La guerra entre la Euroliga y la FIBA entra en su fase decisiva
  1. Deportes
  2. Baloncesto
semana de reuniones importantes

La guerra entre la Euroliga y la FIBA entra en su fase decisiva

A mes y medio de la presentación de la Basketball Champions League, la FIBA y Euroliga siguen muy lejos de llegar a un acuerdo para evitar que haya dos competiciones la próxima temporada

Foto: Real Madrid y Barcelona tienen la plaza asegurada en la Euroliga (Juanjo Martín/Efe)
Real Madrid y Barcelona tienen la plaza asegurada en la Euroliga (Juanjo Martín/Efe)

El baloncesto europeo camina hacia el desastre. Así de simple. Lo que hace un año parecía una opción muy lejana está muy cerca de ser una realidad. A partir de la próxima temporada habrá dos competiciones (cuatro sin contamos las dos de segundo nivel), a menos que la Euroliga y la FIBA lleguen antes a un acuerdo.

En mes y medio, la federación internacional presentará en París (Francia) su Basketball Champions League, lo que puede suponer un punto de no retorno. Por eso las semanas que quedan hasta que llegue ese momento son cruciales para evitar que la próxima temporada sea un caos, no solo por la confusión que se pueda crear en los aficionados, sino por las consecuencias en el calendario.

Desde noviembre, los contactos entre las partes han sido inexistentes, más allá de los mensajes que Jordi Bertomeu y Patrick Baumann se han lanzado a través de la prensa. Después de que los 11 clubes con Licencia A de la Euroliga rechazaran la propuesta de la FIBA y anunciaran luego un nuevo proyecto de diez años, ambos organismos se ha reunido con ligas y equipos para tratar de convencerlos; han centrado sus esfuerzos en sus propios proyectos y no en buscar un acuerdo.

Las líneas rojas

Ahora parece que algo se mueve: el miércoles, la Euroliga envió una carta a la FIBA invitándola a reunirse. En su respuesta este sábado, la FIBA no especificó ninguna fecha ni dejó abierta ninguna rendija por la que pueda colarse alguna esperanza de acuerdo (sin ir más lejos, el comunicado se titula "FIBA se mantiene concentrada en el lanzamiento de la Basketball Champions League").

Al contrario, insistió en lo que ha venido defendiendo desde el principio: "Las puertas de la FIBA estarán siempre abiertas a los 11 clubes de la Euroliga y las discusiones se producirán si se presentan propuestas concretas y constructivas que protejan a las ligas y los equipos nacionales". Traducción: el mérito deportivo y las nuevas ventanas para las selecciones son líneas rojas, por utilizar un concepto de moda. La Euroliga también tiene las suyas, la principal el control de la competición por parte de los clubes.

Ambas posturas no se han movido ni un centímetro en los últimos meses, aunque aún hay motivos (pocos) para ser optimistas, como que su reunión de la semana pasada los 11 clubes de la Euroliga acordaron presentarle a la FIBA una nueva propuesta, de ahí la invitación para reunirse. También hay que recordar que la federación ya cambió una vez su postura: la propuesta inicial era de 16 equipos, 8 de ellos fijos.

Dos reuniones clave la próxima semana

Pero mientras esos acercamientos dan sus frutos, el proceso para la formación de las dos competiciones continúa. La FIBA, que ya tiene un borrador del calendario, ha recibido el apoyo de las federaciones de Francia, Italia y Turquía, que han anunciado que todos sus equipos jugarán las competiciones que organicen. Todos, menos los que ya se han comprometido con la Euroliga. El lunes, en Múnich (Alemania), se celebrará una reunión con clubes de toda Europa en la que la federación presentará su proyecto. A ella están invitados el Valencia Basket y el Unicaja, los dos clubes españoles más afectados por el dilema Euroliga-FIBA.

Los dos también estuvieron en la reunión organizada por la Euroliga, en la que fueron informados de que España no tendrá ninguna plaza más asegurada, además de las tres que ya tienen Real Madrid, FC Barcelona y Laboral Kutxa. De los cinco huecos que quedan por llenar, uno va para el campeón de la Eurocup y los otros cuatro se repartirán entre ligas, un ganador de una fase previa y puede que alguna 'wild card'. Fuentes del Valencia y el Unicaja afirman que han transmitido su postura a las dos competiciones y que están a la espera de lo que decida la ACB, que este martes celebra una Asamblea General en Barcelona en la que se tratará el tema.

Los 18 clubes españoles tienen tres opciones: apostar por la FIBA, lo que en la práctica significaría que llegar a semifinales daría una plaza para la Champions League; apoyar a la Euroliga, aunque tendrá que presionar para ganarse la plaza que aún no tiene asegurada; o dar libertad a cada equipo, como ya ha anunciado que hará la federación rusa, según confirmó su presidente, Andrei Kirilenko. Sea cual sea, la decisión tiene que ser inmediata.

Noticias de Unicaja Valencia Basket
El redactor recomienda