no ha entrenado junto al resto del equipo

El gran misterio del Real Madrid y de la Copa del Rey: ¿y Sergio Llull?

Sergio Llull, lesionado desde principios de mes, es la gran incógnita de la Copa. Aún no ha entrenado con sus compañeros, pero Pablo Laso no lo ha descartado para los cuartos de final

Foto: Sergio Llull se ha perdido los tres últimos partidos del Real Madrid. (EFE)
Sergio Llull se ha perdido los tres últimos partidos del Real Madrid. (EFE)

Sergio Llull es un misterio a la vista de todos. El Real Madrid no lo esconde, pero no da certezas sobre él. ¿Qué lesión tiene exactamente, la sobrecarga en el abductor que sufrió hace más de dos semanas y que le obligó a parar solo por precaución o algo más importante? ¿Va a llegar a tiempo para la Copa del Rey? A dos días del debut del equipo en el torneo, ni Pablo Laso sabe si va a poder contar con su mejor jugador, autor de la canasta ganadora en 2014 y 'MVP' en las ediciones de 2012 y 2017.

"Sergio no se ha entrenado hoy y vamos a ver mañana. El viernes no sé si podrá jugar", dijo Laso tras el entrenamiento de este miércoles. "Estamos en una situación muy de día a día. Si la Copa del Rey fuese la semana que viene diría que Sergi jugaría, pero como comenzamos el viernes, no lo puedo asegurar".

El entrenado del Real Madrid habló un rato después de que los medios pudieran ver a Llull entrenar en solitario. A casi 60 horas del partido de cuartos de final contra el Movistar Estudiantes, el base no entrenó junto a sus compañeros. Siguió trabajando al margen, haciendo un trabajo individualizado para terminar de recuperarse de la lesión que le mantiene de baja desde el 1 de febrero, cuando solo pudo jugar unos minutos en la victoria de Euroliga ante el Darussafaka.

Sin Sergio Llull, a Facundo Campazzo le toca jugar más minutos. (ACB Photo/V. Carretero)
Sin Sergio Llull, a Facundo Campazzo le toca jugar más minutos. (ACB Photo/V. Carretero)

Ni el Real Madrid ni el jugador esperaban tanta incertidumbre hace un par de semanas. Antes del partido contra el Darussafaka, Llull sufrió una sobrecarga en el abductor de la que no se supo nada hasta después del partido, en el que no llegó a los tres minutos de juego. "Queríamos ver cómo iba en el partido, pero enseguida le hemos visto esa cara de miedo y hemos preferido que descansara porque con estas cosas musculares hay que tener precaución", explicó Laso tras el encuentro. "Hoy no he podido jugar demasiado. Pura precaución", dijo Llull.

Precaución. La misma que lo mantiene de baja desde entonces. No jugó contra Unicaja y Baskonia en la Liga Endesa ni contra el CSKA de Moscú, partidos muy importantes para el Madrid, que a estas alturas de la temporada ya se juega la ventaja de campo en los 'playoffs' de liga y todavía tiene opciones de acabar primero en la Euroliga. El Madrid dio descanso a Llull para que pudiera recuperarse y llegar a la Copa del Rey, pero ni estas dos semanas a menor ritmo aseguran su presencia en el torneo.

"Mentiría si dijera que no me gustaría tener a Sergi perfecto", dijo Laso. "Es un jugador muy importante para nosotros, pero también creo que cuando planificas una temporada sabes que te pueden pasar estas cosas. Le veo anímicamente bien y preparado, ahora hay que ver cómo está físicamente. Los jugadores que le han suplido lo han hecho bien haciendo cosas diferentes".

La baja de Llull provoca que Facundo Campazzo juegue más minutos. El argentino está jugando a un gran nivel, pero el Madrid necesita otro base. Sin Llull anda algo cojo en ese puesto. Apostó por Melwin Pantzar como tercer base, pero el canterano apenas cuenta para Laso, lo que ha provocado que ese puesto lo ocupe Klemen Prepelic. En los dos últimos partidos, el esloveno ha dejado buenas sensaciones y puede ser una opción también en la Copa, pero parece más un parche que una solución.

Superada la lesión de rodilla que le mantuvo de baja casi toda la última temporada, a Llull está teniendo este curso más problemas musculares de los que acostumbra. Ninguna lesión de las que ha tenido ha sido grave, pero no le están permitiendo coger el ritmo de otros años. De los 42 partidos que ha jugado el Real Madrid, el balear se ha perdido 10.

Si el partido del viernes fuera una final, Llull quizá jugaría. El problema es que sí es una final, pero no la única, sino la primera de tres. Si gana, el Madrid jugará otra el sábado. Y si vuelve a ganar, jugará de nuevo el domingo. Eso provoca un dilema: ¿arriesgarse a que el jugador no pueda jugar los siguientes partido si el Madrid gana el primero? ¿O guardarlo y arriesgarse a una derrota ante un rival que ya te ganó hace un mes y que estará extramotivado? La respuesta, el viernes.

ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios