venció por 85-80, pero tiene muy complicado acabar primero de grupo

El Barcelona sale reforzado tras ganar al Madrid en la noche de Hezonja

El alero croata brilló con 15 puntos (cinco triples) tras varios partidos sin protagonismo. El Barcelona no recupera el 'basket average', pero manda un mensaje al Madrid antes del tramo decisivo del curso

Foto: El Barcelona sale reforzado tras ganar al Madrid en la noche de Hezonja

El Barça quería ganar y ganó. También quería recuperar el basket average para poder optar a ser primero de grupo en el Top 16, pero sabía ese deseo tenía más de utopía que de posibilidad real. Ganar por 25 puntos a este Real Madrid es casi una misión imposible, así que los azulgrana se centraron en un objetivo más modesto, pero mucho más asequible: vencer para afrontar muy reforzado el tramo decisivo de la temporada, donde es probable que vuelvan a encontrarse otra vez contra el Madrid (ya han jugado cinco veces este curso), ya sea en la Euroliga o en la Liga Endesa. Y lo consiguió. Venció por 85-80 y además recuperó para la causa al joven Mario Hezonja, desaparecido desde su buena Copa del Rey.

Si quedaba alguna esperanza de recuperar el basket average, el Real Madrid se encargó de disiparlas con un primer cuarto sublime. A partir de ahí, el partido entró en otra dimensión: ya no estaba en juego la primera plaza de grupo, sino el honor de vencer al eterno rival y dejar una muesca en su memoria para futuras batallas. Liderado por Rudy Fernández, que se está convirtiendo para el Barcelona en lo que Navarro ha sido para el Madrid en la última década, el equipo blanco jugó sus mejores minutos al comienzo: 10 canastas, 9 asistencias y ninguna pérdida durante el primer cuarto.

Hezonja cambió el partido con su entrada (Efe)
Hezonja cambió el partido con su entrada (Efe)

Cinco de esos pases a canasta fueron de Sergio Llull, brillante en esa faceta y no tanto en la anotación, al contrario que Sergio Rodríguez (17 puntos). Los dos bases se cambiaron los papeles y Rudy Fernández interpretó el de casi siempre, aunque le faltó continuidad. Sólo sumó 7 puntos a los 13 que anotó en el primer cuarto, cuando parecía que podía repatir la espléndida actuación del partido de ida. Al Madrid se le puso casi todo de cara: 17-25 y Tomic en el banquillo por sus problemas de faltas.

Pero el Barcelona reaccionó. Y en eso hay que reconocer el mérito de Xavi Pascual, que utilizó sus piezas con maestría. Pleiss y Lampe hicieron que no se notara la ausencia del pívot croata, al menos en ataque, porque en defensa les costó parar a un buen Gustavo Ayón. La buena lectura de partido que hizo Pascual, superado en ese apartado por Pablo Laso en el partido jugado en Madrid, fue clave. ¿Que Llull se aprovecha de la defensa de Navarro para anotar seis puntos seguidos? Meto a Oleson y tapono esa vía. ¿Que Hezonja está que se sale? Cambio el plan sobre la marcha y lo meto de titular en el segunda parte. Y para rematar, juego los instantes finales con cuatro exteriores y confundo al rival. Con ese tipo de ajustes, el Barcelona dio la vuelta a un partido que al final del primer cuarto tenía muy mala pinta.

El caso de Hezonja merece especial atención. Tras jugar muy bien en la Copa del Rey, durante el último mes sus minutos habían descendido. Xavi Pascual lo había relegado al banquillo, nada raro si tenemos en cuenta que sólo tiene 20 años y en su puesto están Navarro, Oleson y Abrines. Pero el croata es un jugador especial. En todos los sentidos. Sus quejas por su poco protagonismo surtieron efecto y Pascual le hizo saltar a la cancha en el segundo cuarto. Y se desató. Entró con seis abajo (28-34) y revolucionó el partido. Se tiró al suelo para luchar con Sergio Rodríguez por un balón imposible, metió (aún más) al Palau en el partido y lo incendió con cinco triples. "Me gusta el baloncesto, me da igual contra quién juguemos, siempre quiero luchar por la victoria", dijo tras el partido a las cámaras de Canal Plus.

 

Vídeo: resumen del Barça-Madrid.

 

Mediado el tercer cuarto, la diferencia ya era favorable al Barça (62-53). El Madrid se recuperó de la mano de Sergio Rodríguez, que mantuvo el partido igualado hasta los minutos finales. Por parte local era Brad Oleson el que más facilidad encontraba para anotar. El de Alaska metió tres triples en el último cuarto (él y Hezonja anotaron 9 de los 11 del Barça). Fue, junto con un sacrificado Tomic, lo mejor del Barça en el tramo final. A menos de dos minutos para el final, Maciulis puso el empate a 78 en el marcador. Luego llegó un parcial de 7-0 coronado con un excepcional triple de Oleson a 35 segundos que selló el triunfo.

No hubo resultado histórico ni recuperación del basket average. Salvo debacle en la última jornada, el Madrid acabará primero de grupo y tendrá un rival más asequible en cuartos de final, pero este victoria refuerza al Barcelona, que se ve capaz de ganar a cualquier equipo de Europa.

Ficha técnica:

85 - FC Barcelona (17+24+23+21): Satoransky (5), Navarro (6), Thomas (7), Nachbar (6), Tomic (8) -cinco inicial-, Hezonja (15), Huertas (-), Abrines (5), Pleiss (9), Oleson (12) y Lampe (12).

80 - Real Madrid (25+16+21+18): Carroll (4), Llull (8), Rudy (20), Reyes (8), Ayón (10) -cinco inicial-, Rivers (-), Nocioni (8), Maciulis (1), Sergio Rodríguez (17), Bourusis (-) y Slaughter (4).

Árbitros: Ryzhyk (Ucrania), Lottermoser (Alemania) y Latisevs (Lituania). Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimotercera jornada del Top 16 de la Euroliga disputada en el Palau Blaugrana ante 7.149 espectadores. 

Euroliga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios