rozó el triple doble en las semifinales

Luka Doncic muestra ante España que el futuro ahora le pertenece

El jugador del Real Madrid realizó un gran partido también contra España y lideró a Eslovenia en su camino a semifinales. "El cielo es el límite", dijo el seleccionador esloveno

Foto: Luka Doncic rozó el triple doble en el España-Eslovenia de semifinales del EuroBasket. (EFE)
Luka Doncic rozó el triple doble en el España-Eslovenia de semifinales del EuroBasket. (EFE)

Si no hubiera sido el entrenador rival, Sergio Scariolo se habría frotado una vez más los ojos ante lo que estaba viendo. Luka Doncic, 18 años, debutante con Eslovenia, rozando el triple doble en la victoria por 72-92 de su selección ante España en las semifinales del EuroBasket. "Es el partido de nuestra vida, muy especial para mí. Todavía no me lo creo, ganar a España de tantos puntos es algo histórico y muy difícil de conseguir. Estoy orgulloso", declaró el jugador tras el partido.

Contra España, Doncic volvió a mostrar una de sus mejores virtudes: no necesita anotar para controlar un partido. Solo metió tres de sus 10 lanzamientos, pero nadie que viera el encuentro se atrevería a negar que mientras estuvo en pista, más de 35 minutos, no fue el dueño del juego, con permiso ed Goran Dragic. Terminó con 11 puntos, 12 rebotes, ocho asistencias y ninguna pérdida, dato este último de un enorme valor (solo en un partido del torneo ha perdido más de dos balones).

Hay escasos precedentes de lo que está haciendo Doncic. Ni Pau Gasol, ni Dirk Nowitzki, ni Tony Parker, ni Drazen Petrovic ni Toni Kukoc habían alcanzado su nivel a la misma edad. El único que se le acerca es Arvydas Sabonis, que fue campeón del mundo con la URSS en el Mundial de Colombia de 1982 con solo 17 años y medallista de bronce europeo al año siguiente.

De Gasol a Doncic

La derrota de España ante Eslovenia en las semifinales no es solo uno de los golpes más duros que ha sufrido la selección en muchos años. En cierto modo, también es un cambio de guardia en el Viejo Continente, no tanto a nivel de equipos como de jugadores. De Pau Gasol a Luka Doncic. De uno de los mejores europeos de la historia a otro que tiene todo para llegar serlo. El EuroBasket 2017 ha sido el último de Gasol (salvo que siga jugado más allá de los JJOO de Tokio 2020) y el primero de Doncic, que, como ha hecho en cada etapa de su crecimiento como jugador, ha brillado como si llevara toda la vida jugando este tipo de partidos.

En Doncic, la fase de aprendizaje se reduce al mínimo, apenas necesita tiempo para adaptarse a las circunstancias, ya sean hacerse hueco en el primer equipo del Real Madrid o brillar en su primer campeonato de selecciones, donde ni su edad ni su falta de experiencia le han impedido ser uno de los mejores. "Es un gran jugador. Lo conozco desde hace mucho tiempo y lo felicito por su gran juego", dijo Sergio Rodríguez, que lo sufrió de cerca.

"El cielo es el límite"

Su actuación en el EuroBasket reduce un poco más las posibilidades del Real Madrid de retenerlo el próximo verano. Las franquicias de la NBA ya salivan con el esloveno, que podrá presentarse por primera vez al 'draft'. Las previsiones lo colocan entre los cinco primeros, algunas incluso en el número uno. "Es genial que la gente lo diga. Tengo que trabajar duro y demostrar que puedo ser número uno", declaró esta semana.

Preguntado en rueda de prensa por el futuro que le ve en la NBA, Igor Kokoskov, seleccionador esloveno y asistente en los Utah Jazz de la liga norteamericana, respondió que "depende de él". "Tiene ética de trabajo, tiene talento. Su potencial está ahí, todo el mundo puede verlo. Es un 'playmaker'. La parte más difícil de enseñar en el baloncesto es cómo pasar el balón, porque el jugador tiene que entender el juego. Y él lo entiende. Es un competidor, le gusta jugar, es un chaval, le encanta competir. Puede lanzar, no tiene miedo... Depende de él. Tendrá que tomar una decisión sobre dónde quiere estar", dijo. "Va a seguir aprendiendo a cuidar su cuerpo, a mejorar, a potenciar sus ventajas. Tiene cabeza y sabe dónde puede llegar, el cielo es el límite", añadió Kokoskov.

Ese camino al cielo ha tenido en este EuroBasket un gran impulso. A la espera de lo que haga en la final del domingo, su rendimiento durante todo el campeonato, pero especialmente sus actuaciones contra Letonia en cuartos de final y contra España en semifinales, refuerza la idea de que es un jugador único, un talento excepcional al que no se le adivina techo. Suyo es el futuro del baloncesto europeo.

Eurobasket

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios