dirige al fenerbahçe, rival del madrid en la final four

El método de Zeljko Obradovic

De todas las estrellas que amenazan al Real Madrid en la semifinal de la Final Four de la Euuroliga, la más peligrosa esté en el banquillo. Varios de sus exjugadores nos ayudan a trazar su perfil

Foto: Obradovic ha conseguido que un equipo turco vuelva a la Final Four 15 años después (Efe)
Obradovic ha conseguido que un equipo turco vuelva a la Final Four 15 años después (Efe)

"Piensa siempre 24 horas en baloncesto, con él no se habla de otros temas". La frase, de Jordi Villacampa, sirve para entender cómo funciona la mente de Zeljko Obradovic, uno de los mejores entrenadores de la historia del baloncesto europeo. El serbio acumula un palmarés (tanto en clubes como en selecciones) que a muchos les costaría incluso imaginar. Por encima de todo destacan sus ocho Copas de Europa, más que ningún otro técnico, que el próximo fin de semana pueden ser nueve si gana la Final Four de la Euroliga con el Fenerbahçe.

Para ello tiene que vencer antes al Real Madrid, club con el que ganó el título europeo en 1995. Aquella fue la última Copa de Europa del equipo madridista, que se ha estrellado en tres de las últimas cuatro Final Four, y la tercera de Zeljko, cuya figura sobrevuela ya el duelo del próximo viernes. Enfrente tendrá a Pablo Laso, que jugó a sus órdenes entre 1995 y 1997, que intentará ponerle una trampa a uno de sus maestros antes de que se la pongan a él.

Si te lo explica Obradovic, lo haces

Juanan Morales (izq.) y Jordi Villacampa (centro) celebran la Copa de Europa de 1994 (Foto: FIBA)
Juanan Morales (izq.) y Jordi Villacampa (centro) celebran la Copa de Europa de 1994 (Foto: FIBA)

Obradovic lleva 25 años brillando al máximo nivel europeo. Se retiró como jugador en 1991, con 31 años, y cogió las riendas del Partizán de Belgrado. Y ganó la liga y la copa yugoslavas y la Copa de Europa en su primera temporada con un equipo en el que formaban Djordjevic, Danilovic, Savic o Rebraca y que tuvo que jugar en Fuenlabrada por la guerra. Desde entonces no ha parado de ganar con el Joventut, el Madrid, la Benetton o el Panathinaikos

"Lo primero que hay que saber para entender cómo es como entrenador es que es carismático. En los momentos difíciles de una temporada tiene la habilidad de explicarte una cosa y tú créertela y hacerla con convencimiento. Cuando un tío que ha ganado tanto te explica una cosa… Cuanto más ha ganado, más tiendes a pensar que tiene razón. Pero ya lo tenía cuando no tenía el currículum que tiene ahora", cuenta en conversación telefónica Juanan Morales, miembro Joventut campeón de Europa en 1994 a sus órdenes. "Lo que él te transmite no lo dudas, te lo crees", afirma Villacampa, presidente de la Penya. Los dos conocieron al primer Obradovic, pero viendo su trayectoria, no parece que haya cambiado mucho.

"Esto es ajedrez, esto es ajedrez"

"Una de las razones del éxito de Zeljko es que ha sido capaz de evolucionar", opina Morales, en la actualidad responsable del área deportiva de la Penya, que recuerda que la llegada de Obradovic a Badalona no fue sencilla, acostumbrado a entrenar a jugadores más jóvenes y con un estilo de juego diferente. "Decía: 'esto es ajedrez, esto es ajedrez'. Se jugaba con normas muy fijas. Después jugué para él en Madrid dos años y ya no era tan rígido. Él tiene una manera de jugar al baloncesto a la que no renuncia, pero ha sido capaz de evolucionar e irse adaptando al tipo de jugadores que tenía. Ese es el secreto para que haya estado tanto tiempo, en tantos equipos diferentes y ganando con todos".

"Da mucha importancia al jugador, lo respeta mucho. Hasta que le fallas. Entonces es mejor que no le falles. Es muy exigente", comenta Villacampa, que todavía mantiene una buena relación con el que fue técnico del club que ahora preside. Aquel equipo, como todos los que ha tenido Obradovic, era muy bueno. "No es por restarle protagonismo, pero ha estado en el momento adecuado en el sitio adecuado", dice Villacampa, mientras que Morales hace una puntualización: "A buenos jugadores, un entrenador no tan bueno les puede hacer fracasar. Sin embargo, a buenos jugadores un buen entrenador les puede dar ese plus que se necesita para para los títulos".

"¿Qué es el talento si uno no trabaja?"

Hace poco más de un año se hizo viral un vídeo con Obradovic como protagonista. En él se podía ver al entrenador serbio en uno de sus habituales aspavientos en la banda. El objetivo era Nemanja Bjelica, uno de los mejores jugadores de la plantilla. A Obradovic no le gustaba nada lo que estaba viendo, así que pidió el cambio, cogió a su jugador del brazo y lo acompañó al túnel del vestuarios. De nada sirvió que Bjelica se quejara, pues no volvió al partido. Un año después, al exjugador del Laboral Kutxa muy pocos se atreven a calificarlo de indolente y frío y es candidato a llevarse el MVP de la Euroliga este jueves.

Obradovic Bjelica'y1 sahadan kovuyor !

"No regala nada, exige igual al último jugador y al primero. Tiene muy claro que se enfrenta (en el buen sentido de la palabra) al líder del equipo. Y el jugador número 12 piensa: 'si es capaz de hacerle eso al que tiene más peso, a mí me toca apretar'", explica Villacampa.

Obradovic considera que talento y trabajo son dos caras de la misma moneda y que en ningún caso van separados. En una entrevista concedida a Juanan Hinojo, autor del libro Sueños Robados. El Baloncesto Yugoslavo, lo deja muy claro cuando le preguntan si los jugadores yugoslavos tenían un talento innato:

"Siempre cuando se pierde alguien busca una excusa (...) ¿Te acuerdas antes qué te he dicho sobre el talento? ¿Qué es el talento si uno no trabaja? Te puedo decir una cosa. Año 88, antes de los Juegos Olímpicos, nosotros tenemos muchas pruebas: carreras, triple salto... Tienes todos los tiempos escritos. Entonces, en el año 90 ves a un Toni Kukoc que está... no que ha mejorado, que ha hecho así (imita el ruido de un cohete). Esto es talento".

Pocos entrenadores en el mundo gesticulan tanto como Obradovic (Efe)
Pocos entrenadores en el mundo gesticulan tanto como Obradovic (Efe)

"Se trabaja sí o sí. Es innegociable", afirma Villacampa, que recuerda la exigencia física del año en que coincidieron Badalona. Pero Obradovic tiene dos caras que se complementan a la perfección. "El trato cuando no estás entrenando es cordial, se acerca a los jugadores. Pero cuando estás en la pista, allí ya no hay trato".

Un gran estratega

"Obradovic no prepara los partidos con grandes sorpresas", dice José Miguel Antúnez, que ganó con él la Copa de Europa de 1995. Pablo Laso sabe más o menos lo que se va a encontrar el viernes: lo ha tenido como entrenador y habrá estudiado a fondo los partidos del Fenerbahçe esta temporada. Obradovic no da sorpresas de entrada, pero luego se convierte en un mago del ajuste. "Es una gran estratega, para mí de los mejores, con mucha habilidad dentro del partido para cambiar, no está enconsertado para nada", explica Villacampa. "Tiene en la cabeza lo que puede y no puede hacer".

De la mano del serbio, un equipo turco ha vuelto a la Final Four quince años después. Su Fenerbahçe, opina Juanan Morales, tiene menos estrellas que el año pasado, su primero en Estambul, pero está construido con más sentido. Bjelica, Erden, Goudelock, Preldzic... El Real Madrid tendrá que preocuparse de muchos jugadores, pero no podrá olvidarse del entrenador rival. "Un grande", según Villacampa.

Euroliga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios