tercer anillo en cuatro años

La muñeca de Curry redondea la dinastía de los Golden State Warriors en la NBA

Stephen Curry, Kevin Durant, Klay Thompson y Draymond Green fueron demasiado en estas finales para que Lebron James pudiese reaccionar. Han arrasado por 4-0

Foto: Stephen Curry levanta el trofeo. (EFE)
Stephen Curry levanta el trofeo. (EFE)

Los Golden State Warriors son campeones de la NBA. El equipo del estado de California ha logrado así su tercer anillo en cuatro años. Es el producto más perfecto del baloncesto actual, una mezcla perfecta entre las mayores estrellas unidas con el concepto más moderno y revolucionario. Ya no hay juego posicional, se tiran muchos triples, no importa que el reloj no haya corrido, se puede tirar desde lejos si así es necesario.

Que se lo digan a Stephen Curry, el base, quizá el más llamativo de todos los jugadores de los Warriors. En una jugada que quedará para siempre demostró que es capaz de meter un tiro punteado desde distancias que en otros tiempo hubiesen sido inimaginables. Es su manera de hacer las cosas, al fin y al cabo es uno de los tiradores más letales de todos los tiempos. El base es una más de las estrellas del equipo que ha ganado la final arrasando, por 4-0, está escoltado por otras de las máximas figuras de la NBA, gente como Kevin Durant, Klay Thompson o Draymond Green. Un 'dream team' en toda regla.

En el bando de los derrotados, Lebron James. En realidad, Cleveland Cavaliers, pero decir una cosa es muy parecido a decir la otra. El mejor jugador de la actualidad ha sido capaz de meter a un grupo mediano en la final del campeonato. En el primer partido compitieron hasta la prórroga, pero un fallo tremendo de JR Smith les condenó. La frustración de James fue casi infinita. Se le notó en la cancha, cuando reprochó a su compañero su torpeza -no se dio cuenta de que terminaba el tiempo y se comió la posición- e incluso a su técnico que no hubiese tenido la idea de pedir un tiempo muerto. Le dolió tanto la jugada que dio un golpe en el vestuario, lo cual no hizo más que complicar todo más, pues sufrió una pequeña rotura en la mano que le ha mermado en lo que quedaba de final.

Lebron es agente libre esta temporada. Tiene unas semanas para calibrar su futuro. La última vez que salió de Cleveland lo hizo de mala manera, con enfado generalizado en la ciudad. Después volvió y le acogieron de nuevo, al fin y al cabo es hijo del estado y una estrella colosal. La franquicia le permite soñar, pero no le alcanza para el anillo. La decisión no será sencilla.

NBA
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios