muchas ausencias en el torneo continental

Las decisiones de la FIBA devalúan el EuroBasket, y las bajas son la prueba

Las numerosas bajas en el torneo vuelven a poner el foco sobre la presión que ejerce la NBA en los jugadores para que no compitan en verano con la sus selecciones

Foto: Pau y Marc Gasol coinciden este verano en la selección española por primera vez desde 2014. (EFE)
Pau y Marc Gasol coinciden este verano en la selección española por primera vez desde 2014. (EFE)

El pasado fin de semana, el EuroBasket se quedó sin dos de sus mayores estrellas. En solo dos días, Giannis Antetokounmpo y Milos Teodosic, los líderes de Grecia y Serbia, dos selecciones con aspiraciones de medalla, renunciaron al campeonato por lesión. Sus ausencias no son una excepción, todo lo contrario: no hay selección que no cuente con bajas importantes, la mayoría de jugadores de la NBA o de equipos punteros en Europa. Algunas son forzosas, como la de Sergio Llull, pero otras revelan la presión que ejercen los equipos para que sus jugadores descansen en verano.

La FIBA tiene un problema, y no uno pequeño. El cambio de calendario, con la introducción de los partidos de clasificación durante la temporada (las ventanas) y la reestructuración de las fechas de los grandes campeonatos, se le ha vuelto en contra. En realidad nació tocado, al renunciar a contar con los jugadores NBA en las ventanas. Tampoco estarán los de la Euroliga (aunque esa historia aún tiene algún capítulo pendiente), que no parará cuando jueguen las selecciones. El argumento de que las aficiones podrán disfrutar de partidos oficiales de su selección como local pierde valor viendo el nivel que tendrán los equipos.

El EuroBasket es menos importante

La nueva realidad del baloncesto FIBA tiene otra consecuencia: la devaluación de los campeonatos continentales. Antes, los seis mejores de cada EuroBasket previo al Mundial conseguían una plaza para ese campeonato. También funcionaba como clasificación para los Juegos: los dos primeros lograban el billete olímpico (así se clasificó España para Río 2016).

El EuroBasket es ahora una competición más grande (de 16 a 24 equipos) con menos cosas en juego. Se disputa cada cuatro años y tiene una clasificación propia que comienza después de cada Copa del Mundo, que repartirá las plazas para los Juegos Olímpicos. El resultado es que los aficionados europeos van a ver mucho menos a las estrellas de la NBA que antes jugando con sus equipos nacionales. Para jugadores de selecciones de nivel medio-bajo, jugarlo ya no tiene ninguna atracción más allá representar a su país, un motivo muy romántico que, siendo sinceros, muchas veces acaba siendo secundario.

Giannis Antetokounmpo, mejor jugador griego, no estará en el EuroBasket. (Reuters)
Giannis Antetokounmpo, mejor jugador griego, no estará en el EuroBasket. (Reuters)

La pérdida de interés de los campeonatos beneficia a la NBA, siempre reacia a ceder a sus jugadores. Un agente de un jugador español de la NBA explica a El Confidencial que la permisividad de la mejor liga del mundo es inversamente proporcional a su interés en el campeonato. Las trabas de las franquicias no son muy importantes para que un jugador participe en los Juegos Olímpicos, el único torneo que la NBA se toma en serio fuera de sus fronteras, pero aumentan si es una Copa del Mundo y son bastante mayores si es un EuroBasket (o cualquier campeonato continental: Americup, AfroBasket...). El equipo elegido por Estados Unidos para representarle en el Americup que comienza en unos días es un ejemplo de esa forma de actuar: está plagado de jugadores de la liga de desarrollo y de jugadores de segundo nivel en Europa.

Ninguna franquicia NBA quiere sus jugadores compitan en verano con la selección. Así de claro. Prefiere que descansen y que hagan trabajo individual para llegar en buenas condiciones a la siguiente temporada. Pero no pueden impedírselo si ese es su deseo, aunque tampoco les hace falta. Hay tanto dinero en juego que muchas veces los propios jugadores no arriesgan. Un ejemplo: en 2015, Marc Gasol renunció al EuroBasket tras firmar un contrato de cinco años y 110 millones dólares. El pívot explicó que la franquicia le había recomendado que descansase.

La permisividad de la NBA para ceder a sus jugadores es inversamente proporcional a su interés en el campeonato

Se entra en un zonza gris que ejemplifica muy bien el caso de Giannis Antetokounmpo. Su equipo, Milwaukee Bucks, dice que el jugador, que solo había jugado un partido amistoso con Grecia este verano, está lesionado y no puede jugar el EuroBasket. La federación griega, en cambio, asegura que no es así y que todo estaba decidido de antemano. "Ha sido obligado hoy (por el sábado) a anunciar que no puede formar parte del equipo nacional", aseguró la federación. Antetokounmpo, gran estrella de la selección tras la retirada de Vasilis Spanoulis, firmó hace un año un nuevo contrato de 100 millones de comienza esta temporada.

Conforme aumentaba el número de jugadores internacionales en la NBA, las selecciones fueron pasando a un segundo plano. Durante las dos últimas décadas han sido habituales las ausencias por descanso o para recuperarse de lesiones (aquí no entran los lesionados de gravedad). España no ha sido ajena a esto, pero es cierto que lo ha sufrido menos que otras selecciones. Que Nikola Mirotic aún no tenga contrato es lo único que impidió que este verano contara con los ocho NBA disponibles.

Milos Teodosic, que debutará la próxima temporada en la NBA, tampoco estará en el EuroBasket. (EFE)
Milos Teodosic, que debutará la próxima temporada en la NBA, tampoco estará en el EuroBasket. (EFE)

La vieja guardia se va, la nueva no llega

Las ausencias, que hasta hace poco eran cosa de los NBA, se han extendido también a Europa. El calendario está tan cargado que los jugadores que compiten en la Euroliga también piden descansar. Es el caso de Felipe Reyes y Rudy Fernández, sin ir más lejos. Pero hay más, como el jugador del Fenerbahçe Jan Vesely o Paulius Jankunas, del Zalgiris Kaunas. Ya no hace falta estar en la NBA para pasar de la selección en verano.

La lista de ausencias es larga y está llena de jugadores importantes: Rudy Gobert, Nicolas Batum, Danilo Gallinari, Mario Hezonja, Nemanja Bjelica... De las grandes estrellad del baloncesto europeo en las dos últimas décadas solo quedan unos pocos, y las nuevas entran con cuentagotas. Cada vez se van más pronto a la NBA, con lo que ello conlleva. Este va a ser el EuroBasket de Kristaps Porzingis, Luka Doncic o Dario Saric, pero también tenía que haber sido el de Nikola Jokic, Ante Zizic o Domantas Sabonis, todos jugadores NBA que han renunciado.

España tiene suerte de que Pau Gasol, que lleva 17 años en la selección, ha ganado 10 medallas y acaba de firmar un contrato de 48 millones con los San Antonio Spurs para jugar hasta los 40 años, aún siga quieriendo estar cada verano. En cualquier otra selección ya se habría retirado y nadie podría recriminarle nada.

Eurobasket

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios