victoria por 86-90 en alemania

El Real Madrid supera al incómodo Brose y continúa con su escalada en el Top 16

Un decisivo tapón de Gustavo Ayón en los segundos finales selló la quinta victoria del Real Madrid en el Top 16 de la Euroliga. La próxima semana recibe al líder del grupo, el CSKA

Foto: Laso, durante el Brose-Real Madrid (Efe)
Laso, durante el Brose-Real Madrid (Efe)

Con casi el mismo sufrimiento que en la ida, el Real Madrid venció al Brose Baskets por 86-90 en la octava jornada del Top 16 y sumó su quinta victoria, lo que le permite colocarse en la tercera posición del grupo F tras la derrota del Khimki en la cancha del CSKA de Moscú, su próximo rival. El equipo blanco tuvo que emplearse a fondo para superar a su rival, que comenzó como un tiro y no dio el partido por perdido hasta los últimos segundos. Un tapón de Ayón a 9 segundos del final fue decisivo para que el vigente campéon consiguiera la victoria.

Con la celebración por ganar la Copa del Rey aún fresca, el Real Madrid salió dormido al Nuremberg Arena. "¿No sabéis la dureza del partido o qué?", gritaba Pablo Laso a sus jugadores en un tiempo muerto. No habían pasado ni dos minutos y el Madrid ya perdía 10-0. Y aún tardaría otro más en anotar. Fue Llull el primero en acertar en el aro rival con un triple frontal, acción que repitió acto seguido. Después llegaron dos más de Maciulis y Carroll, pero las facilidades en defensa permitieron al Brose escaparse en el marcador (26-15) gracias al buen trabajo de sus pívots, Radosevic y Melli.

El panorama empezó a cambiar con la entrada de Lima y Reyes. El primero dio más consistencia defensiva y el segundo estuvo muy acertado en ataque. El capitán anotó 8 puntos en el primer cuarto, incluidos dos triples, que acercaron a su equipo en el marcador al final del primer período (26-23). En esos diez minutos, el Real Madrid anotó seis triples y una sola canasta de dos puntos.

Ambos equipos anotaron un 50% o más de sus triples (Daniel Karmann/Efe)
Ambos equipos anotaron un 50% o más de sus triples (Daniel Karmann/Efe)

El parcial de 11-0 con el que se cerró el segundo cuarto se extendió hasta un 22-5 que dejó el marcador en 31-37. Sergio Rodríguez, que había comenzado el partido en el banquillo, tomó los mandos en ataque en esos minutos: anotó y conectó con Lima, que puede convertirse en uno de sus mejores socios. Al brasileño le cuesta fabricarse sus propios tiros, pero es un pívot muy rápido que finaliza bien cuando no tiene que botar. Cuanto más cerca del aro le dejen el balón, mejor. Y en eso, el Chacho es el mejor.

A pesar de la soltura en ataque, el Madrid siguió estando dubitativo en defensa, algo que estuvo a punto de pagar muy cara al final del encuentro El Brose aguantó el primer golpe y volvió a ponerse por delante justo antes del descanso con un triple de Staiger desde nueve metros. La última jugada de la primera parte fue para el Madrid, con cinco segundos por jugarse, tiempo suficiente para un 'alley oop' finalizado por Taylor y servido por Sergio Rodríguez, su séptima asistencia.

El Brose aguanta las embestidas madridistas

Nada más comenzar el segundo tiempo, otros dos triples de Llull lideraron otra embestida blanca (47-57), pero entonces apareció Darius Miller para volver a igualar el partido. El alero formado en la Universidad de Kentucky anotó 12 puntos en el tercer cuarto y dejó a su equipo a tres puntos, diferencia que volvió a estirar un Llull espléndido desde el triple (acabó con 6/8 desde el 6,75). El Madrid tenía 7 puntos de ventaja a falta de diez minutos, una renta insuficiente vista la capacidad del Brose para agarrarse al partido, su acierto en el lanzamiento y las facilidades que encontraba para anotar.

El Madrid no solo no consiguió escaparse en el tramo decisivo, sino que permitió que el Brose se pusiera por delante y obligara a Laso a pedir tiempo muerto tras un parcial en contra de 12-2 (77-76). De ahí hasta el final, el marcador estuvo igualado. Pero a diferencia de en otros partidos de la temporada, el Madrid no perdió la calma. Las últimas victorias ante el Khimki y en la Copa han dado mucha tranquilidad al equipo. Aun concediendo errores atrás, los jugadores madridistas nunca perdieron la calma. Con uno abajo, a cinco minutos para el final y la posesión agotándose, el Madrid fue capaz completar una jugada fantástica en la que Sergio Rodríguez encontró a Ayón y este al Chapu Nocioni para que el argentino consiguiera un 2+1 casi sobre la bocina.

El mexicano, que había pasado desapercibido durante el partido, apareció en los momentos más importantes. Sin aparecer tanto como en otros encuentros, el 'MVP' de la Copa terminó con 11 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias y 3 tapones, el último 9 segundos del final, cuando Wanamaker se dirigía hacia el aro para poner el empate a 88. Lo frenó el Titán y Reyes anotó después dos tiros libres que cerraron el partido.

opta
Euroliga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios