La odisea americana de Víctor Claver: ¿salir de Portland sería la solución a sus males?
  1. Deportes
  2. Baloncesto
continúa su descenso a los infiernos

La odisea americana de Víctor Claver: ¿salir de Portland sería la solución a sus males?

Desde que llegó a la NBA ha vivido un amargo descenso a los infiernos. Este año no se ha estrenado y durante los dos anteriores sólo ha participado en 70 partidos

placeholder Foto: Trevor Ariza, ahora en los Rockets, tapona el tiro de Claver durante un partido de la pasada campaña.
Trevor Ariza, ahora en los Rockets, tapona el tiro de Claver durante un partido de la pasada campaña.

Una semana después de levantar el telón, la temporada NBA ha dejado claro que hay cosas que no van a permanecer inalterables. Al menos a corto plazo. Los Lakers navegan a la deriva, los Thunder tornan en medianía sin Durant y Westbrook, Bosh da un paso al frente sin LeBron en los Heat, San Antonio llegará a las 55 victorias con sigilo… y Víctor Claver continuará con su particular travesía por el desierto en los Blazers. El invierno ha llegado antes de tiempo a la capital de Oregón para el alero español. Una gélida sensación que en realidad le ha acompañado desde que decidió su particular versión del sueño americano. Una montaña rusa en constante caída.

“Lo que sí tengo claro es que no puedo estar otra temporada igual, sin jugar y viendo partidos pasar”, se proponía con decisión en una entrevista a ABC en plena concentración con la selección española. En otro encuentro conBasket 4 USreconocía que la situación tenía que cambiar. "No puede ser otra temporada como la pasada. Tengo que jugar, no 20 minutos por partido, pero sí estar en el equipo donde pueda jugar y tener oportunidades cada día y no ser el jugador 14 o el 15. Tener la sensación de que puedo ayudar al equipo".

Pero tras su sexto verano consecutivo con el combinado nacional, este último con batacazo incluido, vuelta a la cruda realidad. Ahora, en su tercera temporada en la franquicia donde antes sufrieron (no tanto) Fernando Martín, Sergio Rodríguez y Rudy Fernández, el descenso a los infiernos sigue. No ha jugado ni un minuto en los cuatro partidos que ha disputado Porltand hasta la fecha (2-2). Lo extraño es que escuchando sus palabras jugador se aferra con fuerza a un puesto intrascendente. “Aún no es el momento de regresar al Valencia”, explicaba en charla con Superdeporte el pasado mayo.

En julio de 2012, los Blazers decidieron ejercer sus derechos sobre Víctor Claver, aquel chaval espigado de pelo rojizo que draftearon en 2009 (puesto 22). No lo pensó. Tras seis años en su Valencia natal cogió sus bártulos para enfrascarse en la aventura americana. Firmó un contrato por tres años y cuatro millones de dólares que expirarán al finalizar el presente curso. Después, la franquicia se reserva el derecho a igualar cualquier oferta que llegue por el jugador(‘Qualifying offer’ de 1,7 millones).

En lo deportivo, la vida en la mejor liga del mundo ha sido un terraplén lleno de espinas. No entraba en la rotación y hasta le llegaron a mandar durante dos partidos a losIdaho Stampede, equipo de la NBDL afiliado a los Blazers, para que no perdiera el ritmo de competición. El español siempre ha defendido que la relación con el técnico, Terry Stotts, es buena. Pero con eso no basta. Se trata de convencerle con argumentos baloncestísticos para hacerse con un hueco en el roster. Razones que han brillado por su ausencia en un equipo encuadrado dentro de la clase media-alta del Oeste. Un territorio donde resultados y exigencias caminan de la mano.

Tras acabar quintos en el Conferencia con un balance de 54-28, los Blazers apearon a los Rockets en uno de los duelos anotadores más exuberantes de los últimos tiempos (4-2). En semifinales fue otro cantar. Los Spurs, a la postre campeones, llegaron al Moda center de la capital deOregonpara evidenciar sus carencias y demostrarles que todavía les falta por claro que debían mejorar (4-1). En estas dos temporadas, Claver ha jugado 70 partidos (49 el primer año y 21 el segundo), donde ha registrado unos discretos guarismos: 3,3 puntos y 2,3 rebotes en 14,2 minutos en cancha.

Causas y consecuencias de un ostracismo angustioso

La empresa pinta negra. La espina dorsal se mantiene. El quinteto formado por Lillard, Aldridge, Batum, Robin Lopez y Wesley Matthews. Los cinco ocupanmuchos minutos (más de 32 minutos de media entre todos) en la rotación. Además, la llegada de Dorell Wright el pasado curso supuso un duro revés. Un adelantamiento por la derecha en toda regla. Hablamos con Andrés Aragón, colaborador de ElMundo.es y experto en NBA, para que nos cuente sus impresiones sobre la amarga situación de Claver. “Es complicado porque ni siquiera hemos llegado a saber qué papel podía cumplir en la NBA, si es que había alguno para él. Tuvo un primer año muy pobre, Portland contrató un alero más fiable al verano siguiente (Dorell Wright) y la temporada pasada acabó jugando sólo en 23 de los 93 partidos de Portland. En total tuvo incluso menos minutos (190) que en su primer año como profesional en el Valencia Basket (208)”, explica.

Claro que en su estreno profesional en La Fonteta era un adolescente de 18 años decidido a comerse el mundo. Ahora tiene 26 y el margen de error no existe. Elproblema en este sentido es que tampoco puede hacer mucho más para voltear esa angustiosa rutina. Lo único es salir de allí y reconducir su carrera. Es carne de traspaso y, a no ser que cambien mucho las cosas, no sorprendería verle cruzar de nuevo el charco a final de curso. “Para mí el sitio ideal de Víctor Claver está en Europa y que podría incluso ser muy importante en un papel similar al que tuvo con España en el Eurobasket de 2013. Alerto alto, 'cuatro' abierto, muy activo y versátil en defensa. Dejó un muy buen sabor de boca en la segunda mitad de aquel Eurobasket y algo así está a su alcance en Europa”, concluye.

Víctor Claver NBA Portland Trail Blazers
El redactor recomienda