los angoleños ganaron por 83-91

¿Se dejó perder Australia contra Angola? Dragic cree que sí y pide que la FIBA actúe

La victoria de Angola ante Australia (83-91) en la última jornada del Grupo D habría sido una de las sorpresas del campeonato si no llega a

Foto: Angola alargó unas horas sus escasas opciones tras ganar a Australia (EFE)
Angola alargó unas horas sus escasas opciones tras ganar a Australia (EFE)

La victoria de Angola ante Australia (83-91) en la última jornada del Grupo D habría sido una de las sorpresas del campeonato si no llega a ser porque se veía venir. Los 'Boomers', con la clasificación para octavos de final en el bolsillo, tenían un objetivo claro: evitar a Estados Unidos en cuartos de final. Y actuaron en consecuencia. Descanso a sus mejores jugadores, intensidad más baja de lo normal... Si a eso le sumamos que enfrente estaba una Angola que apuraba sus escasas opciones de clasificación (México tenía que perder con Corea del Sur, pero no sucedió), nos encontramos con la razón del cabreo de Goran Dragic, estrella de la selección eslovena que no se cortó a la hora de criticar lo visto en el Gran Canaria Arena. 

"El baloncesto es un maravilloso deporte, no hay lugar para partidos amañados como el de hoy de Australia contra Angola. La FIBA debería hacer algo al respecto", escribió en cuenta de Twitter después del partido. El seleccionador 'aussie', Andrej Lemanis, dejó sin jugar a sus dos mejores jugadores en lo que va de torneo: el pívot Aaron Baynes (máximo anotador y reboteador del equipo) y el alero Joe Ingles (segundo máximo anotador y máximo asistente). En cambio, el joven Dante Exum, Cameron Bairstow o Nathan Jawai, los tres jugadores con menos protagonismo hasta ahora, fueron los que más jugaron. Enfrente, el angoleño Yannick Moreira, que no había pasado de 20 puntos en el Mundial, hizo el partido de su vida: 38 puntos y 15 rebotes.

Se les pudo volver en contra

Eslovenia estaba invicta: había ganado sus cuatro partidos y juegaba este jueves contra Lituania para cerrar la primera fase. Si ganaban los lituanos, eran primeros de grupo y evitaban hasta las semifinales a Estados Unidos, el ogro que nadie quiere ver. Si la victoria caía del lado esloveno, serían ellos lo que contarían con semejante privilegio. Y además, podían 'castigar' a los australianos.

Porque esa es la parte curiosa de la situación: a Australia podía salirle el tiro por la culata. La victoria de Eslovenia dejaba a bálticos y oceánicos empatados con 3 victorias y 2 derrotas. Y como los 'Boomers' se llevaron el triunfo en el duelo particular por 82-75, el segundo puesto habría sido para ellos, lo que les hubiera llevado a verse las caras con el 'Team USA' en unos hipotéticos cuartos de final. Estaba en manos de Goran Dragic y compañía hacer pagar a Australia su falta de actitud contra Angola.

Y durante gran parte del partido contra Lituania, así fue. Eslovenia dominó durante treinta minutos, pero en los diez últimos se colapsó por completo en ataque. Nueve minutos sin anotar. Al final, el último cuarto finalizó con un parcial de 12-2 para los lituanos, que ganaron por 67-64, se quedaron con el primer puesto y mandaron a Eslovenia al segundo, justo el lugar que les puede llevar a verse con Estados Unidos en los cuartos.

Esta situación, lejos de ser excepcional, es bastante habitual en este tipo de torneos en los que los cruces ya están determinados antes del inicio de la competición. Los equipos hacen sus cuentas y deciden si les parece mejor quedar en un determinado puesto en la clasificación. ¿Es lícito? Hay dudas al respecto. No es un amaño: un equipo no se deja ganar para favorecer a otro ni recibe alguna recompensa a cambio por hacerlo, más allá de elegir un camino más fácil hacia las medallas. Es muy complicado sancionar a un equipo por no darlo todo sobre la cancha.

En Londres 2012, la Selección Española hizo algo similar. En la última jornada perdió contra Brasil por 82-88 tras encajar un parcial de 16-31 en el último cuarto. La recompensa era evitar a Argnetina en cuartos de final y Estados Unidos en semifinales. Salió bien: España llegó a la final y plantó cara a los americanos. Ocho años antes, sucedió al revés. España ganó todos sus partidos y pasó como primera de grupo. Una decepcionante Estados Unidos fue cuarta en su grupo y eliminó en cuartos al equipo entrenado entonces por Mario Pesquera. 

Mundial de Baloncesto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios