triunfo por 94-89

La actitud de Llull y Doncic salva a un Real Madrid que se olvidó de defender

Los dos jugadores volvieron a ser decisivos en un partido muy complicado. Con esta victoria, la 15ª en 20 jornadas, el Madrid sigue líder la Euroliga empatado con el CSKA de Moscú

Foto: Llull fue el máximo anotador del Real Madrid con 20 puntos (Juanjo Martín/EFE)
Llull fue el máximo anotador del Real Madrid con 20 puntos (Juanjo Martín/EFE)

Dos días después de colocarse primero de la Euroliga, el Real Madrid estuvo a punto de perder el liderato contra el colista de la competición, el EA7 Emporio Armani Milan. El cuarto partido en ocho días era, a priori, también el más fácil, pero la apatia defensiva complicó el duelo. El Madrid no fue capaz de imponerse hasta el último cuarto, cuando corrigió esos problemas y aparecieron Sergio Llull y Luka Doncic en ataque para sellar un triunfo por 94-89, el sexto consecutivo.

La actitud de Llull y Doncic salva a un Real Madrid que se olvidó de defender

A estas alturas, nadie pone en duda que Llull y Doncic son los dos grandes protagonistas del Madrid esta temporada. El primero porque si no es ahora mismo el mejor jugador de Europa, poco le falta. Y el segundo porque cada partido que juega es mejor, algo que asusta si se tiene en cuenta lo bueno que es ya y que aún no ha cumplido 18 años. A su manera, ambos comparten una virtud muy valiosa: una actitud a prueba de bombas. En el caso de Llull, eso le lleva a insistir una y otra vez, a no darse por vencido por muchos tiros que falle ni por mucho que le cabreen las decisiones de los árbitros (la técnica que le pitaron este viernes en el último cuarto es para cabrearse). A Doncic, por su parte, nada parece perturbarle, ni siquiera las broncas que se lleva de Pablo Laso. Y le caen unas cuantas.

Contra el equipo italiano se llevó una nada más entrar en la cancha por una mala defensa sobre Zoran Dragic. Su respuesta fue meter un triple en la siguiente jugada, el primero de los tres que anotó sin fallo. "En la primera parte empezamos mal en defensa, yo el primero", dijo tras el partido. "Si el entrenador te echa la bronca es porque quiere lo mejor de ti", había declarado antes ante las cámaras de 'Movistar+'. Ahí no lo van a pillar, se sabe la lección a la perfección.

La aportación de ambos en ataque fue tan vital para cerrar el partido como la mejoría defensiva en el último cuarto. Hasta entonces, el Madrid se había olvidado de defender. Quizá la explicación sea el cansancio, era el cuarto partido en ocho días, pero el equipo madridista fue incapaz de parar el ataque milanista, liderado Krunoslav Simon (20 puntos), pero con suficientes armas como para poner en problemas en su rival. El EA7 es el colista de la Euroliga, pero su arsenal ofensivo es envidiable, como ya demostró en el partido de ida: además del citado Simon, están Kalnietis, Hickman, Dragic, Macvan, McLean, Raduljica... Y eso que ya no tienen a Gentile, ahora en el Panathinaikos.

Doncic celebra una canasta con Draper (Juanjo Martín/EFE)
Doncic celebra una canasta con Draper (Juanjo Martín/EFE)

Con todos ellos, Jasmin Repesa planteó un partido al ataque. Y casi le sale bien. Seis puntos seguidos de Hickman cerraron un segundo cuarto en el que el EA7 Emporio Armani anotó 31 puntos y se fue con ventaja al descanso (46-47). El Madrid no tenía problemas en ataque —Randolph, Carroll y Doncic llevaban el peso anotador—, pero sí atrás, donde tenía un agujero que no sabía cómo tapar. La situación no cambió en el tercer cuarto, en el que el Milan anotó 11 tiros libres. El Madrid no sabía cómo aprovechar su superioridad en el rebote.

A Laso le quedaban pocas cosas que probar, y sorprendió al tirar del Chapu Nocioni de inicio en el último cuarto para elevar el nivel atrás y parar el ataque visitante. "Chapu da muchas cosas al partido. Ha sido capaz de leer muy bien el partido y nos faltaba ese punto de agresividad. Eso nos lo da siempre. Hoy no ha tirado ni a canasta y con él en el campo hemos logrado un +9", explicó el técnico madridista, que también elogió a Draper, más importante este viernes sin el lesionado Rudy y con Maciulis eliminado desde el tercer período.

Al Milan se le encogió la mano y solo anotó 16 puntos en los 10 minutos finales, su peor anotación del partido. A la vez, Llull (20 puntos y 9 asistencias) y Doncic (17 puntos) habían asumido la responsabilidad en ataque, anotando y asistiendo. Entre los dos metieron 14 puntos, incluidos los dos de un mate un espectacular mate con el que el esloveno cerró un contrataque y que levantó de sus asientos a los aficionados. Esa canasta y otra de Ayón tras un error de la defensa milanista cerraron un partido que llegó a empatado a 85 a dos minutos para el final.

"Teníamos la sensación como de ansia y de falta de tranquilidad sobre todo en defensa; en ataque también pero ahí tenemos más opciones. En el segundo tiempo lo hemos hecho mucho mejor", resumió Laso. El Madrid tiene ahora siete días (no juega el fin de semana en la Liga Endesa) para preparar su vista al Baskonia, que este viernes ganó al FC Barcelona por 79-93 en el Palau Blaugrana.

opta

Euroliga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios