victoria ante kirolbet baskonia (97-79)

Un Real Madrid que no acaba nunca

El Real Madrid venció al Kirolbet Baskonia en la tercera jornada de la Euroliga con una demostración de profundidad de plantilla. No hay otro equipo con tantos recursos

Foto: Sergio Llull, que venía de quedarse a cero en Milán, fue el máximo anotador ante el Baskonia con 23 puntos. (EFE)
Sergio Llull, que venía de quedarse a cero en Milán, fue el máximo anotador ante el Baskonia con 23 puntos. (EFE)

Hay dos noticias para los rivales del Real Madrid. Una buena y otra mala. La buena es que en algún momento perderá. La mala es que los partidos duran 40 minutos y va a ser muy difícil que un rival aguante su ritmo hasta el final. El Kirolbet Baskonia jugó un partido fantástico este viernes, llegó a empatar el marcador poco antes de que acabara el tercer cuarto, pero perdió por 97-79 tras venirse abajo en el último. El Madrid cuenta por victorias los nueve partidos que ha jugado hasta ahora.

De todas las plantillas que ha tenido a sus disposición Pablo Laso, esta puede que sea la mejor. Y las ha tenido muy buenas. En comparación con la de la temporada pasada, Doncic, Radoncic y Randle son bajas. Y Deck, Prepelic y Pantzar (sube del filial) son las caras nuevas. Pero más importante que el saldo de entradas y salidas es la salud de los que continúan. Ahí está la gran diferencia. Sin lesiones, Laso cuenta en cada partido con 16 jugadores, cuatro más de los que pueden jugar en un partido.

La gestión de un grupo tan amplio puede causar problemas, porque por muchos partidos que haya (el Madrid aspira a jugar más de 80), habrá jugadores que jueguen menos de lo que desean. Pero bendito problema, pensará Pablo Laso. Todos los equipos sufren bajones durante la temporada y el Madrid no va a ser una excepción. Le ha pasado en cursos anteriores y le pasará en este. Pero nunca ha estado tan bien preparado para hacer frente a ellos.

La temporada es una carrera de fondo, y ningún equipo está tan bien equipado como el Real Madrid para hacer frente a ella. El mismo símil sirve para los partidos. Rara vez se deciden antes del descanso. Y menos en la Euroliga, donde el nivel medio de los rivales es más alto. Si a eso se le une el ritmo alto al que intenta jugar al Madrid, el resultado suele ser el visto ante el Baskonia. En el último cuarto, el Madrid se llevó el parcial por 23-12. La diferencia llegó a los 20 puntos a tres minutos para el final (95-75), cuando diez antes el partido estaba empatado a 65. "Hemos hecho algunas cosas bien, pero en el último cuarto nos han hecho un parcial importante y nos ha faltado un poco de frescura para poder volver al partido", dijo el técnico baskonista, Pedro Martínez. El Baskonia tiene una plantilla amplia, pero no tan amplia como la de su rival.

No es que el Madrid decida apretar el acelerador y dejar atrás a su rival. Eso, en la Euroliga, sucede muy pocas veces. El rival también juega. Se trata de mantener el nivel lo más alto posible mientras el del contrario decae. Y para eso hacen falta muchas piezas a las que rotar. "Tengo un equipo largo, todos los jugadores aportan, algunos lucen más en la estadística, pero todos son muy importantes. No dependemos de nadie y de todos y podemos tener un ritmo de partido alto y llegar frescos a los últimos minutos", explicó Laso en la rueda de prensa posterior al partido. La profundidad madridista es cuantitativa y cualitativa.

Tener a tantos jugadores tan buenos permite a Laso alargar las rotaciones y gestionar los esfuerzos. Contra el Baskonia, el quinteto inicial (Llull, Causeur, Taylor, Randolph y Tavares) jugó casi todo el primer cuarto: Campazzo y Prepelic entraron por Llull y Causeur cuando quedaban solo dos segundos. El resto del quinteto cambió al inicio o en los primeros minutos del segundo cuarto con la entrada de Rudy Fernández, Reyes y Ayón. Y aún quedaban por entrar Deck y Carroll, que jugaron unos minutos antes del descanso. En la primera parte, Laso hizo jugar a los doce jugadores y diez de ellos anotaron.

El Real Madrid ha ganado los nueve partidos que ha jugado esta temporada. (EFE)
El Real Madrid ha ganado los nueve partidos que ha jugado esta temporada. (EFE)

"No estamos a nuestro mejor nivel"

Uno de los que no lo hizo fue Causeur, que anotó 11 puntos en el tercer cuarto y fue fundamental en el tramo final de ese período para empezar a romper el partido. En esos minutos, Campazzo ni pisó el parqué. Tampoco Rudy Fernández. Pero salieron de inicio en el último y ayudaron a sellar el triunfo junto a Tavares, Reyes y Carroll. Llull, máximo anotador del equipo, y Randolph, el mejor jugador en lo que va de temporada, vieron todo el último cuarto desde el banquillo y no entraron hasta que quedaban 1:47 para el final. El pívot norteamericano y Campazzo, vitales hace dos días en Milán, fueron esta vez actores secundarios.

Al lado del banquillo, vestidos de calle, vieron el partido Thompkins, Kuzmic y Yusta. Los recursos del Real Madrid son abundantes y las opciones de Laso casi ilimitadas. No hay otro equipo en Europa con tanta calidad. Es un equipo que asusta. Y aún puede ir a más, avisa Laso: "No estamos a nuestro mejor nivel, nos queda mucho margen de mejora. Todavía no hemos jugado ningún partido completo bien. Nos queda mucho trabajo por hacer".

Euroliga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios