El Fenerbahçe termina con el calvario del campeón de la Euroliga
  1. Deportes
  2. Baloncesto
fuera de la final four cuatro años después

El Fenerbahçe termina con el calvario del campeón de la Euroliga

El Madrid termina la Euroliga 2015-2016 con 12 victorias y 15 derrotas y se queda fuera de la Final Four por primera vez en 4 años. "En deporte un equipo no gana siempre, sería muy aburrido", dijo Laso

placeholder Foto: El Fenerbahçe fue muy superior al Real Madrid (Juan Carlos Hidalgo/EFE)
El Fenerbahçe fue muy superior al Real Madrid (Juan Carlos Hidalgo/EFE)

Es difícil no perder la cuenta de las finales que había jugado el Real Madrid antes de enfrentarse este martes al Fenerbahçe. En unas se jugaba un título y en otras su supervivencia. El vigente campeón de Europa ha disputado bastantes partidos, sobre todo en Euroliga, con el agua al cuello, jugándose seguir o no en la competición, unas circunstancias extenuantes que han convertido su temporada en un calvario. "No estamos en nuestro mejor momento físico y mentalmente hemos pasado muchas finales esta temporada, y cada fallo o tiro de ellos era como una losa", explicó Pablo Laso tras la derrota definitiva contra los turcos.

[El Fenerbahçe no tiene piedad del Real Madrid]

Hay que remontarse a la primera temporada del técnico vitoriano en el banquillo madridista para ver al Madrid fuera de los cuatro mejores. Entonces no llegó ni a los cuartos de final tras ser eliminado en el Top 16 por el mejor Bilbao Basket de la historia. A partir de ahí, tres presencias seguidas y un título, el del año pasado en casa. En los 11 meses que han pasado desde entonces, el Madrid ha pasado de ser un equipo inalcanzable a ser uno vulnerable cuyo rendimiento no ha estado al nivel de los mejores del continente. De los 14 partidos que ha jugado contra los equipos participantes en la Final Four (suponiendo que el Barcelona elimine al Lokomotiv Kuban) solo ha ganado dos: contra el Fenerbahçe en la primera fase y la semifinal de la Copa del Rey contra el Laboral Kutxa. El resto los ha perdido: 4 contra el equipo turco, 3 contra el Barcelona, 3 contra el Baskonia y 2 contra el CSKA de Moscú.

De las causas de ese bajón ya se ha hablado bastante: la falta de preparación en verano por los compromisos con las selecciones no se pudo subsanar a principio de temporada por lo apretado el calendario, y a partir de ahí el equipo siempre ha ido remolque, con lesiones importantes (Rudy Fernández) y un nivel defensivo (110,8 puntos por cada 100 posesiones en el Top 16, el peor equipo) muy bajo. El Madrid campeón de todo solo ha aparecido en contadas ocasiones, como en la Copa.

La planificación de la plantilla también ha estado en entredicho. Entre Thompkins, Hernangómez, Ndour, Lima, los cuatro jugadores que han llegado en distintos momentos de la temporada para reforzar el juego interior, sumaron 27:08 minutos en la eliminatoria contra el Fenerbahçe, todos repartidos entre el canterano y el brasileño, que tuvo un participación testimonial en el primero y el tercer partido. El peso del juego interior, como durante todo el curso, lo han soportado Felipe Reyes y Gustavo Ayón. El Chapu Nocioni, tercero en la rotación, ha estado lejos del nivel que se espera de él.

[En el ajedrez de Laso sobran torres]

Todo lo anterior ha provocado que conforme avanzaba en la competición, más se empinara el camino. Tras una primera fase que salvó por los pelos llegó el grupo más difícil que se recuerda en el Top 16, donde también se clasificó sobre la bocina, y después el peor rival posible en los 'playoffs', el Fenerbahçe, que es como si le hubiera tocado enfrentarse al Real Madrid de la pasada temporada. "Tuvimos un grupo muy difícil y ahora se nota la carga de partidos", dijo Ayón, el mejor del equipo este año. El equipo blanco cierra su participación en la Euroliga con 12 victorias y 15 derrotas. En la 2014-2015 se metió en la Final Four con 22-6.

"Sabemos lo difícil que es llegar a una Final Four. El hecho de haber sido finalistas tres veces consecutivas ha hecho que hayamos jugado a tope. Todos los madridistas estarán igual de jodidos que nosotros, pero orgullosos porque el equipo se ha vaciado. En deporte un equipo no gana siempre, sería muy aburrido", declaró Laso. "Hoy hemos vivido la cara amarga de la derrota, pero no estamos muertos, nos queda vida por delante", añadió. El Barcelona, el próximo domingo, será el primero el comprobar sus constantes vitales.

Euroliga de Baloncesto Real Madrid Fenerbahce
El redactor recomienda