los blancos aún no están eliminados

Un triple mágico de Bertans eleva al Baskonia y condena al Real Madrid

La canasta el letón, a 2 segundos para el final, dio la victoria al Laboral en uno de los mejores partidos del año. Los baskonistas se aseguran la ventaja de campo y el Madrid se la juega en una semana

Foto: El Laboral Kutxa se aseguró la ventaja de campo en los 'playoffs' (David Aguilar/Efe)
El Laboral Kutxa se aseguró la ventaja de campo en los 'playoffs' (David Aguilar/Efe)

Un triple de Davis Bertans encendió el Buesa Arena, chamuscó las esperanzas del Real Madrid y cabreó a Pablo Laso, que se quejó del arbitraje y denunció unos pasos del jugador letón en la acción decisiva. Los árbitros no lo vieron igual y la canasta cerró un partido magnífico y lleno de alternativas en el que el Madrid acarició la victoria hasta los últimos segundos. Pero el triple final dio el triunfo al Laboral Kutxa por 89-88 y le permitió asegurarse el factor cancha a favor en los 'playoffs', un paso muy importante en el camino hacia la Final Four de Berlín.

El Madrid, que por mostró una buena versión fuera de casa después de mucho tiempo (solo lo había hecho hasta ahora en su visita al Khimki), aún tiene opciones en el loco grupo F tras la victoria del Khimki contra el Olympiacos. Ni el triunfo en Vitoria le clasificaba ni la derrota le condenaba. Aún puede meterse si gana a los rusos y no se da la única combinación de resultados que le puede dejar fuera: que gane el Laboral Kutxa al Brose, que gane el Olympiacos al CSKA y que pierda el Barcelona contra el Zalgiris. En ese caso habría un cuádruple empate del que saldrían ganando los azulgrana. Y la otra plaza de 'playoffs' se la robarían los griegos al Madrid por el 'basket average' entre ambos.

Un triple mágico de Bertans eleva al Baskonia y condena al Real Madrid

Hará bien el Madrid si sale al partido contra el Khimki como salió este viernes en Vitoria. Aprendió la lección de sus dos últimas visitas, al Barça y al Olympiacos, donde realizó dos primeros cuartos desastrosos, y mostró su mejor cara. En los diez primeros minutos dejó al Laboral Kutxa en solo 11 puntos (11-21) y en el segundo cuarto mantuvo la ventaja en medio de un carrusel de triples. Al descanso tenía el partido controlado (36-46).

El 'show' de Mike James

Esos diez puntos de ventaja se esfumaron nada más comenzar el tercer cuarto porque Mike James decidió convertir el partido en un uno contra cinco. Y durante un rato salió ganador. El base estadounidense entró en trance y empezó a anotar un triple tras otro. Metió 5 en el tercer cuarto, la mayoría bien defendidos. En total anotó 18 puntos en el tercer período y le dio las primeras ventajas a su equipo, que anotó casi tanto en esos diez minutos (31 puntos) como en los 20 anteriores (36). El base acabó con 27 puntos y un 6/6 en triples.

Gustavo Ayón el que sostenía al Madrid en ataque. El pívot mexicano, como durante toda la temporada, volvió a ser el mejor interior del equipo, imponiéndose bajo los tableros mientras estuvo en pista (6 rebotes ofensivos). Sus 10 puntos en el tercer cuarto evitaron el golpe de James noqueara a los blancos y permitió mantener el partido igualado. Por desgracia para él, y para el Madrid, cometió su cuarta falta y tuvo que irse al banquillo. Ya no volvería hasta los minutos finales.

James fue el máximo anotador con 27 puntos (David Aguilar/Efe)
James fue el máximo anotador con 27 puntos (David Aguilar/Efe)

Más y más triples

La reacción local en el tercer cuarto cambió el partido por completo. Ahora era el Laboral Kutxa el que mandaba, con una ventaja de 6 puntos tras una canasta de James (75-69). Pero en ese momento reaccionó el Madrid y anotó seis triples seguidos (3 de Sergio Rodríguez, 2 de Llull y uno de Reyes). El Baskonia amortiguó el golpe gracias a Bourousis, otra vez imparable: 25 puntos y 10 rebotes. En los cuatro partidos contra su exequipo promedia 17 puntos y 10,25 rebotes.

El Madrid entró en la recta final con 5 puntos de ventaja (82-87), pero no supo manejar la situación y llegó a los últimos intantes sin cerrar el partido. El Laboral Kutxa defendió bien y obligó a su rival a lanzar dos triples muy lejanos acabando la posesión en dos ataque seguidos. El Baskonia se colocó a un punto gracias a cuatro tiros libres y llegó a los segundos finales con opciones, aunque el balón era el Madrid. En todo el último cuarto solo había hecho dos faltas, por lo que en el último ataque visitante los locales tuvieron que hacer tres para forzar tiros libres. Los lanzó Sergio Rodríguez, que solo anotó el segundo y le dio vida al Laboral Kutxa. Quedaban 4,7 segundos e iba a tener la oportunidad de ganar el partido.

Tras el tiempo muerto, Hanga fue el encargado de sacar de banda. Davis Bertans, un jugador que se pasó casi todo el 2015 en blanco por una grave lesión, cortó hacia el lado izquierdo del ataque baskonista tras el bloqueo de Bourousis y recibió el balón junto a la línea de banda, casi de espaldas al aro. En esa posición se elevó para lanzar una suspensión. La defensa desesperada de Llull no pudo evitar que el balón saliera de las manos del letón y entrara limpio en el aro a poco más de 2 segundos para el final. El Madrid tuvo el último tiro, un triple de Rudy Fernández desde su campo que no tocó el aro.

opta
Euroliga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios