victoria en cleveland por 113-118

Final NBA. Capítulo III. Kevin Durant es demasiado para los Cavaliers

Golden State venció en el primer partido en Cleveland y se quedó a una victoria de ganar el título de la NBA. Kevin Durant, con 31 puntos, volvió a ser el mejor jugador

Foto: Kevin Durant intenta taponar a LeBron James en una acción del partido disputado este miércoles. (Reuters)
Kevin Durant intenta taponar a LeBron James en una acción del partido disputado este miércoles. (Reuters)

Mucho tienen que cambiar las cosas para que los Golden State Warriors no celebren en unos días su segundo título de campeón de la NBA en tres años. Este miércoles vencieron en Cleveland por 113-118 en un partido memorable, el mejor de la serie hasta ahora, gracias de nuevo a un gran Kevin Durant, autor de 31 puntos, siete de ellos en el último minuto y medio para darle la vuelta al marcador cuando los Cavaliers ganaban por seis. Ningún equipo ha remontado nunca un 3-0 en contra en una final.

Los Warriors llevan ya 15 victorias seguidas en 'playoffs'. Es la mejor marca de cualquier equipo de las cuatro grandes ligas estadounidenses, y están a una sola de completar una postemporada perfecta: 16-0, ganar las cuatro eliminatorias por 4-0. Buena parte de culpa de esa gesta la tiene Durant, un jugador descomunal que ha encontrado en Oakland el mejor lugar para brillar como no lo había hecho en los Thunder, su equipo durante casi una década.

En Oklahoma City, Durant ya era igual de bueno que con los Warriors; un alero de siete pies (más de 2,10) único, uno de los mejores anotadores de la historia del baloncesto, nada más y nada menos. Pero en Oakland ha alcanzado otra dimensión. ¿Por qué? Porque a su alrededor tiene un equipo mucho mejor. Los Warriors ya fueron campeones en 2015, y ya tenían sin él una de las mejores defensas de la NBA y el mejor ataque, con una variedad de armas que ningún otro equipo puede igualar.

Es el contexto ideal para Durant, que ha brillado esta temporada no solo en la faceta ofensiva, algo que se esperaba, sino en la defensiva, como se está comprobando en esta final. Los Cavaliers aún no han encontrado cómo pararlo, y eso les va a costar la final. Este miércoles, Durant fue de nuevo el mejor de los Warriors con 31 puntos, 8 rebote sy 4 asistencias. Es el tercer jugador, tras Magic Johnson y Shaquille O'Neal, que anota 25 puntos o más en sus primeros ocho partidos en una final.

El tercer partido de la final lo decidió él con un minuto y medio final al alcance de muy pocos. Entre ellos quizá Stephen Curry y LeBron James. El primero acabó con 26 puntos, 13 rebotes y 6 asistencias, mientras que el segundo anotó 39 puntos, capturó 11 rebotes y repartió 9 asistencias. El de los Cavs hizo otro de esos partidos que solo él puede hacer, pero esta vez no le bastó para apretar la final. Ni siquiera está consiguiendo limitar a Durant, que anota más de la mitad de sus tiros cuando lo defiende él (13/21, según el servicio estadístico de 'ESPN').

Klay Thompson (d) fue clave en el tercer partido con 30 puntos. (Reuters)
Klay Thompson (d) fue clave en el tercer partido con 30 puntos. (Reuters)

LeBron, el mejor jugador de su generación, no está siendo suficiente para superar a los Warriors, quizá el mejor equipo de su generación. Ni siquiera la actuación de Kyrie Irving, autor de 38 puntos, ayudó a ganar a los Cavs, que sufrieron el mismo problema que en los dos primeros partidos: ni rastro de los secundarios en ataque. LeBron e Irving anotaron 77 de los 113 puntos de su equipo. Esta vez, ni Love (9 puntos) apareció.

Tampoco es que el banquillo de los Warriors estuviera boyante, y Draymond Green volvió a tener problemas de faltas, pero Klay Thompson sí estuvo soberbio con 30 puntos, incluidos seis triples. Su acierto permitió a los Warriors llegar a los últimos minutos igualados, y ahí apareció Durant para resolver el partido. A tres minutos para el final, Golden State perdía por seis puntos (113-106). A partir de ahí, su defensa evitó que los Cavaliers anotaran y el alero brilló en ataque para cerrar el duelo.

Primero anotó Curry para poner el 113-109, y luego llegaron seiete puntos de Durant: una canasta de dos ante Tristan Thompson, un triple en la cara de LeBron y dos tiros libres. Si, como parece, Golden State gana el anillo –ahora mismo cuesta ver esta final más allá del quinto partido–, sería muy raro que se le escapara 'MVP'.

NBA
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios