Es noticia
Menú
Pau y Ricky se quejan del trato que recibe el baloncesto por parte de la televisión
  1. Deportes
  2. Baloncesto
mediaset sólo da en abierto un partido al día

Pau y Ricky se quejan del trato que recibe el baloncesto por parte de la televisión

Mediaset, grupo propietario de los derechos televisivos durante el Mundial, sólo da en abierto un partido. El jueves el España-Serbia será en diferido

Foto: Pau Gasol durante el amistoso ante Ucrania de la fase de preparación para el Mundial.
Pau Gasol durante el amistoso ante Ucrania de la fase de preparación para el Mundial.

Hace dos años, los aficionados al motociclismo daban forma a la etiqueta #AscoMediaset. Surgió para quejarse del uso del diferido en algunos momentos del Mundial por parte del grupo de comunicación italiano. Ahora, con la canasta de por medio, la cadenalo ha vuelto a hacer y el explícito hashtag vuelve a estar de actualidad.Los aficionados al baloncesto están que trinan. Tras congratularnos y vender a bombo y platillo la celebración del Mundial de baloncesto en nuestras fronteras, nos encontremos con una situación propia de un espectáculo circense. Mediaset, empresa propietaria de los derechos, se ampara en su condición de empresa privada para mercadear a su antojo con sus productos adquiridos a base de talonario y ofrecer contenidos en directo con cuentagotas.

El lamento ha llegado hasta los propios jugadores de nuestra selección. Este sábado, Pau Gasol y Ricky Rubio mostraban su sorpresa ante las controvertidas decisiones de la cadena de Paolo Vasile para retransmitir el Mundial: "Es una lástima que no se puedan ver todos los partidos en directo de la Copa del Mundo que organizamos en casa", escribió Gasol a través de su perfil en Twitter. Por su parte, el base de El Masnou se mantuvo en la misma línea y se quejó por el trato y el mal uso que hacen los dueños de los derechos de la cita mundialista. "En serio ha empezado el mundial y no dan ningun partido por TV? Pues vaya, que rollo para los amantes del baloncesto”.

Un menosprecio descarado de consecuencias difícilmente explicables. Por ejemplo, durante la jornada inaugural los espectadores sólo podrán disfrutar en directo del Irán-España (22.00 horas) a través de Cuatro. Es más, para ver por televisión el Estados Unidos-Finlandia (21.30 horas) habrá que esperar a la madrugada (2.00) y verlo en diferido. Poco ha importado a los directivos de la cadena el tirón mediático que tiene el espectacular juego de los jugadores NBA. En resumen, de los 12 partidos previstos para el primer día de competición sólo se podrá ver uno en directo. José Luis Sáezcomentó en la presentación del Mundial que su objetivo era que hubiera "un balón en cada casa". Empresa complicada ante una difusión tan pobre del evento.El negocio manda mientras el baloncesto, un deporte que no goza de una envidiable salud a nivel nacional, sigue esperando el espaldarazo que suponga su ansiado despegue.

Lo peor está por llegar

Todavía hay más. El próximo juevesdía4 de septiembreEspaña se enfrentará a Serbia (22.00 horas) en el encuentro que cerrará la primera fase del torneo. Un partido que la cadena privada dará en diferido 50 minutos después de su comienzo (22.50). ¿El motivo? El amistoso que la renovada selección española de fútbol disputará ante Francia en París y que Telecinco retransmitirá en vivo a partir de las 21.00 horas. La estrategia de la empresa ha sido visto por los aficionados al baloncesto como un menoscabo respecto al deporte rey.Nadie logra entender que ambas citas no puedan convivir en armoníaen un grupo que posee cinco canales de televisión.

Hace dos años, los aficionados al motociclismo daban forma a la etiqueta #AscoMediaset. Surgió para quejarse del uso del diferido en algunos momentos del Mundial por parte del grupo de comunicación italiano. Ahora, con la canasta de por medio, la cadenalo ha vuelto a hacer y el explícito hashtag vuelve a estar de actualidad.Los aficionados al baloncesto están que trinan. Tras congratularnos y vender a bombo y platillo la celebración del Mundial de baloncesto en nuestras fronteras, nos encontremos con una situación propia de un espectáculo circense. Mediaset, empresa propietaria de los derechos, se ampara en su condición de empresa privada para mercadear a su antojo con sus productos adquiridos a base de talonario y ofrecer contenidos en directo con cuentagotas.

Ricky Rubio Pau Gasol Paolo Vasile
El redactor recomienda