el nuevo abono mensual de golden state

Pagar para no ver a los Warriors, ¿locura o ejemplo para Real Madrid y Barcelona?

Los Warriors no pueden meter en su pabellón a todos los aficionados que quieren ver sus partidos. Por ello les ofrece alternativa: pagar para entrar, pero sin acceso a la grada

Foto: Los Golden State Warriors han ganado tres de los cuatro últimos títulos de la NBA. (Reuters)
Los Golden State Warriors han ganado tres de los cuatro últimos títulos de la NBA. (Reuters)

Si quiere ver un partido en casa de los los Golden State Warriors, pero no tiene dinero para comprar una entrada (en según qué partidos pueden ser muy caras) quizá le interese pagar por no verlos. Puede hacerlo por 100 dólares (89 euros) al mes. Ese es el precio que la franquicia ha puesto a un nuevo tipo de abono que permite el acceso a su pabellón, pero que no tiene asignado asiento. El aficionado que lo compre podrá acudir al Oracle Arena de Oakland (19.600 espectadores), pero tendrá que ver los partidos por televisión en uno de los bares y restaurantes que hay en el recinto. Es la última idea del mejor equipo de la NBA. ¿Locura o un ejemplo para otros clubes con una alta demanda de entradas?

La innovación es una de las señas de identidad de los Warriors, ganadores de tres de los últimos cuatro títulos. Lo es dentro y fuera de la cancha. El crecimiento deportivo y el económico en los últimos años han ido de la mano hasta convertir al equipo en una máquina de hacer de dinero. El siguiente paso es la mudanza en menos de un año al nuevo Chase Center en San Francisco (18.000 espectadores), un recinto con el que esperan seguir aumentando sus ingresos.

Antes pondrán en marcha el experimento de vender entradas que no dan opción a ver los partidos. Según 'ESPN'. el lunes la franquicia envió un correo a sus aficionados con la oferta, llamada 'In The Building Pass'. Consiste en un abono mensual de 100 dólares que permite la asistencia al pabellón en cualquier partido de los Warriors. Pero sin acceso a la grada y por tanto sin posibilidad de ver el encuentro desde un asiento. Los Warriors esperan vender 200 de esos pases al mes.

Lograr un abono para ver a Stephen Curry y compañía es casi imposible. Y va a ser más complicado tras el traslado al otro lado de la bahía. Ahora mismo hay 44.000 personas en la lista de espera para un abono de temporada de los Warriors, que llevan 300 partidos seguidos (desde diciembre de 2012) colgando el cartel de todo vendido. Para inscribirse hay que pagar 100 dólares.

En la NBA no hay otra franquicia con una lista de espera tan larga, pero sí en otras ligas norteamericanas. En la NFL, por ejemplo, los Green Bay Packers tienen a más de 100.000 aficionados esperando a que les llegue su turno. También en el fútbol americano, los Dallas Cowboys ofrecen desde 2009 una entrada sin asiento que permite estar de pie en una zona del estadio, con posibilidad de ver el partido si ocupas unas de las primeras filas.

Los Warriors y los Cowboys tienen el mismo problema: la demanda supera a la oferta. Por eso crecen los precios, y por eso apuestan por fórmulas diferentes a las entradas o los abonos tradicionales que les permiten atraer a más aficionados y aumentar sus ingresos. Esa razón también está detrás dle nuevo pabellón de los Warriors y del estadio de los Cowboys, el AT&T Stadium (80.000 espectadores) inaugurado en 2009. El concepto de recinto multiusos es está muy desarrollado en Estados Unidos y es hacia donde se encaminan los grandes clubes de fútbol, entre ellos el Real Madrid y el FC Barcelona.

Así quedara el Santiago Bernabéu tras la reforma. (Foto: Ayuntamiento de Madrid)
Así quedara el Santiago Bernabéu tras la reforma. (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

Los dos tienen una lista de espera para lograr un abono. Pero difícilmente podrían seguir los pasos de los Warriors, pues ni el Santiago Bernabéu ni el Camp Nou tienen los servicios necesarios. Más allá de cómo se financien las dos reformas, los dos clubes ven los nuevos recintos como la forma de mejorar sus ingresos con todo aquello que rodea al partido: palcos, nombre, restaurantes, hoteles (el Madrid se quedó sin el suyo)... Algo necesario para competir con rivales financiados por estados del Golfo Pérsico.

El Atlético de Madrid ya va por delante de los dos gigantes del fútbol español en ese aspecto. En el último ejercicio, la facturación del Wanda Metropolitano superó los 60 millones de euros, un 38 % más que en el año anterior, según 'Palco23'. En esa cifra están incluidos los ingresos por taquilla, los 'naming rights', el 'tour' por las instalaciones y la explotación comercial, que va desde actos de empresas a conciertos.

NBA

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios