El deportista a seguir | 'Big Cozy', el increíble pívot de 163 kilos que se hizo viral por una caída
  1. Deportes
  2. Baloncesto
EL ATLETA DEL MOMENTO

El deportista a seguir | 'Big Cozy', el increíble pívot de 163 kilos que se hizo viral por una caída

Un espacio en el que destacaremos a ese deportista con menos nombre, pero que lo tiene todo para ocupar grandes titulares y que queda eclipsado por las estrellas de (casi) siempre

Foto: Connor Williams, en un partido con St. John Fisher. (Youtube)
Connor Williams, en un partido con St. John Fisher. (Youtube)

Adebayo Akinfenwa es, posiblemente, uno de los deportistas más peculiares de todos los tiempos. Si pensamos en delanteros, pronto podemos caer en la cuenta de que no existe un estilo de jugador determinado, y que son muy diferentes los perfiles que se pueden encontrar: podemos pasar del jugador tanque, al ariete diblador, el ratón de área o, incluso, el rematador o el llegador. Y, cómo no, por el 'killer', lleno de calidad, capaz de cambiar el sino de un partido. Seguro que para cada uno de ellos se nos ocurre un nombre a las primeras de cambio, pero Akinfenwa reúne las cualidades de buena parte de ellos... con 102 kilos a sus espaldas.

Solo con verle, no ofrece la apariencia de ser un futbolista profesional, con un peso muy mayor a lo que se espera de un jugador de 1,85 metros y muy alejado de lo que se espera de un deportista de elite. Pero, cuando el balón echa a rodar, todo cambia: su manera de moverse, su estilo y su capacidad goleadora le han convertido en toda una leyenda. Es cierto que nunca ha llegado a jugar al más alto nivel, pero su dilatada carrera confirma que es un jugador con grandes dotes: a sus 39 años, con más de 20 años como profesional, ha pasado por equipos como Swansea, Wimbledon o Wycombe y puede presumir de haber marcado más de 230 goles.

Foto: Lovro Majer, la estrella del Stade Rennais. (Reuters/Stephane Mahe)

Por esa razón, no siempre hay que juzgar a un buen deportista por su físico. Es el caso del protagonista de esta semana, un jugador de baloncesto universario que saltó a la fama mundial por una caída que se hizo viral... pero que, a su vez, sirvió para demostrar que tras esa imagen había mucho más: Connor Williams no solo es considerado como uno de los jugadores de mayor proyección del St. John Fisher College, sino que es uno de los jóvenes jugadores más solidarios de EEUU, que ha aprovechado su imagen para ayudar a los más desfavorecidos. Y buena parte de los expertos hablan maravillas de hasta dónde podría llegar.

Como ocurre con las grandes historias, todo comenzó por casualidad. En el partido de la tercera división de Nueva York, que enfrentaba a su equipo frente a Buffalo, 'Big Cozy', como le apodan, subía al ataque tras sacar de fondo. En el intento de bloqueo para liberar a su base, en un mal apoyo, terminó cayendo al suelo de manera aparatosa... pero nadie esperaba lo que pasó a continuación. Aun dolorido del tobillo tras lo ocurrido, se levantó, pidió la bola y, con gran visión de juego, metió un espectacular pase interior a su compañero para finalizar la jugada con un mate que hizo que todo su banquillo se levanta. Un ejemplo de cómo es en su vida.

Y es que Connor Williams, a pesar de que físicamente no encaje en el canon de atleta tradicional, siempre supo que el deporte era lo suyo. Primero lo intentó en el fútbol americano, donde su perfil encajaba mucho más, pero no era una actividad que le llenara. Por esa razón, decidió olvidar los complejos y el qué dirán para enrolarse al equipo de baloncesto de St. John Fisher College... y acertó por completo. Con solo 19 años, se ha convertido en el gran emblema de su equipo y buena parte de los expertos universitarios aseguran que tiene muchas cualidades para triunfar: buena mano, gran visión de juego y, sobre todo una gran actitud.

A partir de aquella imagen viral, muchos usuarios han decidido saber más del jugador, buscando sus acciones en redes sociales... y se han llevado una grata sorpresa: son centenares los vídeos de 'Big Cozy' y se puede ver que se trata de un pivot muy completo. Se maneja muy bien en la zona, aprovechando su talla y su agilidad en el cuerpo a cuerpo pero, además, es un jugador que entiende muy bien la lectura de juego y que tiene muy buena mano. Tanto desde media distancia como desde el triple, su capacidad anotadora es realmente importante: tiene gran mano y es capaz de jugar en el cuerpo a cuerpo o desde la línea de tres.

Pero, además, Connor Williams es de esos jugadores que son mucho más que lo que muestran en la pista. 'Big Cozy' ha sabido entender a la perfección lo que representa y ha decidido ayudar a los más desfavorecidos: ha sacado a la venta una línea de camisetas solidarias de las que destina cinco dólares de cada una a varias asociaciones locales cuyo fin no es otro que dar recursos a las familias más desfavorecidas que no cuentan con posibles para ayudar a sus jóvenes a meterse en el mundo del deporte. 'Big Cozy' nunca pudo imaginar que una caída viral le convirtiera en uno de los jugadores a seguir en el básket universitario norteamericano.

El redactor recomienda