Es noticia
Menú
Imponen el 'estilo NBA' en Sevilla
  1. Deportes
  2. Baloncesto
El eterno asistente scott roth, nuevo técnico

Imponen el 'estilo NBA' en Sevilla

En Sevilla siguen con su particular renovación. Tras no poder mantener a Aíto, Roth, ex jugador ACB, llega con el cartel de asistente en varios equipos NBA

Foto: Roth en un partido durante su etapa como entrenador de los Bakersfield Jam de la NBDL (Getty Images)
Roth en un partido durante su etapa como entrenador de los Bakersfield Jam de la NBDL (Getty Images)

Continúa la revolución en el Sevilla Baloncesto. Justo el mismo día que su exentrenador, Aíto García Reneses, era presentado como nuevo inquilino del banquillo del Gran Canaria, el equipo hispalense hacía oficial el nombre de su sustituto. Ni Pedro Martínez, ni Sito Alonso ni Zan Tabak… el elegido es el estadounidense Scott Roth (Cleveland, 1953). Tras los intentos en vano por retener al único entrenador en la historia de la Liga ACB en dirigir 1000 partidos, José Luis Galilea, en calidad de rector tras la adquisición del equipo por el fondo de inversión estadounidense Jefferson Capital Funding, ha optado por el eterno asistente. Un técnico cuya única experiencia como entrenador jefe se reduce a dos temporadas en los Bakersfield Jam (2007/2009) de la Liga de Desarrollo de la NBA y una éxotica aventura como seleccionador de la República Dominicana (2007/2008).

Roth, que se compromete por un año y será presentado a mediados de agosto cuando el club arranque su pretemporada, se convierte así en el sexo entrenador en la historia del cuadro sevillano tras Etchamendi, Petrovic, Crespi, Perasovic y Magnano. Aunque los nuevos propietarios hayan supuesto un factor determinante para que Roth acepte el cargo, no será la primera vez que el técnico yanqui pise nuestro país. Corría la temporada 1990/91 cuando un alero blanco de 2,03, con buenas maneras desde la media distancia, llegó al por entonces Taugrés de Vitoria, actual Laboral Kutxa. Cruzaba el charco tras no encontrar su sitio en la NBA, donde en 160 partidos con Jazz, Spurs y Wolves no pasó de unos pírricos 4,7 puntos. Aquel año promedió 16 puntos y, a las órdenes de Herb Brown, en un quinteto formado por Pablo Laso, Chicho Sibilio, Ramón Rivas y Joe Arlauckas, metieron a la entidad baskonista en su primera semifinal ACB.

Su papel le valió un contrato con el Panathinaikos donde pasó sin pena ni gloria. Al año siguiente, en la 1992/93 volvió para terminar cortado (11 puntos en 34 minutos) por el extinto Ferrys Liria, que acabaría descendiendo. En la temporada 1993/94, Roth trató de dilatar su carrera como jugador en el Antalyaspor turco, país que le resultaba familiar tras haber militado en el Efes Pilsen durante dos años (1985-87). Dos años después de su retirada, inició su andadura en los banquillos NBA como asistente. En apariencia un papel en la sombra, alejado del foco acapara el ‘head coach’, pero vital en el desarrollo y la evolución de las plantillas. Y así lo ha hecho en hasta cinco franquicias de la mejor liga de baloncesto del planeta durante once temporadas: Dallas Mavericks (1996-2000), Memphis Grizzlies (2000-2002), Golden State Warriors (2009-2010), Toronto Raptors (2010-2013) y Detroit Pistons (a partir de febrero de 2014). Además, sus buenos vínculos durante su etapa en Turquía le valieron para conseguir un puesto como ayudante en el combinado otomano (2000/2001), con quienes cosechó la plata continental en el Eurobasket 2001 celebrado en tierras turcas.

Galilea, Aíto y la revolución

En lo deportivo, antes de la llegada de Scott, ya se había anunciado a Audie Norris, el mítico jugador americano que marcó una época en el Barcelona a finales de los ochenta y los noventa del siglo pasado, como encargado de trabajar en la formación y desarrollo de los jugadores jóvenes. Por su parte, el histórico Benito Doblado regresa a su casa como máximo responsable de la cantera en sustitución de Arturo Montequi, mientras que Raúl Pérez, uno de los ex jugadores con más solera dentro de la entidad sevillana, se queda para seguir formando parte activa del área institucional.

A mediados del mes de junio, la plantilla del Cajasol disfrutaba de unos merecidos días de descanso tras haber completado una digna temporada. Séptimos en fase regular, su mejor resultado en los últimos 14 años, en playoffs lograron arañar una victoria en la serie de cuartos de final ante Valencia Basket. Sin embargo, al final de curso Caixabank decidía vender el paquete mayoritario de acciones del club al fondo inversor estadounidense Jefferson Capital Funding. La entidad financiera catalana se hizo con la propiedad del club tras absorber en 2012 Banca Cívica, entidad resultante de la fusión de varias cajas de ahorro entre las que estaba Caja San Fernando, propietaria primigenia del club sevillano desde su fundación en 1987.

Con sede en Denver, Jefferson Capital Funding es un fondo centrado en el deporte y en los sectores tecnológico e inmobiliario. También gestiona un fondo participado por deportistas profesionales estadounidenses. La empresa estadounidense quedaba representada en Sevilla por Jeffrey Meythaler y José Luis Galilea, quienes pasaron a formar parte del comité administrador del equipo, que seguirá estado presidido por Fernando Moral. "Hemos elegido la mejor opción para el club y para la ciudad", señalaba el director general adjunto de CaixaBank, Jaume Giró tras sellar el acuerdo. Además, el equipo cambiaba su nombre y pasaba a llamarse Sevilla Baloncesto; mudaba el logo; modificaba las equipaciones… pero no se conseguía la continuidad de Aíto, un objetivo prioritario a la hora de trazar las líneas maestras del proyecto cajista.

"Tras la reunión mantenida en el día de hoy con Jeffrey Meythaler y José Luis Galilea os comunico que no ha habido un acuerdo para que continúe como entrenador del Club Baloncesto Sevilla. A pesar de que las impresiones tras las conversaciones han sido buenas no han sido suficientes para mejorar mi estado de confianza hacia el Club tras las acciones e inacciones de las semanas pasadas que fueron tomadas sin mi conocimiento". Claro y conciso, de las palabras del entrenador sólo tenían una lectura: decepción. A estas alturas de la película, un veterano curtido en mil batallas como Aíto no se mueve por dinero. Lo que realmente le enojó fueron las decisiones unilaterales que tomó Galilea nada más llegar al club. En los despachos, el director general, Leo Chaves, y el director deportivo, Juan Llaneza, se vieron en la calle de la noche al día. A ello se unió la no continuidad del alero argentino Marcos Mata y del escolta norteamericano Scott Bamforth, una de las grandes sorpresas de la Liga Endesa. Motivos suficientes para hacer las maletas y desechar la propuesta de renovación.

En su primera rueda de prensa, Galilea dejó claro que no empezaría la casa por el tejado. Primero ficharía a un entrenador y tras ello empezaría a mover ficha para contratar nuevos jugadores. Tras perder a Satoransky, que puso rumbo a Barcelona, y Joan Sastre, camino de Zaragoza, muchos son los nombres que suenan para reforzar el equipo: Walter Hermann, Carlos Cabezas, Raúl Neto, Mario Little, Marc García, han sonado como posibles altas del equipo. Más allá de contrataciones, una de las principales metas del equipo ahora es prolongar una campaña más la cesión de Willy Hernangómez, el pívot de la cantera del Real Madrid.

Cristina, la hija secreta de Scott en España

En la temporada y media que pasó en nuestro país a principios de los noventa, Roth no perdió el tiempo y aprovechó para estrechar lazos fuera del parqué. Durante su año en Vitoria, el alero conoció a una joven española de nombre Magdalena. Tras alternar en diferentes ocasiones se produce el flechazo. Sin embargo, llega la llamada de Panathinaikos y el jugador hace las maletas. Es en ese momento cuando Magdalena descubre que está embarazada. Scott se desentiende y declina cualquier tipo de responsabilidad sobre el bebé mientras le confiesa que tiene pareja en Estados Unidos y que su primera hija acaba de nacer. Gracias a la generosidad y la incondicional ayuda de su madre, Magdalena pudo sacar adelante a Cristina, una niña preciosa que hoy día es una mujer. Un caso digno de crónica en rosa que el programa de Telecinco ‘Hay una cosa que te quiero decir’ sacó a la luz. En mayo de 2012, Cristina visitó el plató para intentar conocer a su progenitor. Por desgracia para sus intereses, aunque llegó a bajarse del avión que le trajo de Estados Unidos, Scott se echó para atrás en el último momento y acabó rechazando la invitación. De vuelta en España, quizá sea un buen momento de iniciar el contacto con una hija que nunca olvidó a su padre.

Continúa la revolución en el Sevilla Baloncesto. Justo el mismo día que su exentrenador, Aíto García Reneses, era presentado como nuevo inquilino del banquillo del Gran Canaria, el equipo hispalense hacía oficial el nombre de su sustituto. Ni Pedro Martínez, ni Sito Alonso ni Zan Tabak… el elegido es el estadounidense Scott Roth (Cleveland, 1953). Tras los intentos en vano por retener al único entrenador en la historia de la Liga ACB en dirigir 1000 partidos, José Luis Galilea, en calidad de rector tras la adquisición del equipo por el fondo de inversión estadounidense Jefferson Capital Funding, ha optado por el eterno asistente. Un técnico cuya única experiencia como entrenador jefe se reduce a dos temporadas en los Bakersfield Jam (2007/2009) de la Liga de Desarrollo de la NBA y una éxotica aventura como seleccionador de la República Dominicana (2007/2008).

El redactor recomienda