Los insultos a Alfonso Reyes y la razón de Del Bosque en la crisis del coronavirus
  1. Deportes
  2. Baloncesto
no le perdonan su postura crítica

Los insultos a Alfonso Reyes y la razón de Del Bosque en la crisis del coronavirus

A Alfonso Reyes le pasan factura los que entienden que ha tenido una postura beligerante y ha utilizado su visibilidad, como personaje público, para lanzar reproches al Gobierno

Foto: Alfonso Reyes, presidente de la asociación de baloncestistas españoles. (EFE)
Alfonso Reyes, presidente de la asociación de baloncestistas españoles. (EFE)

De golpeado por el Covid-19 a recibir los golpes de sus adversarios. Alfonso Reyes ha pasado su particular calvario con el coronavirus y ahora se dedica a recuperar los pequeños placeres de la vida y a bloquear, en las redes sociales, a aquellas personas que le atacan por tener una postura crítica con el Gobierno. Es el peaje que quieren hacer pagar al presidente de la asociación de baloncestistas españoles que, desde hace cuatro semanas, decidió relatar la debilidad que le provocó este virus, cómo tuvo que ingresar en el hospital y denunciar todo aquello que no le parecía correcto en cada una de las comparecencias de los políticos.

La consecuencia para uno de los rostros más críticos con el Gobierno de Pedro Sánchez (entre ellos, hay otros como Salva Ballesta, Javier Clemente...) es la factura que se cobran los que entienden que ha tenido una postura beligerante y ha utilizado su visibilidad, como personaje público, para lanzar reproches. Mensajes que le califican de fascista, franquista e, incluso, nazi. No hay mejor estrategia que bloquear a todos los que, refugiados en el anonimato, se dedican a insultar con agresividad y menosprecio. Sin respeto y sin reparo en tener en cuenta los días tan delicados que ha tenido que superar y cómo ahora quiere disfrutar de su día a día cuando empieza a recuperar la normalidad.

La mayoría de mis bloqueados tienen un triángulo rojo en su perfil. Una pena, con lo que me gustan la geometría y la trigonometría”, es la actitud, con ironía y buen humor, que toma Alfonso Reyes con los que le acusan de tener una ideología radical y haber sido una voz crítica contra el Gobierno. En diferentes momentos, ha manifestado su indignación por la compra de test defectuosos y las risas del ministro José Luis Ábalos en su comparecencia.

Alfonso Reyes ha decidido no callarse y sigue contando cómo es su regreso a la rutina y la normalidad en el confinamiento. Recordando que lo importante es pelear fuerte contra un virus que te deja destrozado física y anímicamente, y dando el mérito a la capacidad de trabajo de nuestros sanitarios. Lo ha pasado tan mal que ahora pone en valor lo que es comerse un bocadillo de jamón, saborear un salmorejo o un flamenquín. En sus espaldas lleva el sufrimiento, al que empezó a poner fin hace ya más de una semana. Ahora, parece que hay quien no le perdona que esté dándose unos caprichos culinarios.

Hay ruptura social. Además de maleducados. Esta es una de las consecuencias que, probablemente, nos vamos a encontrar cuando recuperemos la normalidad y podamos decir que hemos vencido al coronavirus. Los reproches serán el pan de cada día. Lo avisa Vicente del Bosque, en ‘Mundo Deportivo’: tiene claro que la sociedad española saldrá más dividida y asegura que “las desgracias nos deben unir y no desunir”. Lo que está haciendo Alfonso Reyes, bloqueando los mensajes que le faltan al respeto y le insultan, es una muestra más de la crispación que hace de España un país incapaz de dejar de lado la política para ir juntos de la mano. Una lección que sí nos ha dado, por ejemplo, el país vecino. En Portugal hay más comprensión, empatía y unión.

Coronavirus Alfonso Reyes Vicente del Bosque José Luis Ábalos
El redactor recomienda