Las eliminaciones de Barcelona y Valencia devuelven a la Copa del Rey su reputación
  1. Deportes
  2. Baloncesto
los azulgrana habían jugado las seis últimas finales

Las eliminaciones de Barcelona y Valencia devuelven a la Copa del Rey su reputación

El equipo azulgrana había jugado las últimas 20 finales ACB, incluidas las seis últimas de Copa. El torneo de las sorpresas hacía mucho tiempo que no vivía dos tan gordas

Foto: Hervelle y Bogris se abrazan tras la victoria contra el Barça (ACB Photo)
Hervelle y Bogris se abrazan tras la victoria contra el Barça (ACB Photo)

La última vez que el FC Barcelona o el Real Madrid perdieron en cuartos de final de Copa del Rey fue en 2013. Y porque se enfrentaron entre ellos. Tres años después, al menos uno de los dos no estará en la final del torneo que se celebra en A Coruña. La culpa esta vez no es de su eterno rival, sino del Dominion Bilbao Basket. Su victoria y la del Herbalfe Gran Canaria ante el Valencia Basket devuelven al torneo parte de la reputación perdida.

Hacía ocho años que le Barça no caía tan pronto. La anterior ocasión fue en 2008 y su verdugo también fue el Bilbao Basket. Los culés habían jugado las últimas seis finales coperas y las últimas veinte si contamos todas las competiciones que organiza la ACB (Liga, Copa y Supercopa). Tras una temporada en blanco, la pasada, y una situación complicada en la Euroliga, la derrota es un duro golpe para el proyecto que dirige Xavi Pascual.

Algo parecido le sucede al Valencia de Pedro Martínez, que hace justo un mes perdió su primer partido de la temporada tras 28 victorias seguidas y ahora solo le queda la Liga Endesa. "A la fuerza ahorcan. No sé si será positivo estar en una sola competición, pero es lo que hay", dijo el entrenador valencianista.

Así celebró el Dominion Bilbao Basket su victoria.

La última gran sorpresa en la Copa había sido la derrota en casa del Unicaja ante el CAI en 2014. Pero ese inesperado tropiezo no es comparable a que caigan Madrid o Barcelona, la realeza del baloncesto español, o a la derrota de un Valencia de récord. Por separado,ambos resultados son una enorme sorpresa; juntos, una rareza histórica: la última vez que perdieron los dos primeros clasificados de la primera vuelta fue en Valladolid 1998. "Me he equivocado", reconoció Aíto García Reneses, que había dicho antes del partido que el Valencia iba a ganar la Copa, aunque eso fue más un torpedo a las mentes de sus rivales, que quizá no han sabido manejar la presión, que una predicción.

"¡Ya era hora!", se escuchó en la tribuna de prensa tras la victoria del Bilbao Basket. No es que nadie quisiera que perdiera el Barcelona (o sí, vaya usted a saber), pero sí había cierto hartazgo por la repetición de la final con los dos grandes. La Copa del Rey había perdido el factor sorpresa, una de las características que le habían convertido en el mejor torneo de Europa. El discurso de que en el torneo del KO podía pasar cualquier cosa ya no servía porque siempre pasaba lo mismo. El prestigio de la Copa estaba en entredicho.

Así fue la celebración del Herbalife Gran Canaria.

Las dos sorpresas del jueves son un aviso muy serio para Real Madrid y Laboral Kutxa, que este viernes cierran los cuartos de final contra el Montakit Fuenlabrada y el Rio Natura Monbus Obradoiro. Si ya desconfiaban, como se deduce de sus declaraciones de los últimos días, las derrotas de Barcelona y Valencia harán que suban su nivel de alerta, una mala noticia para sus rivales.

Los resultados de la primera jornada también les despeja el horizonte, con una posible final ante un rival claramente inferior. Antes tendrían que enfrentarse entre ellos en semifinales si se impone la lógica. Pero eso de momento no ha sucedido A Coruña, donde la Copa ha vuelto a ser la Copa.

El redactor recomienda