Jugarreta de Olympiacos: el Madrid peleará por la Final Four sin ventaja de campo
  1. Deportes
  2. Baloncesto
jugará contra panathinaikos en 'playoffs'

Jugarreta de Olympiacos: el Madrid peleará por la Final Four sin ventaja de campo

La derrota del Olympiacos en casa ante el Zalgiris condenó al Real Madrid a la quinta plaza antes de empezar a jugar contra el Brose. No podía conseguir la ventaja de campo, pero sí elegir rival

Foto: Anthony Randolph fue el mejor jugador en la victoria del Real Madrid ante el Borse Bamberg. (EFE)
Anthony Randolph fue el mejor jugador en la victoria del Real Madrid ante el Borse Bamberg. (EFE)

El Real Madrid comenzó su partido contra el Brose Bamberg (106-86), el último de la fase regular de la Euroliga, decepcionado. La culpa la tenía el Olympiacos, que acababa de perder contra el Zalgiris Kaunas. Ese resultado convertía el partido en el WiZink Center a efectos de lograr la cuarta plaza y la ventaja de campo en los 'playoffs': adiós a la ventaja de campo, sería quinto en cualquier caso. Pero el duelo no perdía toda su importancia: si ganaba, su rival sería el Panathinaikos; si perdía, lo sería el Olympiacos. Susto o muerte.

"Es extraño salir a un partido en el que no te juegas nada, pero no creo mucho en esto de elegir rivales. Creo que el Real Madrid en su campo no puede especular. Creo más en la fuerza del equipo que en situaciones extrañas. Nunca sabes qué equipo te va a ir mejor. No creo en eso de elegir rival", dijo Pablo Laso tras el encuentro. El objetivo que había guiado todo el trabajo del Madrid en las últimas semanas ya era inalcanzable. Pero Anthony Randolph hizo caso a su entrenador y no especuló. Jugó su mejor partido de la temporada (23 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias y 5 robos) y contagió a sus compañeros en un partido extraño.

Resumen del Real Madrid-Brose Bamberg.

Poco menos de una hora antes del comienzo del partido, el Olympiacos perdió en casa por 85-86 ante el Zalgiris, que no se jugaba nada. Fue ganando por 16, pero se vino abajo en la segunda parte. Intentó arreglarlo y forzaron la prórroga, pero acabaron cayendo. Al Olympiacos le faltaron varios jugadores importantes, pero Vassilis Spanoulis acabó jugando casi 35 minutos. Y a estas alturas de su carrera no está para esfuerzos estériles. El equipo griego tenía más incentivos para ganar que para perder. Una derrota beneficiaba a su eterno rival, el Panathinaikos. La razón es que hacía posible un triple empate en el que salía perdiendo el Madrid. Eso es lo que ha sucedido: los tres equipos han acabado la fase regular con 19 victorias, con el Olympiacos (3º) por delante del Panathinaikos (4º) y el Madrid (5º).

Ganando a Zalgiris, Olympiacos se aseguraba jugar contra los lituanos en los 'playoffs' pasara lo que pasara en Madrid. Una derrota, en cambio, si iba a acompañada de una victoria del Brose, provocaba un Olympiacos-Madrid al mejor de cinco partidos. Con ventaja de campo para los griegos, sí, pero la diferencia entre los blancos y el Zalgiris sigue siendo enorme por muy buena temporada que haya hecho el equipo que dirige Sarunas Jasikevicius.

De todos los escenarios posibles, el Madrid ha acabado en el segundo más perjudicial, porque peor habría sido jugarse el pase la Final Four contra el Olympiacos, un equipo que muestra su mejor rendimiento en primavera. No es que el Panathinaikos sea un rival mucho más propicio, pero es un equipo menos fiable que su vecino y al que el Madrid ya ha ganado esta temporada. Lo hizo en casa, en la segunda vuelta, después de haber perdido en la ida en el OAKA.

placeholder Pablo Laso felicitó a sus jugadores por la fase regular de la Euroliga que han hecho. (EFE)
Pablo Laso felicitó a sus jugadores por la fase regular de la Euroliga que han hecho. (EFE)

Allí tendrá que viajar al menos dos veces, y una tercera si la eliminatoria se alarga al quinto partido. En lo deportivo, el equipo que dirige Xavi Pascual quizá sea el mal menor, pero en lo extradeportivo no lo es en absoluto. Casi 20.000 espectadores convertirán el pabellón ateniense en una caldera. Es bastante probable que estén azuzados por el dueño del equipo, Dimitris Giannakopoulos, sancionado por la Euroliga y que el mes pasado denunció que la competición beneficiaba a varios equipos, entre ellos el Real Madrid. Que no intentara calentar la eliminatoria sería una sorpresa.

En una competición tan larga, 30 jornadas, la regularidad es muy importante. Y el Real Madrid no la ha tenido esta temporada. Viendo el historial de lesiones, lo raro es que la hubiera sido lo contrario. Jugar los 'playoffs' sin ventaja de campo y ante un rival tan duro es el precio que paga el Madrid por un curso de altibajos. Ha sobrevivido de manera más que digna, es cierto, pero eso no basta cuando se quiere estar entre los cuatro primeros. Al final es una cuestión de detalles, y el Madrid no ha podido pulirlos todos: la derrota en casa ante Estrella Roja, el tropiezo en Valencia ante un rival que no se jugaba nada... Una victoria más y la situación ahora sería muy diferente. Una victoria más y su futuro habría estado en sus manos.

"He felicitado a los chicos por al Euroliga que hemos hecho. De 30 partidos hemos ganado 19. Se nos ha escapado alguna victoria, pero dentro de la dureza de esta competición, el equipo ha tenido un comportamiento magnífico. Somos quintos y parece que hay que estar tristes porque no tenemos la ventaja de campo", comentó Laso. "Pero ya está, solo hay que pensar en el primer partido que va a ser fuera de casa. Hemos vivido muchas cosas esta temporada como para que nos afecte esto ahora".

La presencia de Llull en los 'playoffs'

¿Como de difícil es la tarea que se le presenta al Madrid? Desde que los 'playoffs' se juegan a cinco partidos, los equipos con ventaja de campo han ganado 28 de las 36 eliminatorias. En los últimos cinco años, la marca es de 17-3. Y el quinto partido lo ha ganado siempre el de casa. Pero también hay datos para la esperanza: hace un año, el Fenerbahçe acabó quinto, jugó los 'playoffs' contra el Panathinaikos con el factor cancha en contra, ganó 3-0 y luego levantó el título en la Final Four.

Otro aspecto que permite ser optimista al Madrid es el estado de su plantilla. Quedan al menos once días para que comience la eliminatoria (empieza el 17/18 de abril). Anthony Randolph parece estar de nuevo a su mejor nivel, Gustavo Ayón está en camino, Facundo Campazzo y Edy Tavares (reservado este viernes) estarán disponibles y es muy probable que Sergio Llull esté disponible. Esta semana, Pablo Laso dijo podría regresar en días. Ya entrena con el equipo y su debut esta temporada está al caer.

"Vamos a intentar meterle cuanto antes, pero no nos gustaría forzar y que eso nos retrasara el equipo", dijo Laso este viernes en el programa 'Eurofighters' de Movistar+. "Lo que sería absurdo sería poner toda la presión en que nos va a cambiar el equipo. Nunca creo que un jugador sea determinante". Reaparezca antes o durante la serie, juegue más o menos, la presencia de Llull será un plus para el Madrid. Y eso, en una eliminatoria como la que le espera, siempre suma.

El redactor recomienda