El sindicato muestra su fuerza y los clubes empiezan a anular actividades de la Copa
  1. Deportes
  2. Baloncesto
LA HUELGA PARA LA COPA SIGUE CONVOCADA

El sindicato muestra su fuerza y los clubes empiezan a anular actividades de la Copa

Los principales jugadores nacionales han expresado en twitter su apoyo a Alfonso Reyes. Los clubes no mueven ficha, pero han cancelado las puertas abiertas a los medios que estaban previstas

Foto: La última reunión entre la ACB y el sindicato. (EFE)
La última reunión entre la ACB y el sindicato. (EFE)

La fuerza de un sindicato de deportistas es siempre la fama de sus miembros. La Asociación de baloncestistas profesionales (ABP) juega con una carta que la mayor parte de las uniones de trabajadores no tienen: pueden enseñar ídolos que respaldan sus peticiones. Alfonso Reyes, el presidente, pasó la pasada semana amenazando con una huelga durante la Copa del Rey que, en principio, debería celebrarse esta semana en Gran Canaria. Es parte de un tira y afloja, como suele ocurrir en las negociaciones. Este martes es, en principio, un día clave para que se desbloquee el conflicto, pues los equipos que juegan el jueves tendrían que viajar mañana. El Valencia ya ha anunciado que lo hará hoy. Una reunión a mediodía entre las partes, con la mediación del CSD, podría zanjar el problema laboral. Los clubes siguen pensando que no habrá paro, pero por el camino ya han cortado algunos planes como el 'media day' que tenía que celebrarse estos días.

Al principio de la tarde del domingo su posición parecía frágil. Algunos jugadores, como Sitapha Savané del Estudiantes, empezaban a poner en duda que se fuese a hacer un paro laboral en tan importante evento. "Como capitán y portavoz del Estudiantes, no estamos involucrados en la huelga. Consideramos que una huelga en este momento puede traer más cosas negativas que positivas. No es una medida adecuada en este momento", expresaba. Era una piedra en el camino de Reyes, que para llevar a buen puerto cualquier negociación necesita el apoyo expreso de sus compañeros. Si no lo tenía estaba en un problema.

Foto: ¿Habrá Copa del Rey baloncesto este año? (EFE)

Pero resultó que sí, que lo tenía y no iban a dudar en dárselo expresamente y tensar así la cuerda un poco más hasta poner en duda y con motivos la competición comercialmente más sabrosa de la ACB. Porque las empresas deportivas tienen problemas si sus trabajadores levantan la voz, aunque solo sea por la prominencia pública que estos tienen.

Un ejemplo importante, Felipe Reyes. El hermano de Alfonso tenía una papeleta difícil, pues su palabra iba a ser de las que más retumbaran. No en vano es el capitán del Real Madrid, actual campeón de la competición y probablemente el equipo con mayor cuota de mercado en el basket español. Es, además, un nombre reconocible por todos, capitán también de la selección y por muchos motivos una leyenda del baloncesto nacional. A media tarde alzó la voz en Twitter, la última forma de los deportistas de dar a conocer sus opiniones.

Por si no quedaba suficientemente clara la postura de los jugadores blancos, también salió a la palestra Rudy Fernández. Otro histórico del club y de la selección, una de esas voces que por lógica tienen que escucharse en un momento así se adhería sin fisuras a la propuesta de Alfonso Reyes. No era solo cosa de los jugadores blancos. En el Barcelona también acordaron que la huelga era la salida lógica y para expresarlo salieron en Twitter jugadores de la selección como Pau Ribas, Pierre Oriola o Víctor Claver.

Como es lógico, también levantaron la mano otros jugadores de otros clubes, como Carlos Suárez y Nedovic, de Unicaja; Alex Mumbrú y Axel Hervelle del Bilbao Basket; Fernando San Emeterio o Guillem Vives del Valencia...

Y a veces no es necesario estar directamente afectado para ser parte interesada en el conflicto. Entre los apoyos que ha recabado la ABP también se encuentran jugadores que no disputan la ACB, pero sí son nombres muy reconocibles dentro del baloncesto español y mundial. Pau Gasol, el mejor español de todos los tiempos, no dudó en colocar su mensaje en Twitter apoyando la unidad de sus jugadores. Aunque nunca más jugará en esta liga, quiso arrimar el hombro con sus compañeros. Y, como él, otros muchos como Niko Mirotic, Ricky Rubio o Sergio Rodríguez.

Los que no tienen tan clara la reivindicación son los aficionados. Cada uno de los mensajes de reivindicación por parte de los deportistas se encuentran con una notable cantidad de usuarios de Twitter en contra de su decisión de parar el baloncesto. Les reprochan no haber explicado del todo bien los motivos que les han llevado a ello. También que entienden que el único punto que actualmente separa a la ABP de la ACB es la financiación del propio sindicato, y no creen que sea motivo suficiente.

El daño a ciertos aficionados es evidente. La Copa es un evento de máximo interés y son muchos los que compran los abonos con meses de adelanto. Asimismo, y más aún jugándose en Canarias, hay costes añadidos importantes que tienen que ver con el desplazamiento y el alojamiento, un dinero que los seguidores perderán y que, muy probablemente, no podrán reclamar.

Foto: Alfonso Reyes este jueves atendiendo a la prensa tras la reunión con la ACB en la sede del CSD. (EFE)

Claro que una huelga es precisamente eso, una medida de presión en la que se busca generar un problema a la patronal para obligarles a una negociación ventajosa. Cualquier otra jornada de la liga ACB podría recuperarse, disputarse en otro momento... además, es poco probable que la repercusión mediática fuese la misma. La Copa no es la competición más importante del baloncesto español, pero sí es la joya de la corona. El fin de semana que más miradas concita y un éxito empresarial ampliamente copiado. Suprimir el torneo, que es lo que sucedería si la huelga se hace finalmente efectiva, sería un torpedo importante para los intereses de la ACB.

Los clubes, por descontado, dan por hecho que no habrá huelga. Así lo expresan aunque, por el camino, también van reduciendo algunas de las actividades esperadas en la Copa. Eso ha pasado con el 'media day', un evento en el que los jugadores se ven obligados a hablar con los medios de comunicación que, a pesar de que los clubes dicen que habrá normalidad, ya ha sido cortado de la agenda. Este martes, en principio, debería ser un día clave para la resolución de este entuerto.

Huelga Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP)
El redactor recomienda