera recobró el interés. Rubio fue el MVP y estandarte del equipo junto a Marc Gasol. El rendimiento de ambos fue determinante para que España lograra su segundo Campeonato del Mundo.

Su buen nivel continuó en la temporada que siguió al Mundial. Ricky dejó unos buenos números: 13’1 puntos, 8’9 asistencias y 4’6 rebotes. Ahora, sin embargo, los espectadores lo echaran de menos porque no verán una gran versión de Rubio. Al 'Ricky Business' más maduro.

Ricky Rubio Juegos Olímpicos Reino Unido
El redactor recomienda