jugará en semifinales contra el valencia

El Barça es el equipo más imprevisible de la Copa, y también el más peligroso

Marcus Eriksson, con 18 puntos, fue la revelación del partido. El Barça ganó, pero realizó un partido irregular. "Vamos a intentar no dar la imagen de inconsistencia que hemos dado", dijo Bartzokas

Foto: Marcus Eriksson celebra uno de sus triples en el FC Barcelona-Unicaja de los cuartos de final de la Copa del Rey (ACB Photo)
Marcus Eriksson celebra uno de sus triples en el FC Barcelona-Unicaja de los cuartos de final de la Copa del Rey (ACB Photo)

"La Copa es una competición más anímica que táctica", dijo Pedro Martínez, entrenador del Valencia Basket, después de la victoria de su equipo en el primero de los dos partidos de cuartos de final del viernes. Aún no sabía que su rival en semifinales será el FC Barcelona Lassa, quizá el equipo que mejor refleja sus palabras. Los azulgrana llegaron a Vitoria casi derrotados y sin ninguna confianza por parte de sus aficionados. Pero la Copa tiene ese efecto balsámico: una victoria en el primer partido y parece que todos los problemas desaparecen.

En el caso del Barça eso no es así, los problemas siguen ahí, solo hace falta mirar a su banquillo. Detrás de él, una ristra de jugadores lesionados animando a sus compañeros (y falta Juan Carlos Navarro). Delante, un Georgios Bartzokas casi desquiciado, con ese gesto de estar mirando por encima de las gafas, solo que en su caso no las lleva. Incluso cuando anima y aplaude algunas acciones de sus jugadores parece que los está abroncando. Y en la cancha, un equipo que juega a rachas, que pierde demasiados balones y en el que solo el talento de Rice es una constante.

Todo eso lo convierte en un equipo imprevisible. ¿Qué Barça se va a encontrar el Valencia este sábado? ¿El que solo anota 11 puntos en un cuarto o el que mete 30 en siguiente? ¿El que anota 4 de sus primeros 18 lanzamientos de tres o el que mete 8 de sus siguientes 11? Contra el Unicaja, el Barça azulgrana mostró dos caras. Una fue la de todo el año, ese equipo al que le cuesta llegar a 30 puntos en una parte. El otro fue un conjunto competitivo y con argumentos para plantarse en la final que ganó a Unicaja por 82-70.

La aparición de Eriksson

Uno de esos argumentos se llama Marcus Eriksson, un alero sueco de 23 años al que llevan un lustro esperando en el Palau. Debutó en la Liga Endesa con 16 años en la temporada 2010-2011 en las filas del Manresa, a donde volvió cedido por el Barça dos temporadas más tarde. En el primer partido de la 2014-2015 se rompió el ligamento cruzado anterior y el menisco y se despidió del curso. Y el año pasado no tuvo muchos minutos. Por unos y otros motivos, el jugador sueco no se ha asentado en el primer equipo azulgrana.

La inquietante mirada de Bartzokas (José Ramón Gómez/EFE)
La inquietante mirada de Bartzokas (José Ramón Gómez/EFE)

Eso puede que haya cambiado esta semana: el domingo pasado anotó 21 puntos contra el Manresa y este viernes le metió 18 al Unicaja, incluidos 12 con un 4/4 en triples en el tercer cuarto. Eriksson fue la clave del Barça en ese período; sus puntos le permitieron darle la vuelta a un marcador que Unicaja llegó a dominar por 12 puntos y colocarse por delante, posición que ya no abandonó el resto del partido.

Él, Rice (20 puntos y 7 asistencias) y Tomic fueron los mejores azulgranas en el peor de los cuatro partidos de cuartos de final. "Yo siempre confío en mi tiro, es lo que hago mejor y lo que el equipo quiere de mí", declaró Eriksson. Si estoy solo, voy a tirar, y en el tercer cuarto he tenido la suerte de meterlas". "Estoy contento porque él ha podido anotar, pero también es muy importante el trabajo de todo el equipo, que le pasó bastantes balones", dijo Bartzokas.

"Cuando se gana todo el mundo se siente mejor. Tenemos más confianza, pero esta temporada hemos tenido bastantes problemas. Vamos a intentar no dar la imagen de inconsistencia que hemos mostrado", añadió el técnico griego. El Barça es un equipo herido por una temporada nefasta, pero está en Vitoria sin nada que perder. Ganar a Unicaja ya es más de lo que muchos imaginaban. Si pierde este sábado contra el Valencia, que está haciendo una gran temporada y le dio un repaso al Herbalife Gran Canaria, nadie se sorprenderá. Por eso es más peligroso.

ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios