victoria del madrid por 85-69

La histeria de Bartzokas (y el Barcelona) es la mejor terapia del Real Madrid

Cómodo triunfo madridista en un partido marcado por la expulsión en el segundo cuarto de Georgios Bartzokas, que tuvo que ser sujetado cuando se iba a por el árbitro

Foto: Bartzokas grita a Lamonica tras ser expulsado en el Real Madrid-FC Barcelona Lassa. (EFE)
Bartzokas grita a Lamonica tras ser expulsado en el Real Madrid-FC Barcelona Lassa. (EFE)

Quizá ninguna imagen refleje mejor la temporada del FC Barcelona Lassa que la de su entrenador, Georgios Bartzokas, siendo expulsado en el segundo cuarto del Clásico contra el Real Madrid de este miércoles (85-69). Al técnico le pitaron la segunda técnica cuando quedaban 52 segundos para llegar al descanso, con 37-25 en el marcador, y su reacción fue irse a por el árbitro, Luigi Lamonica. El griego explotó y tuvo que ser sujetado para evitar que cometiera una locura. Una mayor.

"¡You have to respect me!" ("¡Tienes que respetarme!"), le gritaba Bartzokas a Lamonica, con sus caras apenas a unos centímetros. "¡You have to respect me!", repetía. Su ayudante, Christos Pappas, y otro de los árbitros, Emin Mogulkoc, intentaron calmarlo sin mucho éxito. Bartzokas aún tardó unos segundos en abandonar la cancha haciendo aspavientos de camino a los vestuarios.

"Habrá que preguntárselo a Lamonica, que ha sido la estrella del partido. No quiero criticar a los árbitros ni siquiera en un día como hoy", respondió Bartzokas en rueda de prensa cuando le preguntaron por el incidente. No es la primera vez en la temporada que el griego deja que sus nervios le posean. Desde su llegada ha dado la impresión de estar incómodo, enfadado con todo y con todos, incluidos los colegiados, a los que, todo hay que decirlo, rara vez ha criticado en público. Una de las pocas veces fue hace dos semanas, antes de la anterior visita del Barça al Real Madrid. "Pienso que los árbitros a veces me señalan técnicas sin ninguna razón", dijo en una entrevista a 'Mundo Deportivo'.

Ante Lamonica, uno de los árbitros que más rápido aprieta el gatillo de toda Europa, Bartzokas enloqueció. Lo sacó todo: cabreo e indignación por el trato arbitral, pero también rabia, frustración y hastío por una temporada para olvidar. La peor en décadas del equipo azulgrana, que llegó este miércoles a Madrid ya sin opciones de clasificarse para los 'playoffs' de la Euroliga.

A pesar de eso, Rodrigo de la Fuente, secretario técnico azulgrana, había reafirmado la apuesta del Barça por el griego unas horas antes del Clásico. "Nuestra idea es que Bartzokas sea el entrenador, siempre ha tenido nuestro apoyo. No ha tenido mucha suerte, pero la confianza en él es total. Nuestro proyecto gira en torno a Bartzokas", explicó.

Habrá que ver si esa situación cambia tras lo vivido en el Clásico. "No creo que este sea mi ultimo Madrid-Barcelona", dijo Bartzokas tras la derrota. "Hemos tenido una temporada difícil. Han pasado muchas cosas, pero hay que recuperarse y continuar. En Euroliga ya no tenemos la oportunidad de jugar los 'playoffs', pero tenemos que preparar nuestro siguiente partido".

Sergio Llull, con 21 puntos y 6 asistencias, fue el mejor del Real Madrid-FC Barcelona de Euroliga. (EFE)
Sergio Llull, con 21 puntos y 6 asistencias, fue el mejor del Real Madrid-FC Barcelona de Euroliga. (EFE)

Barça, un equipo sin alma

El Barça es un equipo roto, sin alma. Ya no se trata de las excesivas lesiones, de la mala planificación o de la falta de adaptación a las ideas del nuevo entrenador, todos problemas graves que ha tenido y sigue teniendo. Hay algo mucho más profundo. La desastrosa temporada ha acabado llevándose por delante el ánimo de los jugadores. Tal es el panorama que Moussa Diagné, un pívot que en condiciones normales apenas tendría minutos, llama la atención para bien por sus ganas y entrega. No aporta mucho más, pero solo con eso ya está por encima de la mayoría de sus compañeros, a los que por mucho que lo intente no consigue contagiarles sus ganas.

Todo en el Barça es un drama. Ni siquiera Tyrese Rice, muy lejos del nivel que tiene que dar, es capaz de tirar del carro. El mismo equipo que el domingo ganó por 20 en Badalona salió este miércoles derrotado al WiZink Center de Madrid, donde acabó desquiciado. Hasta Juan Carlos Navarro terminó el partido enredado en protestas y piques. Y a Ante Tomic se le fue la mano con un codazo a Jaycee Carroll cuando quedaba menos de un minuto y su equipo perdía 85-67. Los árbitros, por cierto, pitaron falta del madridista y luego le señalaron una técnica por protestar.

"Los he visto un poco cabizbajos", reconoció tras el partido Sergio Llull ante las cámaras de '#0' cuando le preguntaron por el equipo azulgrana. El base fue, una vez más, el mejor del Real Madrid. Terminó con 21 puntos, 6 asistencias, 3 rebotes y 2 robos, lo que le valió para llevarse el 'MVP' de la jornada, y dejó otra canasta sobre la bocina para cerrar la primera parte. El Madrid se aprovechó de un rival que se pareció mucho más al equipo al que ganó por 39 puntos en noviembre que al que superó sobre la bocina hace diez días. Y eso que el Madrid tampoco está en su mejor momento. Antes del Clásico había perdido cinco de los ocho partidos jugados después de la Copa del Rey.

La victoria contra el Barça no soluciona de repente los problemas del equipo que dirige Pablo Laso, pero sí es una buena terapia y le permite viajar con otro ánimo a El Pireo, donde el viernes juega contra el Olympiacos. Ya tiene asegurada la ventaja de campo en los 'playoffs' y le queda luchar por la primera plaza. El Barça, por su parte, jugará contra el Estrella Roja en un Palau que ya no aguanta más.

Euroliga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios