El Khimki hurga en la herida de un Real Madrid incapaz de levantar cabeza
  1. Deportes
  2. Baloncesto
ENCADENA SU CUARTA DERROTA, ESTA VEZ EN EUROPA

El Khimki hurga en la herida de un Real Madrid incapaz de levantar cabeza

El Real Madrid tropezó (84-70) en su estreno en la Euroliga ante el Khimki, un duro rival que brilló en su casa para estirar el lento arranque de temporada en el vigente campeón de Europa

Foto: El Chacho lucha por el control del balón con Petteri Koponen (Efe).
El Chacho lucha por el control del balón con Petteri Koponen (Efe).

El Real Madrid tropezó (84-70) en su estreno en la Euroliga ante el Khimki, un duro rival que brilló en su casa para estirar el lento arranque de temporada en el vigente campeón de Europa. El choque dejó a las claras el buen trabajo de fichajes en los rusos y el estado de pretemporada del conjunto blanco, quien no conoce la victoria desde que sellara en Brasil su año perfecto. La exigencia de un 2015 para enmarcar y un verano de oro para los muchos componentes blancos de la selección española mantienen a los de Laso un peldaño por debajo de equipos más frescos y con una preparación más a conciencia. Así, el cuadro que dirige Rimas Kurtinaitis, ejerció una fuerte presión en toda la pista y disfrutó de un amplio acierto incapaz de imitar por su rival.

Además, el conjunto local fue dueño del rebote -fue clave el ofensivo durante todo el encuentro- y puso en escena una defensa asfixiante para un Madrid en el que, a pesar de acercarse en el inicio de los dos cuartos del segundo tiempo, no se llegó a atisbar el triunfo. James Augustine lideró en la primera mitad las diferencias en el rebote. Marko Todorovic y Shved lideraron el acierto anotador de un Khimki superior, pero con el Madrid vivo a pesar de las diferencias sobre el parqué (43-32) tras 20 minutos de debut continental. La motivación local, la movilidad ofensiva y el rebote siguieron siendo reseñas de un Khimki que no se dejó intimidar.

Los de Laso buscaron la reacción tras el paso por los vestuarios, con buenos minutos de Maciulis. Entonces, un Rice inédito hasta el momento despertó para comenzar a sumar puntos. El que fuera verdugo de los blancos en las filas del Maccabi en la final de la Euroliga 2014, añadió su calidad al gran partido de los rusos con Todorovic despuntando en anotación. De nuevo, en el arranque del último parcial el defensor del título puesto en juego esta semana buscó levantar cabeza. Sergio Rodríguez y Llull apretaron el marcador (62-54), pero el Khimki dio el último golpe en la mesa con dos triples seguidos de Shved para guardar una merecida victoria. Los rusos confirmaron su ambición continental y el Madrid encajó su cuarta derrota seguida tras Unicaja en la Supercopa, el amistoso con Boston Celtics y Valencia Basket.

Real Madrid Khimki
El redactor recomienda