Los de Laso ya llevan 2 de 2 contra el Barça

Los cánticos a Mirotic y la nueva derrota del Barça: el Real Madrid le tiene tomada la medida

El hispano-montenegrino volvía a la que antaño fue su casa y fue recibido con pitos, abucheos e insultos. El Barcelona perdió, pero él fue el mejor pese a que no estuvo fino en el último cuarto

Foto: Mirotic intenta anotar frente a la oposición de Randolph. (EFE)
Mirotic intenta anotar frente a la oposición de Randolph. (EFE)

El Madrid continúa su escalada en la Euroliga y este jueves pasó por encima del eterno rival, el Barcelona de Niko Mirotic, para amarrar la tercera victoria consecutiva (86-76). El Clásico, el primero tras la final de la Supercopa de España, no defraudó y fue una continua montaña rusa. El Madrid llegó a ganar por más de 20 y acabó marchándose al descanso cuatro abajo. De nuevo, los fantasmas de las lagunas defensivas sobrevolaron por el Wizink Center, pero tras la vuelta de vestuarios el club blanco repitió el guion del primer cuarto: buena selección de tiro, intensidad atrás, gran carga del rebote ofensivo e inteligencia y rapidez a la hora de aprovechar las pérdidas de su rival. Los azulgranas llegaban como líderes al encuentro, también con mejores sensaciones, y se marchan de él con un buen repaso ejecutado por los pupilos de Pablo Laso, que demostraron tener las ideas mucho más claras.

Si la afición blanca no ha perdonado el fichaje de Ante Tomic por el conjunto culé hace ya siete años, mucho menos la reciente incorporación de Mirotic, antaño canterano. Heridas que nunca cicatrizarán, nuevo villano en el pabellón, que le silbó ya desde el calentamiento. Niko metió los primeros tres puntos para su equipo con un triple espectacular, apoyado sobre un único pie y en la narices de Anthony Randolph. Luego se apagó y eso coincidió con los peores minutos del Barça en la cancha. En el tercer cuarto volvió a enchufarse, pero a la hora de la verdad se mostró errático: no encontró a sus compañeros y tampoco anduvo fino en el tiro. Su último cuarto, malo. Llegó a sufrir dos tapones sonoros, el último de Tavares, que estuvo espléndido en la retaguardia. "Es una rata, Mirotic es una rata", le llegó a espetar el público en el tramo final, cuando la victoria del Madrid ya estaba consumada.

El mejor del Barça

El hispano-montenegrino volvía al Palacio como uno de los mejores jugadores de la Euroliga (19,1 puntos, 5,9 rebotes) y un equipo que lideraba la tabla pese a las bajas en el puesto de base. Niko volvió a ser, pese a todo, el mejor de un Barça demasiado gris. Los otros dos fichajes mediáticos culés: Brandon Davis y Cory Higgins, pasaron prácticamente desapercibidos. De hecho, el primero se quedó sin anotar y el segundo no lo hizo hasta el último cuarto, antes de ser expulsado. El Madrid se llevó el gato al agua en un encuentro muy físico y ante un Barcelona que aterrizaba como el segundo mejor equipo en defensa. Los blancos le dieron la vuelta a las estadísticas de un plumazo.

"Niko es un gran jugador, todos lo sabemos, pero me preocupan otras cosas", advirtió Pablo Laso antes de que el balón se pusiera en movimiento. No se equivocaba, el vasco realizó grandes defensas sobre los otros jugadores sobre los que pivota el destino azulgrana, especialmente sobre Delaney, Kuric y Higgins. Ninguno de ellos pudo desplegar su juego como de costumbre. Mientras el Barça apostó por las acciones individuales en los momentos de máxima tensión, el conjunto blanco abogó por un juego mucho más coral donde sobresalió Randolph y un incombustible Deck, que no alza nunca la voz pero que está en todas. Campazzo tuvo problemas de faltas, pero en el tercer cuarto disparó definitivamente al Real Madrid.

La llegada de Mirotic tras su paso por la NBA no es suficiente. Si el de Podgorica no se encuentra cómodo su equipo se resiente ante rivales grandes, más con bajas importantes en la plantilla (Abrines, Heurtel...) y la consecuente falta de frescura en el banco. Este jueves el Madrid supo sacar tajada de esta situación. En la ACB el Barça aún puede patinar porque será difícil que no quede al menos entre los cuatro primeros, pero en la máxima competición europea el margen de error es menor.

El proyecto más importante del club en toda la historia de su sección de baloncesto solo tiene un objetivo: ganar sí o sí la Euroliga. Son muchas las expectativas e ilusiones puestas. La derrota ante el Madrid ya es la segunda del curso: dos de dos para los de Pablo Laso que, haciendo gala de un bloque más experimentado, vuelve a maniatar a Mirotic y compañía.

Euroliga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios