No sólo de Spanoulis vive Grecia
  1. Deportes
  2. Baloncesto
el rival de españa en cuartos (18:30 H, cuatro)

No sólo de Spanoulis vive Grecia

"¿Si es el equipo con más talento de la historia de Grecia? Sí, en teoría, sí", dijo el técnico griego, Fotis Katsikaris, tras conseguir el pase a cuartos de final. Grecia no ha perdido ningún partido

Foto: Antetokounmpo juega en los Milwaukee Bucks de la NBA. (EFE)
Antetokounmpo juega en los Milwaukee Bucks de la NBA. (EFE)

"Tenemos que hacerle la vida imposible", dice Nikola Mirotic. "Es un 'killer' al que hay que parar como sea", reclama Fernando San Emeterio. Hablan de Vassilis Spanoulis, la estrella de la selección griega. Pero Grecia tiene mucho más. Fotis Katsikaris dirige al que muchos consideran el único equipo capaz de evitar una final entre Francia y Serbia. Hace un año, su comienzo en la Copa del Mundo también fue excelente, pero Serbia la eliminó en octavos. De entonces a ahora, un mínimo cambio, aunque muy importante: la vuelta Spanoulis.

"¿Si es el equipo con más talento de la historia de Grecia? Sí, en teoría, sí. Los griegos están locos con el equipo. De hecho, hay jugadores de gran calidad a los que hemos tenido que descartar". No son palabras de un aficionado optimista, sino de Katsikaris tras la victoria en los octavos de final contra Bélgica. Puede ser una afirmación atrevida si echamos la vista atrás y recordamos a la Grecia de Gallis campeona en 1987 y 1989 o la de Papaloukas, que en el trienio 2005-2007 ganó un oro europeo, una plata mundial y llegó otra vez a semifinales del EuroBasket. Pero esta Grecia tiene motivos de sobra para creer que puede hacer algo grande en Lille, donde aspira a meterse en la final y volver a los Juegos Olímpicos, tras perderse los de Londres 2012.

Protagonismo repartido

Grecia llega a los cuartos de final ante España sin haber tenido que forzar la máquina. Acabó invicta el grupo C y en octavos superó a Bélgica con una gran segunda parte.

Katsikaris utiliza una rotación amplia en la que ningún jugador supera los 26 minutos por partido de Spanoulis y diez están por encima de los 10. La anotación también está muy repartida: cuatro jugadores anotan más de 10 puntos, pero ninguno supera los 11 de Koufos.

Spanoulis y Antetokounmpo: presente y futuro

El primero lo ha sido todo en Grecia y no pudo hacerse un hueco en la NBA. El segundo no hizo nada en su país (no le dio tiempo), pero ya es una estrella en Estados Unidos. Vassilis Spanoulis y Giannis Antetokounmpo no pueden ser más diferentes (en sus orígenes, en sus características físicas, en su forma de jugar), pero tienen una cosa en común, más allá de ser griegos: su instinto asesino con el balón en las manos.

Si Spanoulis es prodigio técnico y táctico capaz de desaparecer durante los primeros 35 minutos de un partido y decidirlo en los cinco restantes, Antetokounmpo es un prodigio físico al que no se le atisba techo. Encerrado en un cuerpo de 2,11 de altura y extremidades interminables se esconde un jugador que es capaz de jugar en cualquier posición. Es un alero, pero se mueve tan rápido como un base, tira casi tan bien como un escolta y tiene tanta potencia como un pívot. Hace casi tres años, Willy Villar, director deportivo del CAI Zaragoza, lo fichó cuando jugaba en la segunda división griega, pero siete meses después fue elegido en el draft y se fue directamente a Estados Unidos sin pasar por España. En su segunda temporada en la NBA promedió 12,7 puntos y 6,7 rebotes en los Milwaukee Bucks. Aún no ha cumplido los 21 años.

Una batería de pívots muy completa

España ha tenido muchos problemas para defender cuatros abiertos. No encontró la manera de frenar a Nemanja Bjelica y Danilo Gallinari, por ejemplo. Cuanto más cercano a la canasta jueguen los pívots rivales, más sencillo tendrá Pau Gasol ser decisivo en defensa y más facilidad tendrán en ataque tanto él como Mirotic, como se pudo comprobar ante Polonia.

El problema es que Grecia tiene de todo. Koufos y Bourousis son muy grandes, juegan muy bien el pick and roll (un arma muy peligrosa junto a Spanoulis y el resto de bases griegos) y pueden hacer daño debajo del aro. Y Printezis y Antetokounmpo son cuatros que crean problemas desde el exterior, ya sea lanzando o penetrando. Además, Bourousis tiene capacidad para lanzar desde fuera y para perseguir a Gasol a la línea de 6,75.

"Los cuatro sí que son atléticos. Antetokounmpo es un tipo muy dinámico y muy activo. Nuestros cuatros tienen las características que tienen, no se les cambia de la noche a la mañana, pero yo creo que con la máxima concentración pueden hacer un buen esfuerzo contra rivales efectivamente complicados", explica Scariolo sobre la defensa española.

La base del Olympiacos

Durante la pasada Final Four, celebrada en Madrid, Katsikaris atendió a este periódico antes de la final. Preguntado por la clave del Olympiacos, que jugaba su tercera final en cuatro años, el entrenador de Korydallos respondía lo siguiente: "Este grupo lleva muchos años junto, me refiero a los griegos. Es cierta una cosa: mantener un grupo de jugadores nacionales es clave. Luego puedes cambiar jugadores extranjeros, que la base está ahí. Y además está enseñando no solo el juego, sino la mentalidad a cualquier nuevo que entra en el equipo. Esa es la ventaja que tiene Olympiacos". Esa misma explicación la hacía extensible al Madrid: "Tiene a un grupo que es casi la mitad de la selección, que llevan muchos años juntos. Esa es la clave".

En la actual selección griega hay cuatro jugadores del Olympiacos, si contamos a Kostas Sloukas, fichado este verano por el Fenerbahçe. En ese núcleo se puede incluir también a Kostas Papanikolau, ahora en los Denver Nuggets, pero salido también del equipo de El Pireo, con el que fue campeón de Europa en 2012 y 2013. Ellos son el núcleo duro de un equipo que mezcla veteranía y juventud y cuyos jugadores tienen experiencia en grandes partidos: cuatro jugaron los playoffs de la NBA y seis estuvieron en la Final Four de la Euroliga.

EuroBasket 2015 Grecia Kostas Papanikolau Fotis Katsikaris Vassilis Spanoulis Giannis Antetokounmpo Selección Española de Baloncesto
El redactor recomienda