Es noticia
Aldama y Willy dan la segunda victoria a España, que se mete en 'semis' del Preolímpico
  1. Deportes
  2. Baloncesto
ESPAÑA 89 - 81 ANGOLA

Aldama y Willy dan la segunda victoria a España, que se mete en 'semis' del Preolímpico

La Selección española consiguió su segunda victoria en el Preolímpico, en un partido en el que el combinado de Scariolo dominó de principio a fin para lograr un trabajado triunfo

Foto: Rudy Fernández, en el partido frente a Angola. (EFE/Biel Aliño)
Rudy Fernández, en el partido frente a Angola. (EFE/Biel Aliño)

Concentrada, constante y sin demasiado brillo, pero con una gran producción anotadora de sus interiores Santi Aldama y Willy Hernangómez, la Selección española cerró su pase a semifinales del preolímpico de Valencia como líder el grupo A. Lo hizo tras lograr aplacar este miércoles a la impetuosa y física Angola, a la que controló siempre, pero de la que no pudo despegarse hasta el final (89-81). El equipo de Sergio Scariolo tendrá ahora dos días de descanso antes de afrontar el sábado, ante el ganador del Polonia-Finlandia de este jueves, el penúltimo paso para lograr el billete a París. Por lo visto hasta ahora, todo apunta a que su rival por ese pasaporte a los Juegos será Bahamas, a la que se garantizó evitar en la penúltima ronda con esta victoria.

Arrancó España sin Juancho Hernangómez, baja por molestias musculares, y con Aldama al cuatro y el movimiento de piezas ayudó a desbrozar el habitualmente complicado primer tramo del camino. Jugar abierto permitió al grizzlie exprimir su verticalidad y al mismo tiempo dejó espacio cerca del aro a Willy. Enfrente, el equipo del trotamundos español Pep Clarós, que ya va por su cuarta selección tras El Salvador, México y Egipto, dejó claro desde el inicio que su baza era la física. Por un lado, el escurridizo y hábil Childe Dundao y por otro sus once compañeros, mucho más atléticos que talentosos. La combinación le dio para aguantar el tirón inicial de España (22-17, m.10).

Scariolo se había guardado la carta de Usman Garuba y del rocoso Alberto Díaz, que entró por delante del virtuoso Juan Núñez, para no bajar el nivel físico e hizo uso de ella en el segundo cuarto. Funcionó solo a medias porque el interior se cargó rápido de faltas y tuvo que regresar Aldama y Angola, con muchas ganas y poca mano, siguió enganchada (32-28, m.16). La mala puntería de España desde el triple ayudó bastante. Clarós leyó la situación y mandó a Bruno Fernando, tosco y directo, a atacar a Aldama al poste bajo y le salió bien porque estiró esos minutos de equilibrio. Scariolo movió pieza e hizo entrar a Jaime Pradilla para cubrir ese flanco y Lorenzo Brown alimentó a Willy.

Pero la selección africana se había venido arriba, tanto como para que Abou Gakou se atreviera con un triple que estrechó al máximo la ventaja española. Un palmeo sobre la bocina de Pradilla minimizó algo los daños antes del descanso (46-43, m.20). Reflexionó España sobre su mal porcentaje de tres puntos (20%) y dejó esa opción de lado en la reanudación para centrar su producción en la de la sociedad Brown-Willy. Los dos anotaron, los dos distribuyeron y en apenas unos minutos la ventaja llegó a la barrera psicológica de los diez puntos. Pese a otro periodo de inspiración de Aldama, con sus escasos 167 centímetros y sus piernas rapidísimas, Dundao evitó que España rompiera el choque. También ayudó el inesperado acierto angoleño desde la línea de 6,75 y su más previsible capacidad para el rebote ofensivo con un Bango notable (62-58, m.27).

Un par de acciones de Darío Brizuela dieron calma a España cuando empezó a cansarse de no poder cerrar el choque y aunque su renta llegó a irse a doce puntos tampoco tuvo entonces la claridad para hacerlo. Pero el conjunto español no se desesperó y sus triples empezaron a entrar con más fluidez. Dos de Rudy Fernández y otro de Pradilla pusieron a prueba la resistencia mental de Angola, la Fonteta puso de su parte y el equipo africano empezó a ceder, consciente de que este jueves ante el Líbano tiene una oportunidad más asequible de pasar a semifinales (79-67, m.34). Un nuevo triple de Aldama y un par de acciones de Garuba acabaron con las últimas esperanzas visitantes y permitieron, por fin, respirar a España.

Concentrada, constante y sin demasiado brillo, pero con una gran producción anotadora de sus interiores Santi Aldama y Willy Hernangómez, la Selección española cerró su pase a semifinales del preolímpico de Valencia como líder el grupo A. Lo hizo tras lograr aplacar este miércoles a la impetuosa y física Angola, a la que controló siempre, pero de la que no pudo despegarse hasta el final (89-81). El equipo de Sergio Scariolo tendrá ahora dos días de descanso antes de afrontar el sábado, ante el ganador del Polonia-Finlandia de este jueves, el penúltimo paso para lograr el billete a París. Por lo visto hasta ahora, todo apunta a que su rival por ese pasaporte a los Juegos será Bahamas, a la que se garantizó evitar en la penúltima ronda con esta victoria.

Arrancó España sin Juancho Hernangómez, baja por molestias musculares, y con Aldama al cuatro y el movimiento de piezas ayudó a desbrozar el habitualmente complicado primer tramo del camino. Jugar abierto permitió al grizzlie exprimir su verticalidad y al mismo tiempo dejó espacio cerca del aro a Willy. Enfrente, el equipo del trotamundos español Pep Clarós, que ya va por su cuarta selección tras El Salvador, México y Egipto, dejó claro desde el inicio que su baza era la física. Por un lado, el escurridizo y hábil Childe Dundao y por otro sus once compañeros, mucho más atléticos que talentosos. La combinación le dio para aguantar el tirón inicial de España (22-17, m.10).

Scariolo se había guardado la carta de Usman Garuba y del rocoso Alberto Díaz, que entró por delante del virtuoso Juan Núñez, para no bajar el nivel físico e hizo uso de ella en el segundo cuarto. Funcionó solo a medias porque el interior se cargó rápido de faltas y tuvo que regresar Aldama y Angola, con muchas ganas y poca mano, siguió enganchada (32-28, m.16). La mala puntería de España desde el triple ayudó bastante. Clarós leyó la situación y mandó a Bruno Fernando, tosco y directo, a atacar a Aldama al poste bajo y le salió bien porque estiró esos minutos de equilibrio. Scariolo movió pieza e hizo entrar a Jaime Pradilla para cubrir ese flanco y Lorenzo Brown alimentó a Willy.

Pero la selección africana se había venido arriba, tanto como para que Abou Gakou se atreviera con un triple que estrechó al máximo la ventaja española. Un palmeo sobre la bocina de Pradilla minimizó algo los daños antes del descanso (46-43, m.20). Reflexionó España sobre su mal porcentaje de tres puntos (20%) y dejó esa opción de lado en la reanudación para centrar su producción en la de la sociedad Brown-Willy. Los dos anotaron, los dos distribuyeron y en apenas unos minutos la ventaja llegó a la barrera psicológica de los diez puntos. Pese a otro periodo de inspiración de Aldama, con sus escasos 167 centímetros y sus piernas rapidísimas, Dundao evitó que España rompiera el choque. También ayudó el inesperado acierto angoleño desde la línea de 6,75 y su más previsible capacidad para el rebote ofensivo con un Bango notable (62-58, m.27).

Un par de acciones de Darío Brizuela dieron calma a España cuando empezó a cansarse de no poder cerrar el choque y aunque su renta llegó a irse a doce puntos tampoco tuvo entonces la claridad para hacerlo. Pero el conjunto español no se desesperó y sus triples empezaron a entrar con más fluidez. Dos de Rudy Fernández y otro de Pradilla pusieron a prueba la resistencia mental de Angola, la Fonteta puso de su parte y el equipo africano empezó a ceder, consciente de que este jueves ante el Líbano tiene una oportunidad más asequible de pasar a semifinales (79-67, m.34). Un nuevo triple de Aldama y un par de acciones de Garuba acabaron con las últimas esperanzas visitantes y permitieron, por fin, respirar a España.

Selección Española de Baloncesto
El redactor recomienda