victoria por 89-75

Al Real Madrid le entran los triples justo a tiempo para quitarse de encima al Unics

Cinco triples en el último cuarto le permitieron al equipo madridista ganar un partido en el que no estuvo muy entonado. Felipe Reyes, con 16 puntos, fue el máximo anotador blanco

Foto: Llull acabó con 14 puntos y 7 asistencias (JuanJo Martín/EFE)
Llull acabó con 14 puntos y 7 asistencias (JuanJo Martín/EFE)

Llevamos ya casi un tercio de la Euroliga y, salvo la inolvidable victoria en el Palau Blaugrana, el Real Madrid no ha tenido un partido cómodo, tanto en casa como fuera. Todos han sido batallas que no se han decidido hasta el último cuarto. No es exclusivo del Madrid; si por algo se está caracterizando el nuevo formato es por la igualdad. El partido de este jueves contra el Unics Kazan, uno de los colistas, no fue una exepción. La diferencia en el marcador fue amplia (89-75), pero el equipo blanco no respiró tranquilo hasta los últimos minutos. Y lo hizo gracias a su acierto en el tiro de tres.

Al Real Madrid le entran los triples justo a tiempo para quitarse de encima al Unics

Durante los tres primeros cuartos, el Madrid solo metió cuatro triples en los tres primeros cuartos, pero en el cuarto anotó cinco. Dos de ellos fueron de Jaycee Carroll, que llegó al final tercer período sin anotar ningún punto y en tres minutos metió 11. Y otros dos fueron de Sergio Llull, que tuvo muy malos porcentajes (4/17), pero que acabó con 14 puntos y 7 asistencias. A ninguno de los dos les hace falta ser constantes durante los 40 minutos para decidir un partido. Si cogen la racha pueden decantar un encuentro en un abrir y cerrar de ojos.

Parakhouski fue el mejor del Unics (JuanJo Martín/EFE)
Parakhouski fue el mejor del Unics (JuanJo Martín/EFE)

Eso fue lo que hicieron contra el Unics, que hasta ese momento sobrevivió a su manera. El ruso es un equipo duro, difícil de superar. A Madrid llegó con solo dos victorias en ocho jornadas, pero salvo la derrota por 18 puntos en la pista del CSKA, la mayor diferencia en sus partidos (ganados o perdidos) había sido de ocho puntos. No es un equipo al que se gane con facilidad, por eso tuvo mérito la salida del Madrid, que liderado por un Jonas Maciulis (sus primeros cuartos están siendo muy buenos) pronto alcanzó los diez puntos de ventaja.

Visto ese primer cuarto, parecía que el Real Madrid iba a tener un partido cómodo. Estaba parando a Keith Langford, máximo anotador de la Euroliga y principal arma ofensiva del Unics, y, salvo el tiro de tres, todo lo estaba haciendo bien. Felipe Reyes, que superó los 2500 puntos en la competición, sacaba petróleo cada vez que le llegaba el balón debajo del aro. El capitán acabó siendo el máximo anotador con 16 puntos.

Pero en el segundo cuarto las cosas cambiaron. Los visitantes igualaron la batalla por el rebote y sus pívots hicieron mucho daño en la pintura. Parakhouski, Banic y Kaimakoglou metieron en el partido al Unics, que llegó a ponerse a un punto (38-37) cuando en el primer período llegó a perder por once. Fue un partido similar al de hace unas semanas contra el Galatasaray, solo que entonces el equipo turco explotó la debilidad madridista para defender un quinteto con cuatro jugadores abiertos. El Unics, en cambio, no hizo nada especial. Al descanso se fue con un 1/8 en triples, solo 4 asistencias y más pérdidas que su rival, pero y solo tres abajo (40-37). "Hemos dejado de ejecutar bien nuestro jeugo, sobre todo delante. Muchos tiros forzados", explicó Pablo Laso ante las cámaras de 'Movistar+' en el descanso. En el segundo cuarto, el Madrid solo anotó 4 de sus 14 lanzamientos. El único con acierto era Randolph. Llull, mucho más tímido de lo habitual, no había aparecido.

Randolph volvió a lucirse en defensa y puso cuatro tapones (JuanJo Martin/EFE)
Randolph volvió a lucirse en defensa y puso cuatro tapones (JuanJo Martin/EFE)

Si no estaba haciendo nada especialmente bien, ¿cómo se mantenía el Unics cerca en el marcador? A base de tiros libres. Así fue como más puntos anotaron uno muy fallones Langford y Colom y como su equipo llegó al último cuarto con opciones de victoria. El Unics lanzó 25 tiros libres, por 16 del Real Madrid. Los triples de Carroll al comienzo del último cuarto estuvieron a punto de romper de manera definitva el partido, pero el equipo ruso aguantó el tirón gracias al bielorruso Parakhouski, una pesadilla para el Madrid en la pintura. El pívot acabó con 19 puntos y 7 rebotes. Ni la intimidación de Randolph (4 tapones) y Hunter pudo con él

Un parcial de 7-0 acercó al Unics a siete puntos con medio cuarto aún por delante, pero los dos triples de Llull, seguido de otro de Rudy, sellaron la victoria. El Real Madrid sigue con paso firme en la Euroliga, siete victorias en nueve jornadas, antes de visitar la próxima semana la cancha del Fenerbahçe, donde perdió la temporada pasada los tres partidos que jugó.

Ficha técnica

89 - Real Madrid (25+15+22+27): Doncic, Llull (14), Maciulis (9), Reyes (16), y Ayón (6) -equipo inicial-, Randolph (8), Rudy (12), Carroll (11), Hunter (10), Nocioni (3) y Draper.

75 - Unics Kazan (17+20+18+20): Langford (13), Parakhouski (19), Colom (10), Panin y Kaimakoglou (5) -equipo inicial-, Johnson (5), Antipov (6), Banic (12) y Williams (5)

Árbitros: Christos Christodoulou (GRE), Emin Mogulkoc (TUR) y Uros Obrknezevic (SRB). Sin eliminados.

Incidencias: partido correspondiente a la novena jornada de la Euroliga de baloncesto disputado en el WiZink Center ante 8.620 espectadores. Los cronómetros de encima de las canastas no funcionaron en el segundo tiempo.

Euroliga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios