candidato a estar en el eurobasket

De Huesca a Barcelona: el camino de Pierre Oriola, el chico del millón de euros

El nuevo jugador del FC Barcelona Lassa pelea por un puesto en la selección española para el EuroBasket. En poco tiempo su vida ha cambiado por completo

Foto: Pierre Oriola es uno de los 16 jugadores convocados por Sergio Scariolo para la selección española. (EFE)
Pierre Oriola es uno de los 16 jugadores convocados por Sergio Scariolo para la selección española. (EFE)

Entre Huesca y Barcelona hay 270 kilómetros por carretera, distancia que Pierre Oriola (Tàrrega, 1992) ha tardado tres años en recorrer. Es el tiempo que ha transcurrido entre su salida del Peñas Huesca, de la LEB Oro,y su fichaje por el FC Barcelona, que pagó un millón de euros al Valencia Basket. En pocos meses, Oriola se ha convertido en el jugador de moda de la Liga Endesa, algo que le está costando asimilar.

No es habitual que un deportista profesional reconozca cierta incomodidad en medio de una ola noticias positivas, como sí hace Oriola. "En los últimos tres años ha habido muchos cambios en mi vida, todos buenos, creo, y la línea está siendo ascendente. Y espero que siga así, lo que pasa es que todo está pasando muy deprisa", dice el ala-pívot.

"Hace solo tres años que estaba jugando en Huesca. De ahí pasé a Sevilla para intentar hacerme un hueco en la ACB y ahora acabo de proclamarme campeón de liga. A los dos o tres semanas llegó el interés del Barça y en un mes, el fichaje; luego la concentración de Benahavís y ahora esta", enumera mientras atiende a El Confidencial después del entrenamiento de la selección masculina de baloncesto en Madrid.

Pierre Oriola empezó a destacar en la ACB en las filas del Baloncesto Sevilla. (EFE)
Pierre Oriola empezó a destacar en la ACB en las filas del Baloncesto Sevilla. (EFE)

"No hubiese imaginado llegar al Barça"

Hace poco más dos años, dos pívots jóvenes destacaban en la ACB con el Baloncesto Sevilla (actual Betis). Kristaps Porzingis y Willy Hernangómez fueron elegidos en el mejor quinteto joven de la liga y luego seleccionados en el 'draft' de la NBA. El letón dio el salto ese mismo año, mientras que el español lo hizo el curso siguiente, también en los New York Knicks. A la sombra de ambos crecía Oriola, que entonces confiaba mucho más en las posibilidades de sus compañeros en llegar a la NBA que en las suyas de jugar en el Barça. "No hubiese pesando que en tres años estaría en el Barça y la selección", admite.

Pero lo está. Y tras una trayectoria que permite extraer bastantes claves sobre la formación de un jugador. Camino de los 21 años, el Manresa, el equipo con el que había debutado en ACB, prescindió de él. Y entonces dio el paso clave en su carrera: irse a la LEB Oro, la segunda división del baloncesto español. "Creo que esa temporada me ayudó muchísimo a crecer como jugador", dice Oriola, que señala a Quim Costa y Nacho Gella, primer entrenador y asistente, como culpables de que haya llegado a la selección.

También a Scott Roth, que le entrenó la siguiente temporada en Sevilla, la de su cuelta vuelta a la Liga Endesa. Roth, técnico estadounidense sin experiencia en Europa más recordado por dirigir sin licencia, tenía una gran ventaja, explica Oriola: no conocía casi nada del equipo, estaba libre de prejuicios. "Eso me ayudó a ganarme el puesto, y él me dio mucha confianza", recuerda el ala-pívot.

"No tenemos la suficiente paciencia"

De ahí pasó al Valencia, donde realizó el mejor año de su carrera. "Tres finales, una liga, siendo importante en el tramo final de todas las competiciones y teniendo un entrenador que me dio la oportunidad en su momento. En un tramo de la temporada con jugadores lesionados en mi posición, no se fichó a nadie y se confió en mí. Eso dice mucho del entrenador y del club. A Pedro (Martínez) y a Jaume (Ponsarnau) les debo estar aquí y les agradezco muchísimo todo lo que me han enseñado este año", señala.

Oriola sabe, porque él es un ejemplo muy claro, que hay muchos caminos a la elite, y que el más corto suele ser el más difícil. En su discurso no falta la autocrítica. "Entre todos hemos hecho un poquito de daño al baloncesto", dice. "La gente quiere correr demasiado, pero cada jugador tiene su proceso. Yo tuve el mío, otros son unos superdotados, como Ricky (Rubio), que a los 14 ya había debutado. Pero Ricky solo hay uno. Yo tuve que bajar a la LEB, dar un paso atrás para dar dos adelante".

"En formación somos de los mejores, pero no tenemos la suficiente paciencia para ver el camino que tiene cada uno", continúa. "Cuando vemos que el jugador en LEB tiene 22/23 años, pensamos que ya no puede llegar más arriba. Hay algunos jugadores capacitados para dar el salto de júnior al primer equipo y hacerlo muy bien y otros que necesitan un tiempo de adaptación".

La gente quiere correr demasiado, pero cada jugador tiene su proceso. Yo tuve que bajar a la LEB, un paso atrás para dar dos adelante

El niño al que aburría el baloncesto

A Oriola, la afición por el baloncesto le llegó más tarde que a otros niños. "Mis hermanas jugaban, mi hermana mayor llegó a Liga Femenina 2, y mi padre, durante muchos años, fue vicepresidente del club de Tàrrega y luego pasó a ser presidente. Yo ni lo veía por la 'tele' ni iba a a ver los partidos de mis hermanas. Sinceramente me aburría el baloncesto. Yo jugaba al fútbol. Pero a los 12 años cambié de idea, quise probar el baloncesto. Y hasta hoy", comenta.

Cuando comenzó a interesarse por el baloncesto, Pau Gasol ya estaba en la NBA y Juan Carlos Navarro tenía una Euroliga en su palmarés. Ahora comparte vestuario con ellos en la selección. "El primer día que los saludé estaba un poquito nervioso. Estamos acostumbrados en este mundo a ver ir y venir compañeros distintos, pero con ellos, por quiénes son y a quiénes representan en este país, es más especial", dice.

Pierre Oriola posa con el título de la Liga Endesa que el Valencia le ganó al Real Madrid. (ACB Photo)
Pierre Oriola posa con el título de la Liga Endesa que el Valencia le ganó al Real Madrid. (ACB Photo)

Candidato a suplir a Mirotic

"Lo que más me ha llamado la atención es la calidad humana de todos. Aunque haya algunos en NBA y otros en ACB, aquí no hay diferencia. Somos todos una familia y nos tratamos con respeto y máxima admiración también. Por mi parte es muy grande hacia los jugadores NBA", dice Oriola, que tiene muchas opciones de acompañarlos también en el EuroBasket. La baja de Nikola Mirotic abre un hueco en el juego interior, y de entre los pívots que luchan por un puesto (él, Ilimane Diop y Sebas Sáiz) sus características son las que más necesita el equipo.

"Evidentemente lo piensas", responde cuando le pregunto si cuando conoció la baja del hispano-montenegrino pensó que tenía más opciones de ir al EuroBasket. "Es un puesto interior más, pero aquí tenemos que trabajar como el que más, sobre todo los nuevos, así que he venido con toda la humildad y las ganas del mundo. Sabiendo que hay una vacante, pero que ni mucho menos está hecho. Si puedo ir, sería un gran premio para mí".

Oriola promete garra y entrega, atributos con los que se ha hecho un hueco en la elite. "Hay jugadores con un talento innato superior al mío, pero yo lo suplo con energía y fuerza", apunta el jugador catalán. Veremos qué decide Sergio Scariolo —de momento él y los otros 15 convocados viajarán este lunes a Tenerife para los primeros partidos de la gira—, pero vaya o no al EuroBasket, el año de Oriola ya ha alcanzado cotas que ni él imaginaba hace poco: un título, un fichaje millonario y una convocatoria son la selección. "Intento llevar estas cosas de la mejor manera posible, aunque cueste, porque la gente habla de ti, los periódicos sacan noticias... Es difícil llevarlo, pero intento abstraerme", dice.

Eurobasket

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios