El Real Madrid tira de banquillo para suplir la baja de Llull y distanciar más al Barça
  1. Deportes
  2. Baloncesto
quinto triunfo seguido de los madridistas

El Real Madrid tira de banquillo para suplir la baja de Llull y distanciar más al Barça

La defensa madridista, que dejó sin anotar al Bilbao Basket en los primeros cinco minutos del último cuarto, fue clave. Randolph, con 13 puntos en ese período, también fue importante

Foto: Hunter y Hervelle se las tuvieron durante el partido (ACB Photo/A. Arrizabalaga)
Hunter y Hervelle se las tuvieron durante el partido (ACB Photo/A. Arrizabalaga)

El Real Madrid avanza por la Liga Endesa con paso firme. Nada le perturba, ni siquiera no tener a su gran estrella (ayuda tener unas cuantas). No arrasa como en temporadas anteriores, pero tampoco le está haciendo falta pisar a fondo el pedal del acelerador. Este domingo, en Bilbao, en una cancha que es muy fácil que se convierta en una trampa y en la que ha perdido varias veces en la era Laso, consiguió una victoria (77-85), la quinta seguida, que le permite mantener su ventaja en el liderato y distanciarse un poco más que el FC Barcelona Lassa, que perdió en Andorra.

El equipo azulgrana, el único que ha sido capaz de ganar al Madrid en liga esta temporada, cayó por 87-80 y ya suma tres derrotas, dos más que los blancos. La diferencia clasificatoria es pequeña, pero lo que trasmite uno y otro equipo no tiene comparación. El Barça es un conjunto alicaído, mientras que el Madrid demuestra una confianza brutal en sí mismo. Ahora mismo le funciona todo. También el banquillo, como se comprobó en Bilbao.

Seis jugadores por encima de los 10 puntos

"Es una victoria que refuerza a los que juegan menos", afirmó Pablo Laso. Han estado muy bien, pero tengo la sensación además de que todo el mundo ha aportado cosas positivas en una pista siempre difícil, ante un rival que nunca baja los brazos", añadió. Por segundo partido seguido fue baja Sergio Llull, que sigue con molestias en la rodilla. Sin el base, la responsabilidad en ataque estuvo más repartida. Y ahí estuvo una de las claves del Real Madrid, que siempre tuvo quien respondiera en la canasta rival: seis jugadores anotaron al menos 10 puntos. Primero fueron Ayón y Maciulis, que metieron 18 de los 22 puntos madridistas en el primer cuarto. Después fueron Carroll, Draper, Taylor y Doncic, que consolidaron la diferencia antes y después del descanso. Y finalmente apareció Randolph, decisivo en el último período con 13 puntos, todos los que anotó en el partido.

El ala-pívot jugó un partido extraño. Estuvo intimidante en defensa, como casi siempre, e incómodo en ataque. Incluso llegó a fallar un claro mate en contragolpe que acabó con un tortazo contra las protecciones. No fue el único que se dio. Sus puntos y la dirección de Rudy Fernández, ausente desde el comienzo del segundo cuarto por un golpe en la rodilla derecha, fueron la mejor noticia para el Madrid en el tramo final. El RETAbet Bilbao Basket, que había ganado el tercer cuarto por 24-17 y se había acercado en el marcador (62-65), no encontró respuesta a la defensa madridista, tardó más de cinco minutos en anotar y se le escapó el partido.

"De inicio, ellos han sacado a un equipo muy grande y nos han intimidado. Luego le hemos metido ritmo, pero sin acierto y con muchas pérdidas aunque hemos conseguido estar en el partido. Lo mejor ha sido en el tercero, muy agresivos, pero en el inicio de último cuarto ha habido demasiadas cosas y nos hemos desconectado", resumió el entrenador local, Carles Duran.

Antes, el Bilbao Basket había conseguido engancharse en dos ocasiones al partido. La primera, tras un mal comienzo en el que si no dijo adiós a sus opciones fue porque le entraron los triples y porque Ivan Buba encontró un hueco en la pintura mediado el segundo cuarto que hasta entonces no existía. El croata, que finalizó con 23 puntos, fue el único pívot de negro que pudo con los defensores madridistas. Lideró un parcial de 9-0 que evitó que el Madrid rompiera el partido antes del descanso.

Sucedió algo parecido a la vuelta de los vestuarios, cuando Doncic anotó 6 puntos seguidos (acabó con 12 y 4 asistencias, números 'normales', pero que siguen siendo fantásticos para su edad). El Madrid se colocó 13 arriba, pero el Bilbao Basket, de la mano de Tabu y Mumbrú, volvió a igualar el partido. Pero hasta ahí llegó: de la pájara del último cuarto no pudo recuperarse.

El redactor recomienda