nuevo título madridista

El efecto Mirotic transforma la Supercopa, pero no puede con el Real Madrid

El Real Madrid ganó al Barcelona (89-79) en la Supercopa con más ambiente que se recuerda gracias a la presencia de Nikola Mirotic, que no jugó una buena final

Foto: Sergio Llull entra ante la mirada de Mirotic. (EFE)
Sergio Llull entra ante la mirada de Mirotic. (EFE)

El Real Madrid ganó al FC Barcelona por 89-79 y conquistó la Supercopa, su primer título de la temporada y el 18º desde que Pablo Laso llegó al banquillo madridista en 2011. Facundo Campazzo fue elegido 'MVP' de un fin de semana marcado por Nikola Mirotic, de vuelta en la ACB para jugar en el Barça tras su etapa en la NBA. Su presencia transformó un torneo que no suele generar mucha expectación. Era una Supercopa, pero parecía una Copa del Rey.

Es muy probable que haya sido la mejor Supercopa desde que el torneo renaciera en 2004 (ha habido récord de asistencia). Y también es muy probable que no vuelva a haber una igual a medio plazo. En esta edición ha habido unas circunstancias muy concretas que han provocado una expectación inusual: además del fichaje de Mirotic, que el torneo se disputara en Madrid y el recuerdo de la última final de Copa del Rey, con los errores arbitrales en los segundos finales. Todo eso añadió un morbo que es difícil imaginar en próximas ediciones.

El ambiente de este fin de semana fue muy parecido al de la Copa del Rey celebrada el pasado mes de febrero también en el WiZink Center. La hostilidad con Mirotic, insultado de manera constante durante la semifinal y la final, añadió picante. El fichaje del hispano-montenegrino ha sido una bendición para la ACB, que ha visto cómo su torneo menos importante ha recibido una atención hasta ahora desconocida.

Deck anuló a Mirotic

Todos querían ver a Mirotic. Ver cómo iba a reaccionar al ambiente en su contra y ver cómo empezaba a adaptarse al juego europeo. Solo él puede saber cómo se ha sentido recibiendo tantos insultos (tras la semifinal dijo que no le afectaban), pero de su juego sí se puede decir alguna cosa. Aún está lejos de ser el jugador decisivo que ha fichado el Barcelona. Muy participativo, pero muy fallón. Se va de la Supercopa con un 10/24 en tiros de campo. En la final no pudo con Gabriel Deck, el defensor que le puso Pablo Laso para pararlo y que brilló en su trabajo.

A estas alturas de la temporada, el Real Madrid es un gran equipo y el Barcelona tiene una gran plantilla. Lo segundo puede convertirse en lo primero, pero hace falta algo de tiempo. Svetislav Pesic, entrenador azulgrana, dijo que lo importante eran los jugadores que seguían de la pasada temporada, pero lo que se ve es que son los nuevos los que tiran del carro: de los 79 puntos del Barça, 63 los anotaron jugadores fichados este verano. El mejor fue Brandon Davies, con 23, seguido de Cory Higgins y Malcolm Delaney, con 13 cada uno.

El Barcelona aún tiene tiempo para conjuntarse, pero no demasiado. En la Liga Endesa quizá no necesite estar al 100% para acabar la temporada en las primeras posiciones, pero en la Euroliga puede que no le baste. La competición europea empieza el 3 de octubre y el Barça no puede permitirse un mal comienzo. Su objetivo, con esta plantilla, no es solo meterse en la Final Four, es ganarla. La buena noticia es que sin estar a tope, tirando más de individualidades que de juego colectivo, no estuvo lejos del Madrid. Llegó a perder por 19 y recortó la diferencia a cuatro en el último cuarto. "Falta gasolina, tiempo, entrenamiento, trabajar juntos, acostumbrarnos los unos a los otros. Esto es un deporte de equipo. Estoy seguro de que cada día, tanto individual como colectivamente, vamos a mejorar" señaló", dijo Pesic.

El Madrid es otra cosa. Uno de los mejores equipos de Europa durante la última década, un bloque muy veterano y experimentado que este año ha añadido dos nuevas piezas. Solo dos, pero qué dos. Nico Laprovittola y Jordan Mickey no parecen recién llegados. La diferencia con los fichajes del Barcelona es que ellos no tienen la responsabilidad de liderar al equipo. Para eso están Sergio Llull, Rudy Fernández o Facundo Campazzo, que a cada partido que pasa demuestra que su renovación ha sido barata. En la Supercopa mantuvo el nivel del Mundial y fue elegido mejor jugador. Sus 16 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias decidieron la final de un torneo que será recordado por Mirotic, pero que se llevó el Real Madrid.

Ficha Técnica

89 - Real Madrid (21+27+21+20): Randolph (2), Campazzo (16), Carroll (9), Tavares (5) y Taylor (8) -cinco inicial-, Rudy (10), Laprovittola (9), Reyes (2), Deck (9), Llull (9) y Mickey (10).

79 - Barça (20+13+30+16): Davies (23), Pangos (2), Higgins (13), Claver (3) y Mirotic (14) -cinco inicial-, Hanga (3), Smits (2), Oriola (2), Delaney (13), Kuric y Tomic (4).

Árbitros: Daniel Hierrezuelo, Carlos Peruga y Fernando Calatrava. Adam Hanga (m.36) y Walter Tavares (m.38) fueron eliminados por cinco personales .

Incidencias: Final de la Supercopa Endesa disputada en el Palacio de los Deportes (Wizink Center) de Madrid ante 12.348 espectadores. Antes del inicio se homenajeó a los campeones del mundo presentes en la final: Sergio Llull y Rudy Fernández del Real Madrid y Pierre Oriola, Víctor Claver y Pau Ribas del Barça.

ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios