Es noticia
Menú
El Madrid jugará su cuarta final seguida tras superar a un enorme Valencia Basket
  1. Deportes
  2. Baloncesto
ganó el cuarto partido por 84-90

El Madrid jugará su cuarta final seguida tras superar a un enorme Valencia Basket

Cuatro temporadas de Pablo Laso en el Real Madrid y cuatro finales. El equipo blanco luchará por su cuarto título de la temporada tras superar en una eliminatoria fantástica a un meritorio Valencia

Foto: Sergio Llull terminó con 10 puntos y 5 asistencias (ACB Photo)
Sergio Llull terminó con 10 puntos y 5 asistencias (ACB Photo)

El Real Madrid ganó el cuarto partido, jugará su cuarta final de la ACB consecutiva (todas desde que llegó Pablo Laso al club) y luchará por su cuarto título de la temporada, tras la Supercopa, la Copa del Rey y la Euroliga. El Madrid se metió en la final tras ganar (84-90) una de las mejores eliminatorias de los últimos años ante un Valencia que demostró ser más equipo que lo que había demostradoen la temporada regular.

Si la Liga Endesa necesita una receta para recuperar el protagonismo perdido en la última década, eliminatorias como la que ha enfrentado a Real Madrid y Valencia tienen que ser los ingredientes. El problema es que no todos los equipos tienen la calidad de esos dos y no todos los que la tienen la utilizan de la misma manera. La polémica también ha ayudado al espectáculo. La afición del Valencia recibió al Madrid en el cuarto partido dándole la espalda y gritando "¡ACB, manipulación!". Justo antes del partido, el Comité de Apelación había desestimado el recurso de los valencianos por la alineación indebida de Marcus Slaughter.

placeholder Vives y Dubljevic fueron los mejores del Valencia (ACB Photo)
Vives y Dubljevic fueron los mejores del Valencia (ACB Photo)

Hay que reconocer el trabajo deCarles Durán, entrenador del Valencia Basket, que planteó un enfrentamiento usando las armas del Madrid, y ha estado a punto de ganarle. Salvo el primer partido, en el que el Madrid pudo imponer su defensa, el Valencia ha jugado, como mínimo, igual de bien que el Real Madrid. Ambos equipos han brillado en ataque y han regalado un espectáculo fantástico, con 89,5 puntos por partido. Tras el empate a uno, el Madrid pudo perder el tercer partido, un duelo que si lo hubiera ganado el Valencia no habría extrañado a nadie. Y el cuarto tuvo un desarrollo muy parecido: al descanso, el Madrid perdía 49-47. Pero se aplicó en defensa en la segunda parte (17 puntos en contra en el tercer cuarto) y pudo llegar al final con una ventaja que no desaprovechó.

Vives apunta a la selección

Antes de eso, el Valencia volvió a mirar a la cara a su rival. La vuelta de Pau Ribas, lesionado en el primer partido, no fue un factor importante, y la responsabilidad en ataque la asumieron el pívotBojan Dubljevic y el base Guillem Vives. El montenegrino no encontró respuesta en los pívots del Madrid (24 puntos y 8 rebotes), pero encontró menos ayuda en partidos anteriores.

El joven jugador catalán (cumple 22 años en una semana) tuvo que asumir el mando ante la baja de Van Rossom y el desaacierto de Nedovic. Y no lo notó. Acabó con 13 puntos y 6 asistencias, pero sobre todo dejando la sensación de controlar un partido de tanta importancia. Hasta el cambio en el banquillo le estaba costando entrar en el equipo, pero en la segunda parte de la temporada se ha encontrado más cómodo y ha acabado por brillar en semifinales, donde ha promediado 12,5 puntos. Si Sergio Scariolo quiere acelerar la renovación de la selección, el de Vives un nombre que tiene que tener subrayado en rojo.

El Madrid administra su ventaja

Tras el descanso, el Madrid mejoró su acierto en el triple y consiguió una ventaja (6 o 7 puntos, no más) que supo mantener a lo largo del partido. La diferencia no aumentó porque el Valencia lo impidió, pero a los locales tampoco les daba para darle la vuelta al marcador. Poco a poco se le fueron acabando las fuerzas y el Madrid, siempre más concentrado y acertado en los momentos decisivos, fue inalcanzable. Dubljeviclo intentaba, pero Nocioni respondía.

El Valencia pasó de anotar 49 puntos en la primera parte a 35 en la segunda, insuficiente para optar a la victoria. El Madrid, mejor en toda la eliminatoria aunque haya sufrido más de lo que se esperaba, jugará la final, donde intentará un título que últimamente le esquiva: sólo ha ganado uno en la última década.

El Real Madrid ganó el cuarto partido, jugará su cuarta final de la ACB consecutiva (todas desde que llegó Pablo Laso al club) y luchará por su cuarto título de la temporada, tras la Supercopa, la Copa del Rey y la Euroliga. El Madrid se metió en la final tras ganar (84-90) una de las mejores eliminatorias de los últimos años ante un Valencia que demostró ser más equipo que lo que había demostradoen la temporada regular.

Valencia Basket
El redactor recomienda