El club, insatisfecho con las explicaciones

El Real Madrid declara la guerra a una ACB que revisará el 'instant replay'

El Real Madrid no está satisfecho con el reconocimiento de "errores arbitrales graves" por parte de la ACB, que revisará sus protocolos para que no se vuelva a repetir lo sucedido en la Copa

Foto: La ACB admitió que había habido errores arbitrales graves en la final de Copa del Rey. (EFE)
La ACB admitió que había habido errores arbitrales graves en la final de Copa del Rey. (EFE)

Al Real Madrid no le valen las explicaciones dadas este lunes por la ACB, que reconoció "errores arbitrales graves" en los últimos segundos de la final de Copa del Rey entre el equipo madridista y el FC Barcelona. El día después no ha enfriado los ánimos en el Madrid, que califica de lamentables los comunicados de la liga y la asociaicón de árbitros y sigue exigiendo una explicación por lo que, a su juicio, es una "incomprensible decisión" de los árbitros en la penúltima jugada del partido.

La ACB cree que dio un paso importante reconociendo los errores (en plural, no solo en la de Randolph con Tomic), pero es insuficiente para el Madrid, que pide más. Además, hay otro asunto que no cita en su comunicado, pero que seguro que influyó en la dureza de sus palabras contra la competición. Según adelantó la Cadena SER, retiró las licencias a Facundo Campazzo y Felipe Reyes por sus insultos y protestas a los árbitros al final del partido. Es un procedimiento que no tiene por qué acabar en sanción a los jugadores.

La amenaza de dejar la liga

"Ante la falta de respuestas concretas (...) el Real Madrid seguirá estudiando las medidas y actuaciones a adoptar ante la enorme gravedad de los hechos acontecidos", avisó el club. Entre esas medidas y actuaciones está la convocatoria de una consulta para salir de la ACB, amenaza que utiliza el Madrid para presionar a la liga. El Madrid no va a jugar el próximo fin de semana la Liga Endesa, pero solo porque la competición está parada por las ventanas FIBA (España juega el viernes y el lunes). Cuando se reanude el fin de semana del 2 y 3 de marzo, el equipo madridista viajará a Andorra para jugar contra el MoraBanc.

En ningún caso el club dejaría la ACB por las bravas en medio de la temporada. Las consecuencias serían muy graves, empezando por el daño a su imagen y acabando con posibles sanciones disciplinarias. Los clubes no pueden entrar y salir de las ligas cuando les plazca, y el Madrid lo sabe. Pero también sabe que la situación del baloncesto español y europeo en la actualidad, con ligas cada vez más débiles y la batalla Euroliga-FIBA, favorece su envite. Dejar la ACB es algo que el club ya había estudiado, no una idea fruto del calentón que tuvo Florentino Pérez el domingo por la noche en el WiZink Center.

Hay barreras legales. Los estatutos de la Euroliga, de la que es accionista el Real Madrid, exigen la participación en la liga nacional. "A menos que el comité ejecutivo apruebe una excepción si el club no puede participar en el campeonato nacional contra su voluntad", dice el artículo 5.3. Todo lo contrario al caso del Real Madrid.

José Ángel Sánchez, Florentino Pérez y Juan Carlos Sánchez, tras la final de Copa. (ACB Photo)
José Ángel Sánchez, Florentino Pérez y Juan Carlos Sánchez, tras la final de Copa. (ACB Photo)

La ACB necesita mejorar

¿Está el Real Madrid chantajeando a la ACB? No está claro si la liga necesita más al Madrid o el Madrid más a la liga. El Madrid sabe que es muy importante para la liga y juega con eso. Le pide que sea más dura con lo sucedido y que depure responsabilidades. Y la ACB debería ser, por su propia credibilidad, la más interesada en aclararlo.

La plana mayor de la liga se reunió este lunes en la sede que tiene en el WiZink Center y lo que salió de allí fue una valoración del presidente, Antonio Martín, y un comunicado de la asociación de árbitros. Ninguno de los dos explicó qué se pitó en la acción entre Anthony Randolph y Ante Tomic. Tampoco aclaró por qué los árbitros consultaron solo dos tomas, aunque ese aspecto tiene una explicación. Un portavoz de la ACB explicó a este perióíodico que en el 'instant replay' los árbitros tienen a sus disposición 12 cámaras (11 planos y una imagen del reloj) y son ellos los que deciden qué planos consultan. No tienen limitación temporal. Pueden ver uno y tenerlo claro o ver los 11 y dudar. Todas las repeticiones ofrecidas por Movistar, excepto una de ángulo inverso, estaban a disposición de los árbitros.

La ACB no solo necesita minimizar el daño a su credibilidad, también tiene una oportunidad de aprender la lección y mejorar sus protocolos de transparencia. El ejemplo de la NBA es abrumador. Desde marzo de 2015 tiene el Last Two Minutes Reports (abreviado como L2M), un sistema que publica cada día a las 17:00 un informe analizando los dos últimos minutos de los partidos de la noche anterior. Cada informe incluye una lista detallada de todas las posesiones comentadas. Cada decisión es calificada como 'falta correcta', 'falta incorrecta', 'no falta correcta' o 'no falta incorrecta'. La Euroliga no tiene un sistema similar, pero al menos sí ha reconocido erroes en alguna ocasión. Este mismo mes, la competición reconoció dos fallos en el FC Barcelona Lassa-Zalgiris Kaunas que perjudicaron al equipo lituano. En noviembre también había realizado una investigación sobre un error en el reloj del CSKA-Khimki.

En España, está pasando en el fútbol, la transparencia en asuntos arbitrales está en pañales. El de este lunes es el primer reconocimiento público de errores por parte de la ACB y sus árbitros. Un paso que la liga quiere que se valore, pero que también sabe que no es suficiente. Tras lo sucedido en la Copa del Rey, tiene la voluntad de revisar qué falla y qué puede mejorar en el protocolo del 'instant replay' y en la formación arbitral.

ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios