Así se gestó el fracaso de la selección española en 'su' Mundial
  1. Deportes
  2. Baloncesto
TODO ESTABA PENSADO PARA UNA FINAL CONTRA EEUU

Así se gestó el fracaso de la selección española en 'su' Mundial

Se hablaba más de la final ante EEUU que del camino que había que recorrer para llegar a ella, pero España se quedó fuera de 'su' Mundial tras ser humillada

Foto: El banquillo de España durante el partido (Efe).
El banquillo de España durante el partido (Efe).

Se hablaba más de la final ante Estados Unidos que del camino que había que recorrer para llegar a ella. España se quedó fuera del Mundial, de ‘su’ Mundial y, otra vez, la maldición de cuartos volvió a hacer acto de presencia. Esta vez ante Francia, un combinado en el que faltaban algunos de sus mejores jugadores. Sin Tony Parker, Nando de Colo o Joakim Noah, el combinado galo aprovechó sus puntos fuertes, dominó el rebote, cerró las vías de alimentación del juego interior de la ÑBA y no dejó correr a los de Orenga. Eso, sumado al día inspirado que tuvieron Heurtel y Diaw, valieron para humillar a la Selección y dejarla fuera del campeonato.

Todo estaba preparado para que España y Estados Unidos llegaran a la final y protagonizaran la final de esta Copa del Mundo. Ambos combinados sólo se cruzarían en caso de llegar a la final. Pero entonces, Francia se cruzó en el camino de la selección española. El conjunto galo llegaba a esta Copa del Mundo como vigente campeona de Europa, pero los galos no asustaban. Faltaban los mejores e incluso ellos mismos dejaban entrever una falta de confianza inusual en un equipo que debía aspirar a todo en el Mundial. “Va a ser muy duro con Marc, Pau e Ibaka en la pintura, pero vamos a intentar hacerlo lo mejor posible”, decía Thomas Heurtel antes de que arrancara el Mundial. Todos los rivales sabían cuál era el punto fuerte de España, el juego interior, pero Francia supo taponarlo mejor que ningún otro.

Pau fue el único que se salvó por momentos de la férrea defensa francesa. Anotó 17 puntos, jugó más de 31 minutos pese a estar tocado y fue el único que obtuvo un diferencial que no fue negativo (0). Sólo cuando estaba Pau sobre la pista, España era capaz de controlar mejor a Francia. Chacho, Rudy o Ibaka no dieron la talla, estuvieron lejos de su mejor versión y de lo que se esperaba de ellos. Capítulo aparte para Marc Gasol. Anotó tres puntos, resumidos en una canasta de dos, de las siete que intentó, y en un tiro libre, de los dos que lanzó. A esto, hay que añadir los veinte triples que falló la Selección. Sólo se anotaron dos, uno de Navarro y otro de Calderón. Un porcentaje de acierto que se quedó en 9,1% y que reflejó cómo estuvo España ayer.

Tampoco acertó Juan Antonio Orenga en las rotaciones. Ya había sido criticado durante buena parte del campeonato por su ‘Pau-dependencia’ en algunos momentos del campeonato, pero ante Francia el seleccionador no supo mover las fichas. Claver y Abrines no jugaron, apenas lo han hecho en este Mundial, pero Felipe Reyes, uno de los mejores jugadores españoles al rebote, tampoco saltó a la pista. La afición lo reclamaba, pero el seleccionador hacía oídos sordos.

Orenga no apostó por aire fresco sobre la pista, infrautilizó a jugadores claves y confió en los mismos una y otra vez. Incluso, llegó a poner sobre la pista al quinteto inicial a pocos minutos para el final. Pero tampoco fue la solución. España acabó con 28 rebotes en su haber, Francia con 50. “No hemos preparado bien el partido, a ellos les ha salido mejor, han estado más concentrados”, aseguró Juan Carlos Navarro en zona mixta. Pau Gasol matizaba después en rueda de prensa: “No hemos estado acertados, pero eso es la preparación mental de cada uno”. La tensión en el ambiente era total, saltaban chispas entre unos jugadores que no se terminaban de creer lo que había ocurrido.

“España es la Yugoslavia de los 90”, llegó a decir el seleccionador francés Vincent Collet. Pero de poco sirvió tener a la mejor generación española de baloncesto de la historia. El exceso de confianza y el pensar que estaba todo hecho antes de la final ‘mataron’ a España. El público terminó pidiendo la dimisión de Orenga y el seleccionador acabó reconociendo que había vivido la derrota más dura de su carrera. De momento, toca reflexionar y mucho.

Pau Gasol Marc Gasol Juan Carlos Navarro
El redactor recomienda