Una errática selección española se mete en problemas tras caer ante Grecia
  1. Deportes
  2. Baloncesto
MAL PARTIDO DEL EQUIPO DE ORENGA

Una errática selección española se mete en problemas tras caer ante Grecia

No es en absoluto definitivo, pero la derrota ante Grecia ha hecho daño a las aspiraciones y a las opciones de España en este Eurobasket de Eslovenia

Foto:

No es en absoluto definitivo, pero la derrota ante Grecia ha hecho daño a las aspiraciones y a las opciones de España en este Eurobasket. A excepción de Marc Gasol y Rudy Fernández, el equipo español no estuvo a la altura de lo que el partido pedía, ni siquiera el seleccionador, un Juan Antonio Orenga que adoptó decisiones ciertamente discutibles. Ahora bien, el partido no se perdió por la dirección del técnico, sino por las deficiencias en defensa de un equipo que hasta ahora había funcionado bien en esta faceta. La pronta desaparición de la pista de Marc (culpa de las faltas personales) y la incapacidad para saber leer el ataque de los helenos nos condena a ganar los dos partidos que restan, ante Finlandia e Italia, para asegurar el pase a los cuartos de final y tener un cruce lo menos complicado posible.

Como primer examen de la segunda fase, España tenía una de las asignaturas más complicadas de este torneo. No sólo por el rival en sí, una veterana y durísima Grecia, sino por la necesidad del conjunto heleno de conseguir la victoria. Los pupilos de Andrea Trinchieri, tras una primera fase del campeonato ciertamente decepcionante (con derrotas precisamente ante Finlandia e Italia), estaban obligados a lograr el triunfo ante el equipo de Orenga si no quería despedirse de este Eurobasket antes de tiempo, cuando precisamente habían llegado a él como una de las grandes favoritas a arrebatar el trono continental a los nuestros. Sin embargo, los primeros compases de partido fueron de dominio casi absoluto de una España que era muy consciente de la necesidad de dar su 100% para no verse sorprendida por los Spanoulis y compañía. Así, con un Marc Gasol dominador en la pintura, un Rudy inspirado en ataque y una buena defensa de Ricky Rubio sobre la estrella de Olympiacos, la actual campeona de Europa lograba una cómoda ventaja en el primer período (16-26).

Pero no todo eran parabienes en la selección española. Las dos prematuras faltas de Marc ponían en alerta a todos. A todos menos a al seleccionador, que cometió un error de principiante al dejar en pista con esas dos faltas al pívot de Memphis Grizzlies, quien a falta de minuto y medio para llegar a la conclusión del primer cuarto cometía la tercera. Y ahí todos nos echamos las manos en la cabeza. Ya era tarde. El mal estaba hecho y España iba a tener que jugar muchos minutos sin su gran referente en la zona, sin su mayor intimidador para el adversario. La consecuencia se hizo palpable en el segundo período. Fundamentalmente Bourousis y, en menor medida, Kaimakoglu empezaron a hacer estragos en la zona española. Y a eso hay que añadir que despertó la bestia, un Spanoulis que anotó ochos puntos consecutivos (incluidos dos triples) para voltear el marcador. La Selección estaba en un problema serio, los griegos no sólo se habían metido en el partido, sino que se había puesto por delante. El marcador al descanso (41-38) no era alarmante, pero sí lo era el parcial que los helenos endosaron al equipo español sin Marc Gasol en la pista (27-12).

Una España de dos caras

Coincidencia o no, el caso es que la presencia en pista del mediano de los Gasol en el inicio del tercer cuarto le cambió la cara a España. Eso y, todo hay que decirlo, un fabuloso Rudy Fernández. Los de Orenga defendían mejor, dificultaban el juego de su rival y en ataque se mostraban con mayor fluidez. El jugador del Real Madrid, como se suele decir en el argot baloncestístico, estaba ‘on fire’ y capitalizaba el juego ofensivo, mientras que Marc intimidaba a los pívots griegos, incapaces de anotar en prácticamente todo el tercer período. Y un par de derivadas más para entender la reacción de la Selección: la defensa alternativa de Calderón y Ricky sobre Spanoulis (no anotó durante más de diez minutos) y el buen partido de Víctor Claver, que anotó y reboteó como hacía tiempo que no se le veía en el equipo nacional.

Con todas las fichas en su sitio, España demostraba que, al máximo nivel, debe estarpor encima de Grecia en estos momentos. Un parcial de 11-19, con sietepuntos de Rudy y nuevede Marc Gasol, parecía poner a la Ñba rumbo a una nueva victoria. Y como de sabios es rectificar, otra gran noticia para el equipo español. Orenga, quizá con el error del primer cuarto rondándole la cabeza, decidió sentar al jugador de los Grizzlies a falta de unos segundos para terminar el primer período. Había que protegerle de una hipotética cuarta falta personal, algo que no se hizo en el arranque de partido y que costó demasiado caro a la Selección. España respiraba después de un tramo de partido en el que estuvo contra las cuerdas y volvía a mandar en el luminoso del Tivoli Arena (52-57).

Pero quedaba el más difícil todavía. Mantener la ventaja y soportar las embestidas de un equipo griego que iba a utilizar todas sus argucias (algunas al límite del reglamento). Entre ellas, presionar a los árbitros y sacar del partido a los jugadores españoles, algo que consiguieronen buena parte del tramo final del partido. España se descentró, dejó de defender con la intensidad de los minutos anteriores y dejó crecerse a los de Trincheri. Consecuencia: Grecia limaba la diferencia con el paso de los minutos e incluso se ponía por delante de la mano de un tridente mortal formado por Spanoulis, Bramos y Borousis. El equipo español, con unas dificultades enormes para defender en la posición de ‘4’ (Pablo Aguilar no volvió a jugar tras un buen primer cuarto), se iba diluyendo al mismo tiempo que los helenos se sentían ganadores. Se intentó la reacción final, pero todo fue en vano. Grecia, desde el oficio y la buena defensa, se apuntaba una victoria que le mantiene vivo en el campeonato y asesta un duro golpe a uno de sus grandes rivales, una España que necesita reaccionar y volver a ofrecer su mejor nivel si quiere optar al título y a las medallas.

- Ficha técnica:

79 - Grecia (16+25+11+27): Zisis (4), Spanoulis (20), Papanikolaou (5), Kavvadas (3) y Printezis (10) -equipo inicial-, Sloukas (7), Bourousis (10), Perperoglou, Mavrokefalidis (1), Kaimakoglou (11) y Bramos (8).

75 - España (26+12+19+18): Aguilar (3), Rudy (20), Calderón (5), Ricky (6), y Gasol (20) -equipo inicial-, Rodríguez (3), Rey, Claver (9), Llull (2), San Emeterio (4) y Mumbrú (3).

Árbitros: Ilija Belosevic (SRB), Borys Ryzhyk (UKR) y Ademir Zurapovic (BIH). Eliminado por cinco faltas Claver (min.36).

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada del grupo F de la segunda fase del Europeo 2013 disputado en el Stozice Arena de Liubliana ante 2.980 espectadores.

Selección española Rudy Fernández Juan Antonio Orenga Víctor Claver Grecia Marc Gasol Eurobasket 2013
El redactor recomienda