La caída a los infiernos del exjugador acusado de liderar un fraude masivo a la NBA
  1. Deportes
  2. Baloncesto
SE TRATA DE TERRENCE WILLIAMS

La caída a los infiernos del exjugador acusado de liderar un fraude masivo a la NBA

El Departamento de Justicia de EEUU acusaba a 18 exjugadores de la NBA y a la mujer de uno de ellos de formar parte de una trama que defraudaba dinero al seguro médico

Foto: Terrence Williams, en un partido con los Nets. (Reuters/Joe Tan)
Terrence Williams, en un partido con los Nets. (Reuters/Joe Tan)

Hace escasos días, saltaba la noticia: el Departamento de Justicia de EEUU acusaba a 18 exjugadores de la NBA y a la mujer de uno de ellos de formar parte de una trama que defraudaba dinero al seguro médico de la competición. El 'modus operandi' era sencillo: presentaban reclamaciones falsas al Plan de Beneficios de Salud y Bienestar de la NBA y, posteriormente, se proporcionaban facturas fraudulentas a cambio de una serie de pagos. Ahora, han salido los nombres a la luz.

Los 18 exjugadores de la NBA son Glen Davis, Tony Allen -y su exposa Desiree-, Alan Anderson, Shannon Brown, William Bynum, Christopher Douglas-Roberts, Melvin Ely, Jamario Moon, Darius Miles, Milton Palacio, Ruben Patterson, Eddie Robinson, Gregory Smith, Sebastian Telfair, Charles Watson Jr, Antoine Wright, Anthony Wroten... y Terrence Williams, al que las autoridades califican del cabecilla de la trama. Pero, ¿de quién se trata? De un secundario con una historia trágica a sus espaldas.

Foto: Santi Aldama. (NBA)

A sus 34 años, Terrence Williams se encuentra sin equipo, si bien asegura no estar aún retirado. Criado en uno de los barrios más pobres de Seattle, desde niño tuvo que aprender a manejarse solo ante las dificultades. En una familia con poca solvencia económica, sus dos padres fueron detenidos por un asunto de drogas cuando solo era un crío de 6 años... y la cosas aún se iban a complicar más, cuando su progenitor iba a ser asesinado a tiros como venganza el mismo día que salió de prisión.

Con poco menos de 13 años, cuando su madre salió de la cárcel, la falta de ingresos provocó que varias familias tuvieran que vivir en un espacio muy reducido: diez personas -entre ellos sus dos hermanos y sus progenitoras- en un habitáculo de escasos 30 metros cuadrados. Fue cuando comenzó a buscarse la vida para tratar de llevar ingresos a su casa, momento en el que descubrió que contaba con grandes capacidades para el deporte, compaginando baloncesto y fútbol americano.

Williams era un apasionado de la actividad física y se pasaba todo el día practicando los dos deportes de su vida, pero llegó un momento en el que se vio obligado a decantarse por uno: su potencial era brutal, contaba con un físico privilegiado y sabía que, si quería vivir de ello, debía de centrar todos su esfuerzos en uno. Así es como se decidió por el baloncesto, aprovechando la beca que le presentó la Universidad de Louisville. Sus cuatro años allí serían su catapulta.

El mejor partido de Williams en la NBA.

En 2009, fue elegido en undécima posición del Draft por los Nets, donde fue un jugador importante en su primera temporada... pero, ahí, comenzaron los actos de indisciplina, lo que provocó que, en su segundo curso, fuese mandado directamente a la Liga de Desarrollo. Rockets, Kings y Celtics serían sus siguientes destinos, hasta que decidió dejar la NBA. Turquía, Puerto Rico, República Dominicana , Filipinas, México, Israel y Venezuela vivieron sus últimos coletazos en el baloncesto.

Entre tanto, un par de denuncias por medio de violencia doméstica y varios problemas deportivos de diversa índole. Tras una década jugando al baloncesto, consiguió su objetivo: ser el encargado de llevar el dinero a su casa. Sus ganancias están por encima de los 10 millones de euros a lo largo de su carrera pero, ahora, el Departamento de Justicia de EEUU le considera como el cabecilla y principal responsable de urdir una trama que pudo desfalcar cerca de 4 millones de dólares. Ahora, le piden 20 años de cárcel por ser, presuntamente, el máximo responsable de esta actividad delictiva.

El Confidencial
El redactor recomienda