¿Rematará su obra?

El hastío de Sergio Scariolo: por qué se piensa el brindis final con el basket español

El técnico tiene una oferta de renovación encima de la mesa para continuar hasta Tokio 2021, pero se lo está pensando. Tras una vida entregada al basket, quiere disfrutar más de su familia

Foto: Scariolo, durante un entrenamiento de la Selección en Zaragoza. (EFE)
Scariolo, durante un entrenamiento de la Selección en Zaragoza. (EFE)

Sergio Scariolo duda. El arquitecto de la mejor España de baloncesto tiene una oferta de renovación encima de la mesa, pero necesita consultarla con la almohada. No es por dinero, tampoco porque haya perdido apetito. A Scariolo aún le queda un trabajo pendiente, los Juegos de Tokio 2021, pero hay otras cosas en la vida. El técnico compatibiliza su cargo al frente de la Selección con el de ayudante en los Raptors de Nick Nurse, actuales campeones de la NBA. Sus labores le dejan poco margen para disfrutar de la familia y eso es algo que al de Brescia le empieza a pesar. Cuando no está en Canadá, se las gasta viajando con el combinado nacional para disputar ventanas o campeonatos internacionales. Un trotamundos en toda regla. Su relación con la FEB expiraba este verano, pero el aplazamiento de los Juegos al curso que viene le compromete. Jorge Garbajosa, presidente, no concibe una experiencia en Asia sin él y aunque Scariolo quiere despedirse en condiciones, su casa le reclama.

El italiano siempre ha manifestado la ilusión de cerrar su ciclo en Tokio con el equipo campeón del mundo. A fin de cuentas, él ha sigo el encargado de construir este bloque, mezcla de la mejor veteranía y una talentosa juventud. Su incidencia en el grupo es enorme. Una última medalla, la guinda a su brillante trayectoria. Scariolo le ha dado a este país siete en ocho torneos. Solo en el Mundial de 2010, el del fatídico triple de Teodosic en cuartos, se quedó sin subir al cajón con la Selección. Ha pasado por multitud de equipos, aquí, en Italia y Rusia, siempre al mando, pero este es el de su vida. España ocupa su corazón desde que aterrizara por primera vez en 1986. En Málaga tiene su particular zona de recreo y descanso, donde están los suyos. Siempre que puede les visita, pero nunca es suficiente y es consciente de ello.

Scariolo, con Garbajosa y Rudy a su llegada a Madrid como vencedores del Mundial de China. (EFE)
Scariolo, con Garbajosa y Rudy a su llegada a Madrid como vencedores del Mundial de China. (EFE)

"La federación española me manifestó su voluntad de renovar mi contrato y estoy agradecido, pero hay que reflexionar. No se trata de pasión o ganas, esas las hay, me divierto mucho y las cosas han ido de forma fenomenal. Estoy agradecido por esta oportunidad, pero debemos hablar. Debemos cuadrar todos los componentes, también el familiar porque con tantos compromisos el tiempo para la familia es poco", comenta el entrenador. A pesar de la inquietud, no se espera que Sergio abandone el barco. Ya se tomó un respiro del 2012 al 2014 para atender a la familia, pero esta vez es distinto y que no estampara su firma sería una sorpresa. La Selección está a poco más de un año de una cita especial donde necesita confirmarse como grupo. Los jugadores saben del valor capital del transalpino, que ha ido introduciendo diferentes métodos y sistemas dependiendo del plantel (siempre dotándoles de cierta libertad), hasta dar con la tecla de la regularidad. Cambiar todo eso de golpe pondría en riesgo la lucha por los metales, objetivo más que evidente.

El reconocimiento a Pau

Además, el torneo también presenta otro aliciente. Si Pau Gasol asiste, será su despedida definitiva de la Selección. A Sergio le gustaría estar en el adiós del ídolo, el mejor jugador de la historia de nuestro baloncesto. El técnico tiene mucho que agradecerle. Pau ha sido durante años su extensión en la pista y, de calle, el europeo más determinante. Muchos partidos no se hubieran resuelto sin él y el italiano lo sabe. Su hermano Marc, Rudy Fernández y Sergio Rodríguez también podrían acompañarle en el retiro como jugadores del combinado nacional. La columna vertebral al completo, razón más que suficiente para disfrutar de un último brindis por los viejos tiempos.

Por ahí, Jorge Garbajosa también podría ablandarle el corazón para que continuara. Scariolo se enfrenta a una decisión importante, motivada por la crisis inesperada del coronavirus, que no tardará en hacer pública. El de Brescia no quiere demorar demasiado el tema para no sembrar mayor incertidumbre en el basket español. La NBA podría dar por finalizada su temporada en próximas fechas, por lo que de cara al curso que viene el gusanillo de baloncesto será enorme. Otra baza a favor para obtener el sí.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios