El Estudiantes necesita un milagro u otro favor del canon ACB para no descender
  1. Deportes
  2. Baloncesto
la derrota contra el UCAM, casi definitiva

El Estudiantes necesita un milagro u otro favor del canon ACB para no descender

Si ICL Manresa y Rio Natura Monbus Obradoiro ganan este martes, el equipo estudiantil descenderá. "Está claro que estamos en el ataúd", dijo Juancho Hernangómez

placeholder Foto: El duelo de bases argentino lo ganó por goleada Facundo Campazzo (Javier Lizón/EFE)
El duelo de bases argentino lo ganó por goleada Facundo Campazzo (Javier Lizón/EFE)

En un anuncio de 2008, antes de que Rodrigo Cortés estrenara 'Buried', Pancho Jasen despertaba y descubría que estaba dentro de un ataúd. Con un mechero que tenía a mano iluminaba la caja y veía que estaba encerrado. Comenzaba a dar golpes, para intentar salir, pero no lo conseguía. La desesperación se apoderaba de él y comenzaba a gritar. En ese momento, la imagen fundía a negro y aparecía una frase, "Aún estamos vivos", seguida del lema "Que no bajamos", que daba nombre a la campaña que el Estudiantes puso en marcha en las últimas jornadas de aquella temporada para evitar el descenso.

Ocho años después, la situación es prácticamente idéntica. La afición sigue cantando el "Que no bajamos" y el Estudiantes vuelve a estar con el agua al cuello. Este martes, el equipo colegial volvió a mostrar su peor cara y perdió por 67-82 ante el UCAM Murcia, verdugo como en el descenso de hace cuatro años. Si ILC Manresa y Rio Natura Monbus ganan este miércoles, el Estu descenderá.

"Está claro que estamos en el ataúd", dijo Juancho Hernangómez, quién sabe si con el anuncio de Jasen en el subconsciente. "Si tenemos una posibilidad, que tenga claro la gente que vamos a darlo todo", añadió el alero. La posibilidad existe, pero es muy pequeña. Más le vale al Estudiantes que los milagros existan, porque necesita uno para conseguir la salvación (al menos la deportiva) y seguir una temporada más en la Liga Endesa.

"Estamos en una situación bastante, bastante jodida", dijo Jaime Fernández. "Cuando estás en una dinámica en la que no ganas ni un partido, el aro se cierra y el rival se cree que puede ganar, te vienes muy abajo. Así es muy complicado jugar. Si no metemos desde fuera, las defensas se cierran. Se nos hace el partido muy cuesta arriba por la falta de acierto exterior", explicó el canterano, que acabó con un 1/8 en triples. El Estu no superó el 50% de en tiros de dos, el 30% en tiros de tres y el 70% en tiros libres. "Los partidos que nos han ido peor son los que hemos estado obligados a ganar", reflexionó Sergio Valdeolmillos, técnico estudiantil.

"Jugando así no le vamos a ganar a nadie", afirmó Nacho Martín. "Llevamos 30, 31 jornadas sin jugar bien. Es cierto que hemos ganado unos cuantos partidos, pero en la liga ACB no puedes esperar salvarte ganando 8, 9 o 10. Hay que ganar bastantes más. No hemos sabido dar con la tecla". Al ser preguntado sobre si el equipo está donde se merece, el pívot fue muy claro. "Totalmente", contestó.

Contra el Murcia, el Estudiantes volvió a ser ese equipo frágil incapaz de aguantar los golpes de un partido, que se desconecta tras el primer revés. "No tuvimos un equipo completo desde la primera jornada. Hemos estado los primeros cinco o seis meses buscándolo. Eso nos lastró y nos metió en el pozo. Ahora somos, creo, un buen equipo, pero tenemos los mismos errores que siempre hemos tenido", dijo Hernangómez, que intentaba encontrar una explicación a los males del equipo.

Tras un buen primer cuarto (22-17), el Estu se vino abajo y solo anotó 7 puntos en el segundo. Al descanso, la diferencia era de diez puntos (29-39), y de ahí no bajó en el resto del partido. Cualquier intento de reacción lo cortaban Antelo (21 puntos y 7 rebotes) y Campazzo (6 puntos y 15 asistencias). El jugador cedido por el Real Madrid demostró que no hace falta anotar para dominar un partido y le dio un repaso a su compañero de selección y amigo Nico Laprovittola. Hace poco más de tres semanas, el base argentino fue el máximo anotador en el triunfo contra el Obradoiro que sacó al Estudiantes del descenso, pero en los últimos cuatro partidos, cuatro derrotas, ha anotado solo 13 de sus 43 lanzamientos. Contra el Murcia anotó dos, ambos en los últimos minutos. "No estoy contento con el partido que tuve hoy", dijo.

Al final, cuando el partido ya agonizaba, los menos de 6.000 espectadores que poblaban las gradas del Barclaycard Center (la peor entrada de la temporada: ni el horario ni el tiempo acompañaban) dirigieron su ira al palco. "¡Directiva, dimisión!". "¡Diles que se vayan de una puta vez!". "Es normal que esté la gente resignada. Es un momento delicado para todos y entiendo que esten molestos. No se han hecho las cosas bien, ni desde el principio ni ahora. No hemos levantado cabeza, no hemos sido nada constantes, no hemos sabido aprovechar los momentos buenos que hemos tenido durante la temporada. Hay que asumir la culpa", dijo Jaime Fernández. "Estoy superorgulloso y agradecido a este público. Hemos tenido partidos en los que no hemos dado la cara. Recuerdo en Zaragoza que vinieron muchísimos y dimos vergüenza. Se lo debemos al público, es increíble. No sé cómo aguantan, la verdad", reconoció Hernangómez.

Y ahora, ¿qué? La derrota deja al Estudiantes aún más al borde del abismo, si es que eso era posible. Su única opción de salvación es ganar los dos partidos que le quedan, uno de ellos contra el FC Barcelona Lassa, y que Manresa u Obradoiro se queden a cero en las tres jornadas que quedan. Eso o que el canon de entrada a la ACB siga siendo inasumible para los equipos ascendidos y vuelva a suceder lo de 2012. No duden de que es más factible lo segundo.

Sin acceso al vestuario local

Cuando se gana, todo marcha sobre ruedas. Cuando se pierde, sobre todo en una situación como en la que está el Estudiantes, la cosa cambia. Tras el partido, los medios no pudieron acceder al vestuario local,como han hecho en los 15 partidos anteriores esta temporada. Los jugadores sí atendieron después en la zona mixta, pero no quisieron que la prensa les vieraen una situación tan difícil. Entendible desde su punto de vista, pero inadmisible por parte del club, que debe hacer cumplir la norma de la ACB aunque la derrota sea muy dura.

ACB - Liga Endesa Club Estudiantes UCAM Murcia
El redactor recomienda