Una jugadora WNBA se extirpa los pechos para servir de inspiración trans
  1. Deportes
  2. Baloncesto
Layshia Clarendon, de Nueva York

Una jugadora WNBA se extirpa los pechos para servir de inspiración trans

Decidió pasar por quirófano para dejar de tener senos en su pecho. Es conocida por sus reivindicaciones sociales, LGTBI+ y raciales

placeholder Foto: Layshia Clarendon, representando a Estados Unidos. (Efe)
Layshia Clarendon, representando a Estados Unidos. (Efe)

En una sociedad norteamericana fracturada tras la era de Donald Trump como presidente del país, el deporte se erigió como motor de cambio frente a las injusticias en la comunidad. El baloncesto fue un paso más allá a través de la NBA y de la WNBA, con sus estrellas saliendo a las calles en las protestas por la muerte de George Floyd a manos del policía Derek Chauvin. El Black Lives Matter llegó incluso a boicotear la liga masculina durante los Playoffs de Disneyworld Orlando, con una amenaza seria por parte de figuras como LeBron James de no retomar la competición si la organización no accedía a dar más visibilidad al movimiento y a facilitar el voto para la población. De entre todos los nombres propios de esta tendencia, Layshia Claredon es una de las voces más comprometidas.

La base de las New York Liberty, quien lleva desde el 2013 en la liga femenina más importante del mundo además de ser All Star en el 2017, sorprendió al anunciar que había pasado por quirófano para quitarse los pechos. Esta operación no era fruto de una condición médica, sino de una decisión propia con el fin de inspirar a jóvenes deportistas transgénero que pudieran verse reflejados en ella.

placeholder Imagen compartida por Clarendon.
Imagen compartida por Clarendon.

Claredon, identificada con el género no binario, compartió en sus perfiles públicos de las redes sociales imágenes de su aspecto tras la operación: "Es difícil expresar con palabras la sensación de ver mi pecho por primera vez sin senos, ver mi pecho como siempre lo he visto y sentir una sensación de euforia de género en oposición a tristeza de género". “Libertad… Libertad, al fin”, agregó.

La jugadora de la WNBA, que promedió 11,5 puntos durante la pasada temporada, quiso enmarcar su operación como un símbolo del cambio y de la diversidad tanto en la vida como en el deporte de élite. “Por lo general, no tengo miedo de compartir noticias públicamente, pero la cantidad de odio, mitos e ignorancia que existe me hizo preguntarme si debería comunicar esta alegría", reflexionó Clarendon. "¡Me sometí a una cirugía! Me siento libre y eufórico con mi cuerpo y quiero que las personas trans sepan y vean que siempre hemos existido y que nadie puede borrarnos".

placeholder La deportista compartió el post operatorio.
La deportista compartió el post operatorio.

Esta decisión de Layshia Clarendon tuvo un recibimiento mayoritariamente positivo entre sus aficionados, pero otros se preguntaron si debería continuar participando en la liga femenina. Lejos de cualquier polémica, la franquicia de la WNBA emitió un comunicado respaldando al cien por cien a su jugadora: “La familia de las New York Liberty apoya plenamente a Layshia Clarendon y su decisión de vivir de manera auténtica. Somos y seguiremos siendo una organización que celebra la individualidad de todas las personas".

“Es un orgullo que Layshia encarne la creencia de que nuestra fuerza radica en la verdad y que nadie debería vivir limitado por fronteras sociales. "Su viaje pionero como atleta, junto con su activismo social, es una inspiración para que cada uno de nosotros honre nuestra humanidad por encima de todo", concluye el escrito.

Activista por los derechos LGTBI+ y de la comunidad negra

Pese al impacto que la decisión de Layshia Clarendon de quitarse los pechos ha supuesto, la jugadora de baloncesto ya era conocida por sus numerosas reivindicaciones sociales. Casada con una mujer, Jessica Dolan, en el 2015 contó su experiencia personal en 'The Players Tribune': "Me identifico como negra, gay, mujer, no cisgénero y cristiana. Soy una intrusa incluso dentro de cada comunidad a la que pertenezco. Mi propia existencia desafía todas las barreras raciales, sexuales, de género y religiosas".

Desde entonces se convirtió en un icono LGTBI+ dentro de la WNBA. Especialmente controvertido (para ciertos sectores de la sociedad norteamericana) fue que se definiera como cristiana, llevando camisetas con lemas del tipo “Dios ama a todo el mundo, da igual si te gusta o no”. La pasada Navidad, aseguró que se sentía más cómodo fuera de los géneros: "Mis pronombres no se han inventado todavía".

Clarendon, que asegura en su perfil de Twitter que “lucha por acabar con la supremacía blanca”, fue uno de los rostros que más encarnizadamente defendió el Black Lives Matter en el deporte de EEUU. Además, la jugadora de las Liberty se enfrentó públicamente a la senadora republicana Kelly Loeffler, dueña de las Atlanta Dream de la WNBA, cuando esta criticó la unión de política y deporte de la liga, cuando esta permitió actos de protesta al comienzo de cada partido.

Foto: Elizabeth Williams, con una camiseta de apoyo a Warnock. (Redes)

“Es nuestro Donald Sterling (ex propietario de los Angeles Clippers que fue expulsado de la NBA tras filtrarse comentarios e insultos racistas). Kelly Loeffler es el anti-movimiento (…) Ella estaba de acuerdo con ser dueña de nuestro equipo. Ella estaba de acuerdo con tener jugadores que hablaran, como yo, pero no está de acuerdo con que ganemos el poder”, contestó a las críticas de la senadora al BLM.

Layshia Clarendon fue a su vez una de las primeras jugadoras de la liga en pedir el voto a favor del candidato demócrata, Raphael Warnock, quien acabó por arrebatarle la silla a Loeffler en el senado estadounidense. El reverendo, respaldado por personalidades políticas de la talla de Barack Obama, sería aupado a la victoria gracias al respaldo de la WNBA, que se movilizó en masa.

WNBA Baloncesto George Floyd LeBron James LGTBI Diversidad Barack Obama
El redactor recomienda