A Felipe Reyes no le hace falta encestar triples de espaldas para ser el protagonista
  1. Deportes
  2. Baloncesto
SU GRAN ACTUACIÓN DEJÓ MUY 'TOCADO' AL BARÇA

A Felipe Reyes no le hace falta encestar triples de espaldas para ser el protagonista

El ala-pívot cordobés apareció en el momento oportuno para apuntillar a un Barcelona inseguro y que se acordó de los árbitros más de la cuenta

Foto: Felipe Reyes durante un momento del encuentro ante el FC Barcelona. (Efe)
Felipe Reyes durante un momento del encuentro ante el FC Barcelona. (Efe)

Y van 25. Aunque ésta vale el doble por ser el Barcelona el rival (98-84), al que deja a cuatro victorias en la ACB. Laso ha utilizado la misma táctica de siempre, que no es otra que la de cansar al rival utilizando a toda su plantilla y esperando el golpe de gracia que siempre da Sergio Rodríguez, el mejor jugador español del momento. En esta ocasión contó con la ayuda de Felipe Reyes, que apareció en el momento justo para apuntillar a un Barcelona inseguro y que se acordó de los árbitros más de la cuenta.

Sergio Rodríguez, Rudy, Navarro, Papanikolaou, Carroll, Lorbek, Bourousis, Llull… eran los llamados a dominar el clásico que despedía el año deportivo en España. El guion parecía escrito, pero lo bueno del baloncesto es que es un deporte repleto de alternativas y el que apenas parece jugar un papel fundamental, va, se inspira, y firma un cuarto inmaculado. Claro está, hablamos de Felipe Reyes.

El veterano pívot apareció, siguiendo la regla puesta en marcha por Pablo Laso y dentro de esa segunda línea de efectivos, en el segundo cuarto. Reyes decidió tirar de galones. El partido estaba igualado. El Barcelona parecía reaccionar, incluso de la mano del exmadridista Oleson amenazó a su rival en el marcador. Pero con lo que no contaban los azulgrana era con la actuación estelar del capitán blanco.

En esta ocasión, no necesitó encestar de espaldas para ser el foco de atención. Ante el Barcelona decidió tirar de experiencia y firmar un cuarto perfecto, con dos triples incluidos y otros tres lanzamientos de dos. El pívot rompió el partido hasta colocar a su equipo catorce arriba, mucho para un Barcelona tocado y un Real Madrid crecido y con una confianza a prueba de récords del pasado, por muy mal que le siente a Ferrándiz.

Ya con catorce puntos de ventaja, los que logró a segundos del descanso, al Real Madrid le bastó con la aparición de Sergio Rodríguez, que juega con una superioridad más digna de otra Liga, de esa en la que le despreciaron equipo tras equipo.

Al Barcelona no le bastó ni la mejor versión de Navarro. La desconexión que hay entre el vestuario y Pascual es tan evidente como que este equipo necesita algo más que millones para reaccionar. Rosell se gastó lo que no debía y, por el momento, sin éxito. El equipo azulgrana luchó, pero eso no le llega para derrotar al invencible Real Madrid de Laso y compañía.

Pablo Laso
El redactor recomienda