Quién es Victor Wembanyama, el 'niño' de 2,20 metros que es el futuro de la NBA
  1. Deportes
  2. Baloncesto
El deportista a seguir

Quién es Victor Wembanyama, el 'niño' de 2,20 metros que es el futuro de la NBA

Un espacio en el que destacaremos a ese deportista con menos nombre, pero que lo tiene todo para ocupar grandes titulares y que queda eclipsado por las estrellas de (casi) siempre

Foto: Victor Wembanyama, un gigante de 2,20 metros. (Francia)
Victor Wembanyama, un gigante de 2,20 metros. (Francia)

Llegar a la NBA no es sencillo. El campeonato americano cuenta con los mejores jugadores de baloncesto del mundo -salvo honrosas excepciones- y, por esa razón, formar parte de cualquiera de las franquicias no es una misión nada fácil. Aún se recuerda el impacto que tuvo Fernando Martín, el primer español en llegar allí y, años más tarde, la increíble trayectoria deportiva de los hermanos Gasol, escudados por toda una camada de grandes jugadores que formaron -y algunos aún forman- parte de la 'ÑBA'. Y es que los dos pivots marcaron un antes y un después en el baloncesto español y, también, en la NBA.

Pau ganó dos Anillos y Marc, uno, amén de batir numerosos récords que quedarán en la memoria del deporte nacional. Pero, sin duda, una imagen que quedó grabada a fuego para los aficionados de medio mundo fue aquel salto inicial entre ambos en el All Star de 2015, algo que no había ocurrido nunca antes en la historia. Los dos jugadores se convirtieron, por su forma de jugar y su ejemplar comportamiento, en un espejo para los más jóvenes que intentan seguir sus pasos. Ahora, un joven talento francés de 2,20 metros está llamado a ser el pívot del futuro... y Toni Parker se encarga de modelarlo.

Foto: Vlahovic celebra un gol con la Fiorentina. (EFE/EPA/Claudio Giovannini)

Nacido en Versalles (Francia), Victor Wembanyama lo tiene todo para convertirse en uno de los grandes jugadores de los próximos años. Su altura, 2,20 metros, ya es impresionante por sí misma, pero es aún más llamativa si tenemos en cuenta que se trata de un joven de 17 años y que aún está en edad de crecimiento. Desde muy pequeño supo que el deporte sería lo suyo, pues lo llevaba en los genes y, ahora, está convencido de que puede convertirse en uno de los mejores jugadores de los próximos años aunque, para ello, necesitará mucha paciencia y entrenamiento para seguir desarrollándose y mejorar sus características.

Wembanyama nació en el seno de una familia deportista. Su padre, Félix, fue un saltador de altura profesional; su madre, Elodie, una jugadora de baloncesto. Y no solo 'mamó' deporte desde que estaba en la cuna, sino que su genética pronto fue caprichosa para dotar a su cuerpo de unas características privilegiadas. Siempre fue el más alto de su clase, lleno de agilidad, habilidad y con una coordinación envidiable a pesar de su estatura. Por esa razón, pronto comenzó a hacer diversos deportes, probando el fútbol o el judo, pero descubrió que, como su progenitora, su cuerpo estaba hecho para el baloncesto. Y comenzó su aventura.

Wembanyama en la final del Mundial Sub19 ante EEUU.

Siguiendo los pasos de su madre, pronto el Nanterre 92 -una de las canteras más prodigiosas de Francia- se fijó en sus cualidades. No tardó en demostrar que no solo destacaba por su tamaño, sino que su mano era realmente buena. En todas las categorías inferiores destacaba por sus buenas maneras y buena parte de los grandes equipos europeos comenzaron a fijarse en sus posibilidades. Tanto fue así que, incluso el Barcelona, decidió ponerle a prueba durante la Minicopa de 2018, donde fue uno de los jugadores más destacados del equipo culé. Encantados con él, quisieron ficharle, pero Wembanyama decidió seguir en Francia.

Tanto que llegó al primer equipo del Nanterre, donde fue nombrado mejor jugador de la liga francesa en su primer año como profesional. Eso le sirvió para fichar este curso por el Asvel, equipo con el que juega la Euroliga. Es su primer curso en un equipo que juega al más alto nivel y, lo cierto, es que su adaptación está siendo buena: está entrando poco a poco en la dinámica del equipo, promediando algo más de cinco puntos por partido en los 12 minutos de media que juega. De momento, la idea es que entre poco a poco en la rotación para, en un futuro ser una pieza importante... aunque Wembanyama ya trabaja para poder ir a la NBA.

El partidazo de Wembanyama frente a Baskonia en Euroliga.

Tony Parker, uno de los jugadores más importantes de la historia del baloncesto francés, es el presidente del Asvel y no dudó en hacerse con sus servicios en cuanto le vio: tiene buena mano, es inteligente en la lectura de juego y muy valiente en ambas zonas, pudiendo jugar como pívot e incluso como alero. Sin embargo, como le pasara a Pau Gasol en sus primeros años, el principal problema que tiene es con su cuerpo pues, a pesar de ser muy alto, no es demasiado ancho, por lo que no es muy dominador en la zona. Ya entrena esa faceta para mejorarla, pero es consiente de que, debido a su edad, aún puede seguir creciendo.

De hecho, cuenta con un dietista para mejorar su fortaleza física, precisamente el mismo que ayudó a Rudy Gobert o a Kristaps Porzingis en sus comienzos. Con cinco comidas al día, su dieta busca ganar músculo y consistencia, que complementarían su altura y buena mano para convertirlo en un jugador imparable. A pesar de su juventud, lo tiene todo para triunfar en la NBA en los próximos años, donde se ha marcado un objetivo: estar en el draft de 2023. Victor Wembanyama lo tiene todo para triunfar en el baloncesto y solo depende de él: como hicieran los Gasol, puede ser el siguiente europeo en dominar la NBA en menos de un lustro.

Nanterre Noticias de Francia
El redactor recomienda