ESTÁ EN EL MEJOR MOMENTO DE SU CARRERA

El descaro de Damian Lillard amenaza un nuevo reinado de LeBron James y sus Lakers

Portland consiguió dar la sorpresa en el primer enfrentamiento de Playoff entre el primero y último equipo de la Conferencia Oeste, tras el nombramiento de su estrella como MVP de la Burbuja

Foto: Damian Lillard, durante un partido de la temporada. (Reuters)
Damian Lillard, durante un partido de la temporada. (Reuters)

LeBron James aterrizó en la galaxia de los Angeles Lakers para resucitar las aspiraciones por el anillo de la NBA de un equipo que vivía en depresión constante tras los años dorados de Kobe Bryant. Tras una primera temporada de transición, el rey consiguió que los despachos de la franquicia se hicieran con los servicios de Anthony Davis, aún con el gran coste de Lonzo Ball, Brandom Ingram, Josh Hart y tres elecciones de draft de primera ronda, que se fueron a Nueva Orleans. James ha ejecutado una de sus mejores temporadas para llevar a los Lakers a acabar la temporada regular como líderes del salvaje oeste, con 52 victorias y 19 derrotas, solo superado por los Bucks y los Raptors, asentados en la más apacible Conferencia Este. Pero alguien se opone al destino de LeBron, los Trail Blazers, que consiguieron a última hora su pase a los Playoffs.

Lillard anota un tiro exterior frente a los Lakers. (EFE)
Lillard anota un tiro exterior frente a los Lakers. (EFE)

Damian Lillard guio a sus compañeros en una victoria sorpresa frente a los Lakers, a pesar de un histórico triple doble de LeBron James (23 puntos, 17 rebotes y 15 asistencias, cifras inéditas en toda la historia de los playoffs). A falta de 3 minutos para terminar el primer partido de la ronda, el marcador mostraba un 89-89 con todo abierto. James recibió un tapón tras una entrada a canasta y el balón buscó a Lillard. El base pidió un bloqueo nada más cruzar el centro del campo, lo aprovechó para superar a su marca y, al instante de estar emparejado con Anthony Davis y sus 2 metros y 27 centímetros de envergadura, se elevó para anotar un triple desde 11 metros que hizo “choff”. Lillard no sonrío como los jugones, frunció el ceño y se fue al banquillo por un tiempo muerto. Una jugada tan descarada como asombrosa que acabaría por hundir a los Lakers, pese al esfuerzo de LeBron, con un marcador final de 93-100.

“Logo Lillard” ha sido un grito común de los comentaristas en las últimas dos temporadas del base de Portland. El motivo es simple, Lillard acostumbra a ejecutar lanzamientos desde el logo de la NBA que se encuentra serigrafiado en el centro de la pista. En la eliminatoria que el pasado año enfrentó a los Trail Blazers con los Oklahoma City Thunders Damian efectuó 5 lanzamientos de más de 9 metros, encestándolos todos. El tiro ganador que cerró su clasificación en el último segundo lo hizo desde más de 11 metros, y no fue una sorpresa.

Damian Lillard anota por encima de Paul George en un tiro de más de 9 metros. (Reuters)
Damian Lillard anota por encima de Paul George en un tiro de más de 9 metros. (Reuters)

Animal competitivo, dentro y fuera de la cancha

Paul George, que lideró a OKC en esa eliminatoria, aseguró a las cámaras en zona mixta tras el partido que había sido “definitivamente un mal tiro”, aunque hubiera acabado dentro. Este solo sería el inicio de la mala relación pública que las dos estrellas de la NBA mantienen en la actualidad. Ahora, el alero se encuentra en los Ángeles a las órdenes de los Clippers, otro súper equipo que venció a los Dallas Mavericks de Luka Doncic en su primer enfrentamiento. En los últimos días de la burbuja Portland se jugó su pase a los Playoff en una encarnecida lucha con Memphis y Phoenix. Cuando parecía que los Trail Blazers iban a ser eliminados, George y su compañero, Patrick Beverly, se burlaron cruelmente de Lillard tras fallar dos tiros libres. Imitaron sus gestos e incluso lo atacaron en redes sociales, donde bromearon sobre que la estrella de Portland podría irse de vacaciones a Cancún. Lillard contestó llevando a su equipo a los Playoff, metiéndose con Paul George por sus numerosos destinos en la NBA y llamándoles a ambos “tontos”.

Incontestable MVP de la burbuja

Tras su victoria frente a los Lakers, Lillard atendió a los micrófonos de la retransmisión, asegurando que desde su llegada a la burbuja de Orlando sabían que cada partido tenía que ser disputado como si de Playoff se tratase, preparándose ante el duelo frente al primer puesto de la clasificación de la Conferencian Oeste. El base ha conseguido 37,6 puntos por partido, repartiendo más de 8 asistencias y superando el 40% de porcentaje de triples acertados.

Los despachos de los Trail Blazers han consolidado un equipo que gira en torno a dos ejes exteriores, Lillard y C. J. Mcollum, dos proezas anotadoras que mantienen a los quintetos rivales siempre pendientes. A figuras clave como Nurkic, pívot intimidante para la pintura, se ha unido Carmelo Anthony. Llamado a ser la otra gran estrella de la hornada de generación de LeBron James el de Baltimore ha estado años sin participar en la NBA. Ahora ha encontrado su sitio en Portland, donde destaca por contribuir en equipo como nunca antes y no encoger la mano en los tiros decisivos.

Lebron y Carmelo, dos compañeros de generación defendiéndose en Playoffs. (Reuters)
Lebron y Carmelo, dos compañeros de generación defendiéndose en Playoffs. (Reuters)

Implicado en las protestas sociales de Estados Unidos

Damian Lillard ha sido una de las estrellas de la NBA que más se ha implicado en las protestas sociales de los últimos meses. El asesinato de George Floyd provocó un terremoto mediático en Estados Unidos, creando movilizaciones por todo el país para protestar por los abusos raciales y las políticas al respecto del ejecutivo de Donald Trump. El base bajó a las calles de Portland, con mascarilla, y como si fuera uno más en la manifestación convocada. En estos meses se ha visto involucrado en las acciones de protesta de la NBA, como otros de sus compañeros.

Lillard, vistiendo una camiseta de apoyo a las propuestas de Black Lives Matter. (Reuters)
Lillard, vistiendo una camiseta de apoyo a las propuestas de Black Lives Matter. (Reuters)

A sus 30 años, la estrella de los Trail Blazers compagina su carrera de la NBA con su mayor pasión, la música. Conocido artísticamente como Dame D.O.L.L.A, Lillard maneja temáticas sociales en sus proyectos. Su habitación en Orlando es un miniestudio donde pasa las horas muertas creando su música. Un jugador diferente que tiene un objetivo: eliminar a los Lakers y hacer historia.

NBA
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios