Es noticia
Menú
El deportista a seguir | La 'bestia' que sueña con convencer a Scariolo y jugar el Eurobasket
  1. Deportes
  2. Baloncesto
EL ATLETA DEL MOMENTO

El deportista a seguir | La 'bestia' que sueña con convencer a Scariolo y jugar el Eurobasket

Un espacio en el que destacaremos a ese deportista con menos nombre, pero que lo tiene todo para ocupar grandes titulares y que queda eclipsado por las estrellas de (casi) siempre

Foto: Yankuba Sima, con la Selección Espanola.(EFE/Rafa Alcaide)
Yankuba Sima, con la Selección Espanola.(EFE/Rafa Alcaide)

Cuenta la historia que el mítico Dikembe Mutombo presumía por los vestuarios de que era uno de los pocos jugadores a los que Michael Jordan nunca había sido capaz de hacer un 'póster' -un mate en su cara-, algo que incluso comentó entre risas en el All Star de 1997 con el propio jugador de los Bulls presente. ¿Saben qué pasó solo unos meses más tarde? Que Jordan, en la primera oportunidad que tuvo, dejó una de las imágenes más icónicas de su carrera: un brutal mate por encima del pívot de los Cavaliers y su famoso dedo índice de paseo diciéndole que nunca debió presumir de ello. Y es que el poder de un jugador bajo aros tiene magnetismo.

El baloncesto es pasión y emoción, un deporte en el que cada acción puede ser espectacular: un triple, un robo, una asistencia... pero, sin duda, la salsa del deporte está en lo que ocurre bajo aros, donde mates y tapones forman parte de una batalla de poder que puede marcar el resultado de un partido. El ejemplo de Mutombo y Jordan es uno de los más importantes de todos los tiempos y, por ello, esos jugadores que se encargan de dominar ambas facetas son tan cotizados. Ahora, un español que acaba de cumplir 26 años se ha convertido en la gran revelación del año y sueña con poder jugar el próximo Eurobasket.

Foto: Chukwuemeka celebra un gol con Inglaterra. (Reuters/Radovan Stoklasa)

Yankuba Sima vivió su gran explosión deportiva la pasada temporada. Nacido en Girona, es el quinto de siete hermanos y procede de una familia humilde de inmigrantes gambianos, un país donde la tradición por el baloncesto es nula. Sin embargo, junto a su casa estaba el club Santa Eugenia y no dudó en probar suerte. Pronto descubrió que tenía cualidades suficientes como para seguir adelante en el mundo del baloncesto... mientras que la genética hacía el resto. Solo necesitó un par de años para dar el salto al Sant Josep de Badalona para que, una de las mejores escuelas de España, le echara el ojo para llevárselo... y empezó su gran carrera.

Fue en 2013 cuando entró en la Canarias Basketball Academy, lo que se convirtió en su trampolín de despegue para irse a Estados Unidos. Se marchó a la Universidad de St. John's de Nueva York, donde pasó a ser un pilar de su equipo, lo que le hizo ser fichado solo un año después por Oklahoma State. En EEUU pegó el estirón, alcanzando su poderoso 2,11 metros y ganando músculo, lo que le convirtió en un pívot de referencia, potente y de gran intimidación en los aros. Se convirtió en un jugador importante, con buena mano y una espectacular aportación en la zona, por lo que Manresa decidió ir a por él.

Tras ficharle, fue cedido a Lugo y Ourense para ir adaptándose al baloncesto español, y solo un puñado de meses más tarde ya era jugador del Manresa de pleno derecho. Su buen rendimiento, unido a una plaga de lesiones en el club al que pertenecía, hizo que Joan Peñarroya lo llevara al primer equipo en 2017 y, desde entonces, su crecimiento ha sido exponencial. Su explosión llegaría en 2019 con Pedro Martínez, momento en el que se convirtió en un fijo en los esquemas del Manresa: solo dos años más tarde, su rendimiento es tan importante que le valió para debutar con la Selección... y entrar en la lista de 22 jugadores para el Eurobasket.

Sergio Scariolo decidió convocarle para los dos primeros partidos de la fase de clasificación para la Copa del Mundo 2023 y su rendimiento fue espectacular. En la victoria ante Macedonia del Norte logró 15 puntos y 7 rebotes (23 de valoración), mientras que en el triunfo ante Georgia aportó 10 puntos y 8 rebotes (17 de valoración). Era su debut con España y Yankuba Sima no solo no desentonó lo más mínimo, sino que se erigió como uno de los grandes referentes del equipo. Su buen hacer le ha servido para ser convocado otras cuatro veces y meterse en la preselección para el próximo gran torneo de la 'ÑBA'.

Tras dos buenas temporadas en Baxi Manresa, acaba de anunciar su fichaje por el Reyer Venezia Mestre de la Serie A italiana. De momento, se encuentra entrenando con la Selección y sueña con convencer a Scariolo para, aprovechando las bajas en la zona, conseguir hacerse un hueco en el equipo y ser uno de los convocados al torneo europeo. Fuerte, poderoso y con buena mano, lo tienen todo para ser uno de los grandes dominadores de la zona en los próximos años. Yankuba Sima es uno de esos jugadores que brillan cuanto más tiempo pasan dentro de la pintura. Y quiere jugar su primer gran torneo con España.

Cuenta la historia que el mítico Dikembe Mutombo presumía por los vestuarios de que era uno de los pocos jugadores a los que Michael Jordan nunca había sido capaz de hacer un 'póster' -un mate en su cara-, algo que incluso comentó entre risas en el All Star de 1997 con el propio jugador de los Bulls presente. ¿Saben qué pasó solo unos meses más tarde? Que Jordan, en la primera oportunidad que tuvo, dejó una de las imágenes más icónicas de su carrera: un brutal mate por encima del pívot de los Cavaliers y su famoso dedo índice de paseo diciéndole que nunca debió presumir de ello. Y es que el poder de un jugador bajo aros tiene magnetismo.

Sergio Scariolo
El redactor recomienda