ES MUSULMÁN Y PIDIÓ NO SER ROCIADO CON CHAMPÁN

Diagne: el gran enfado del pívot del Barça tras ganar la Supercopa por culpa del alcohol

El pívot senegalés del Barcelona no disfrutó del éxito de su equipo en la Supercopa de España de baloncesto, después de verse importunado por sus compañeros en plena celebración del título

Foto: Moussa Diagne, en su presentación como jugador del Barcelona (Efe).
Moussa Diagne, en su presentación como jugador del Barcelona (Efe).

El pasado sábado, el Barcelona se convertía en campeón de la Supercopa de España. El conjunto entrenado por Xavi Pascual firmaba un enorme partido para derrotar a Unicaja (62-80) y levantar el título en Málaga. Después de un año en que el Real Madrid lo había ganado todo, esta victoria sirve para cargar de moral al nuevo proyecto azulgrana, diseñado precisamente para luchar contra los blancos. Pero uno de los nuevos fichajes no entró con buen pie.

Moussa Diagne no tuvo un peso excesivo en la gran final, pues su participación fue prácticamente residual, logrando dos puntos en el único lanzamiento a canasta que hizo en los seis minutos que estuvo sobre la pista. Sin embargo, la noticia saltaba en plena celebración, cuando mientras el club azulgrana festejaba el título, un problema provocó que el pívot senegalés se haya convertido en noticia, después de que este lunes se conociera lo sucedido.

Tras acabar el partido, Diagne pidió a sus compañeros que no le rociaran con el tradicional champán utlizado en las celebraciones. El jugador africano es musulmán y, como tal, tiene prohibido entrar en contacto con el alcohol. Sin embargo, en plena felicidad por el título conseguido, el champán comenzó a volar por el vestuario, con tan mala suerte que terminaría cayendo en el rostro del jugador del Barcelona... y ahí comenzó su monumental enfado.

Tal y como informó 'La Opinión de Málaga', la reacción de Diagne fue desmesurada, mostrando una cara poco conocida del jugador hasta el momento: tan grande llegó a ser el enfado que ni siquiera sus propios compañeros ni los miembros del cuerpo técnico del Barça fueron capaces de tranquilizar al jugador, que dejó las instalaciones del Martín Carpena con un brutal mosqueo después de que, en plena celebración, el alcohol terminara rozando su piel.

El Barcelona tuvo que aclarar públicamente que, pese al enfado del jugador, en ningún momento existió ninguna agresión ni golpes como algunos medios han informado, y sí un gran enfado del senegalés por lo sucedido. A pesar de la victoria en la final, Diagne no pudo disfrutar de la celebración: pese a avisar en varias ocasiones de que evitaran que el alcohol acabara rociándole, sus compañeros no le hicieron caso, provocando el monumental enfado del senegalés.

ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios