el mejor ambiente de la copa del rey

La Embajada del Baskonia en A Coruña

El club y la Diputación Foral de Álava han montado una carpa junto al Coliseum que sirve como punto de encuentro de los aficionados baskonistas y de todos los equipos

El mejor ambiente de la Copa del Rey no está el Coliseum ni en la Fan Zone. Tampoco en las calles del centro de la ciudad, donde las aficiones pasan el día y la noche a la espera de los partidos. No, el mejor ambiente está en una carpa situada junto al pabellón decorada con imágenes de jugadores del Laboral Kutxa y un lema: 'Hemen Gaude' (Estamos aquí). Es la particular Embajada del Baskonia en A Coruña durante estos días.

La Carpa ARABA/ÁLAVA, que así es como se llama (en mayúsculas), está situada en la explanada que hay entre EXPOCoruña, el recinto ferial que acoge las actividades lúdicas de la Copa, y el pabellón. En ese espacio, la Diputación Foral de Álava y el Laboral Kutxa han levantado una estructura de 600 metros cuadrados que sirve de lugar de promoción turística de la región y de punto de encuentro de los aficionados. Igual que en la edición de 2009 en Madrid, que acabó con victoria del equipo baskonista.

La Embajada del Baskonia en A Coruña

En la carpa todos son bienvenidos, sean del equipo que sean. La única condición es que quieran divertise. Si lo que desean es tomarse algo tranquilamente, mejor que se busquen otro lugar, porque allí se va a liarla, y si juega el Baskonia, como este viernes, más aún. Antes del partido contra Rio Natura Monbus Obradoiro, la afición baskonista calentó sus gargantas, bebiendo, comiendo y cantando.

En la Embajada, la autoridad es la charanga del Baskonia, que marca el ritmo. Si un trompetista con una peluca naranja o un saxofonista disfrazado de pirata te piden que te agaches, lo haces y punto. La música no comienza hasta que todo el mundo obedece. Entonces va 'in crescendo' y acaba en una explosión de júbilo, que puede ser una canción de ánimo para su equipo, un recuerdo cariñoso para Madrid o Barça o incluso el "pío, pío". Así una y otra vez hasta que llega la hora de los partidos.

La Embajada del Baskonia en A Coruña

Entonces la fiesta se trasladó al Coliseum, sobre todo a medida que se iba a acercando el partido que cerraba los cuartos de final. La afición del Baskonia no dejó de animar en ningún momento; tampoco la del Obradoiro, que entonó el Miudiño. Al final ganaron los vitorianos, tanto en la cancha como en la grada, pero lo hicieron con deportividad y acabaron ovacionando a los jugadores del Obra, que volvieron a salir para agradecer el apoyo a su afición. El recital acabó, cómo no, con 'Mi gran noche', de Raphael. El tema de moda en el baloncesto español.

ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios